• 21 millones

    de seguidores diarios

  • Líder de Prensa

    digital en España

  • Una amplia gama

    en revistas líderes en su segmento

Noticias

Divertido recorrido por cinco siglos de Historia

La Esfera de los Libros edita la segunda edición de 'Historia absurda de España', la amena obra de los creadores del blog de divulgación histórica 'Ad absurdum'.

​La Esfera de los Libros acaba de lanzar a librerías la segunda edición de Historia absurda de España, el primer libro de los creadores del blog de divulgación histórica Ad Absurdum, un ensayo en el que aúnan historia y humor, dos palabras que parecen antónimos, pero que juntas forman un cóctel apto para las mejores carcajadas. Una obra para conocer los entresijos de la Historia de España de una forma amena y divertida.  
 
«¿Por qué una historia absurda de España? En la actualidad, muchos historiadores, sociólogos, filósofos y algún fontanero defienden que no se puede progresar como sociedad sin prescindir de deformaciones románticas o de elementos épicos, supersticiosos y míticos a la hora de abordar la historia de un pueblo. Elementos a los que precisamente España sigue trágicamente aferrada. Por ello, lo que nosotros proponemos en las próximas páginas es una historia desprovista de todo esto y que hace especial hincapié en los elementos más ridículos y absurdos.
 
Se trata de un ejercicio riguroso y bien documentado, cuya finalidad es sacudirnos las pulgas como sociedad», explican los autores miembros de Ad Absurdum, los historiadores David Omar Sáez Giménez, Juan Jesús Botí Hernández e Isaac Alcántara Bernabé.  La historia de España empezaba ya a oler a rancio. Hacía falta ventilar, y los chicos de Ad Absurdum han venido para traer ese soplo de aire fresco. Han desnudado la historia de España, le han pegado un par de meneos y han puesto a remojo los trapos sucios y la ropa interior de la mejor manera que se puede hacer: con mucho sentido del humor. Historia absurda de España es un viaje desde la conquista de Granada en 1492 hasta las Olimpiadas de Barcelona y la Expo de Sevilla de 1992.
 
Pero cuidado, porque esta historia es un tren de mercancías cargado de ironías y burlas que amenaza con arrasar mitos, tópicos y romanticismos. Así que prepárate para sus embestidas a golpe de carcajada. Siguiendo el estilo de sus autores a la hora de divulgar la historia, este paseo por nuestra historia muestra un estilo divertido y desenfadado con el que viajamos desde la aparición de la Monarquía Hispánica y el imperio que gobernaba hasta los coletazos de la democracia finisecular del XX, en un trabajo respaldado por una importante labor de documentación.
 
Alejándose de la simple exposición de los hechos, Historia absurda de España narra los acontecimientos y explica los procesos con mucho humor y expresiones normalmente alejadas de los ambientes sobrios y elitistas de los círculos académicos. Con respeto, pero sin demasiados protocolos, harán que más de uno se vuelva a enamorar de la historia. A lo largo del libro se reparten las ilustraciones elaboradas por el artista gráfico José David Morales, quien con un estilo directo y pulcro, a la par que cómico, recrea diferentes escenas: un duelo de Carlos I con Francisco I de Francia, a Felipe V convertido en rana, a Felipe IV cazando ratones, una adaptación de Goya con aparición de Fernando VII o a Franco pilotando el DeLorean de Regreso al futuro.
 
«Si te interesa la historia, este es tu libro. Si no te interesa, también», escribe sobre el cómico Javier Cansado. Por su parte, Nieves Concostrina, otra experta en unir historia y humor, opina que «es un consuelo ver cómo una nueva generación de historiadores nos cuenta la historia con humor y sin rollos para que los demás la disfrutemos.» 
 
En resumen, «¿Qué vas a encontrar en el interior de este libro? Pues palabrotas, reyes que montan elefantes y otros que los matan, muchas ironías, una boda homosexual en el siglo xvi, dictadores que cazan ballenas, diputados del siglo XIX que, de haber tenido Twitter, la habrían liado pardísima; monarcas que escribieron y produjeron películas porno, otro que era coprófago, una guerra por una oreja y un larguísimo etcétera que hace que este libro parezca el bolsillo de Doraemon. La historia de España se hizo en despachos, salones de palacio y cuarteles, pero también en casas de putas, alcobas, barras de bar y celdas.»