• 25 millones

    de seguidores diarios

  • Líder de Prensa

    digital en España

  • Una amplia gama

    en revistas líderes en su segmento

Noticias

Economía alerta sobre las criptomonedas

"Carecen de un marco legal que proporcione garantías y niveles de protección", señaló la secretaria de Estado de Economía, Ana de la Cueva, en el 'III Encuentro Fintech' organizado por EXPANSIÓN.

​La secretaria de Estado de Economía y Apoyo a la Empresa, Ana de la Cueva, se sumó ayer a las advertencias del Banco de España y la CNMV sobre los riesgos que entrañan las criptodivisas, con el bitcoin a la cabeza. Estas monedas están totalmente desreguladas. No encajan ni en la categoría de instrumento financiero, ni en la de medio de pago. "Carecen de un marco legal que proporcione garantías y niveles de protección similares a los de los productos financieros regulados y supervisados", señaló en el discurso de apertura del III Encuentro Fintech organizado por EXPANSIÓN y American Express.
Según adelantó, el Gobierno español trabaja en un Proyecto de Ley de Prevención de Blanqueo de Capitales que traspone una directiva europea y que afectará tanto a los proveedores de intercambio de dinero real por criptoactivos, que deberán inscribirse en un registro, como a los que prestan servicios de custodia de las claves de los monederos digitales.
Se da la circunstancia de que si un inversor pierde estas coordenadas, en la práctica debe despedirse de su inversión porque es irrecuperable. El sistema no permite generar un nuevo acceso. Según la secretaria de Estado, se estima que un 20% de la inversión en bitcoins se ha evaporado por esta vía.  
La secretaria de Estado de Economía lanzó ayer cinco alertas  para poner en guardia a los ahorradores que se sienten seducidos por la fuerte revalorización del bitcoin.
1. Ausencia de un emisor reconocible. Eso impide que pueda ser supervisado y sancionado si hay excesos.
2. Riesgo de impago y de perder todo lo invertido. Esta divisa carece de valor intrínseco, de cobertura legal y de respaldo institucional. Por tanto, sus titulares no disponen de la protección que ofrecen los sistemas de pagos tradicionales ante un incumplimiento de la contraparte.
3. Actividades ilegales. Por definición, el bitcoin es anónimo y no tiene una trazabilidad definida. Según el Ministerio de Economía, existen investigaciones que aseguran que "un porcentaje relevante" de las transacciones con bitcoins están involucradas con actividades ilegales, como el blanqueo de capitales y la financiación del terrorismo.
4. Especulación. El Gobierno alerta de que la falta de conocimientos financieros de algunos inversores les hace poco idóneos para trasvasar parte de sus ahorros a un activo tan especulativo.
5. Riesgos para la estabilidad financiera. El Banco Central Europeo (BCE) advierte de que una generalización del uso de estos activos, que de momento es limitado, podría desencadenar "efectos indeseados en el funcionamiento del sistema monetario europeo".
El Gobierno ve con buenos ojos la decisión del BCE de lanzar "una prueba de concepto" para conocer el impacto de emitir un euro digital. "Puede servir de base para desarrollar un sector europeo que evite la dependencia de medios de pagos digitales emitidos y controlados desde fuera de la zona euro, lo que podría llegar a comprometer la estabilidad financiera y la soberanía monetaria", señaló ayer Ana de la Cueva.
El BCE considera que la emisión de una moneda digital puede ser necesaria para garantizar la soberanía monetaria de la zona euro.
"La provisión de dinero digital público combinaría la eficiencia de un instrumento de pago digital con la seguridad del dinero emitido por un banco central", añadió la secretaria de Estado.
El Gobierno español firmó en septiembre una declaración conjunta con Alemania, Francia, Italia y Holanda. En ella se urgía a abordar en el ámbito europeo una regulación que evite que los criptoactivos socaven la estabilidad financiera, la seguridad y eficiencia de los sistemas de pago, así como la soberanía monetaria de la UE y la protección de los consumidores.