• 21 millones

    de seguidores diarios

  • Líder de Prensa

    digital en España

  • Una amplia gama

    en revistas líderes en su segmento

Noticias

Las claves de la morosidad empresarial en 2015

EXPANSIÓN organizó el Observatorio del Crédito, Cobros y Morosidad, en colaboración con el Foro Ecofin, para analizar cómo la mejora de la situación económica permite atisbar un cambio de ciclo.

​Tras un cierre de 2014 que da signos de una incipiente recuperación económica, los expertos ligados al sector de recobro se muestran optimistas para este año. Eso sí, sin perder de vista algunas preocupaciones, como los distintos procesos electorales o la evolución de las variables macroeconómicas.  
 
“El análisis de 2014 es positivo. Se puede hablar sin tapujos de un fin de ciclo”, afirmó Guillermo Cabot, director de Servicios de Información de Riesgos de Axesor, en elObservatorio del Crédito, Cobros y Morosidad, organizado por EXPANSIÓN, en colaboración con el Foro Ecofin.  
 
“El análisis de 2014 es positivo. Se puede hablar sin tapujos de un fin de ciclo” En opinión de Cabot, desde hace meses se aprecia una mejora significativa en gran parte de los indicadores macroeconómicos más relevantes, así como caídas importantes en casi todos los índices relacionados con la morosidad. De cara a 2015, a pesar de mostrarse optimista, reconoce que “hay que ser un poco cautos”, ya que, aunque este sea “el año de la recuperación”, hay que plantearse qué tipo de recuperación habrá en España. Según Cabot, es necesario esperar para dar respuesta a algunos interrogantes que se plantean este año, como la concesión de crédito–“las expectativas son de mejora, pero en los primeros meses de 2015 se producirán decrecimientos”–o la morosidad– “ha caído, pero sigue estando en niveles bastante elevados”. Por otra parte, no se pueden ignorar otros dos indicadores “preocupantes” para 2015, que son el desempleo y el nivel de endeudamiento, afirmó Cabot.  
 
Riesgos
 
“Es posible que durante 2015 continúen las ratios de morosidad en las pymes todavía elevados” La morosidad empresarial sigue preocupando al sector. Carlos Ruiz, director del departamento de Economía e Innovación de la Confederación Española de la Pequeña y Mediana Empresa (Cepyme), explicó que “es posible que durante 2015 continúen las ratios de morosidad en las pymes todavía elevados”. En su opinión, “es previsible que, si todas las expectativas se van confirmando y la liquidez va llegando progresivamente a la actividad real, se produzca un acceso a la financiación más volcado a financiar proyectos de inversión, es decir, que en 2015 se empuje a la nueva inversión productiva”.  
 
Rafael Gonzalo, director general de Link Finanzas, concluyó, respecto a la deuda de las pymes, que “los bancos se están encontrando con mayor morosidad de pymes en sus libros y, por tanto, están tratando de evacuar ese riesgo”. También señaló que hay una necesidad importante y emergente de que, bien mediante la gestión o bien mediante la compra de deuda, se provea de soluciones que eviten el cierre de estas empresa,: “una gestión temprana y adecuada de las situaciones de morosidad de las pymes es clave”.  
 
Por su parte, Alejandro Lucero, presidente de Multigestión Iberia, destacó la necesidad de crear una nueva ratio de medición de la morosidad, ya que, de la manera en que se mide en estos momentos esta tasa, no muestra la realidad del crédito en circulación y, mucho menos, sus fallidos. Según explicó, por una parte, el cierre del grifo crediticio de la banca tras el estallido de la crisis ha generado nuevas vías de financiación que están al margen del control del Banco de España y que, por tanto, no se computan en sus tasas de morosidad.  
 
Por otra, la mayoría de los créditos fallidos de la banca española han salido de balance y se han titulizado y vendido a fondos de inversión internacionales que siguen teniendo esos fallidos como inversión de riesgo. Es decir, que la morosidad de la banca ya no está en el balance de la banca ni en la tasa de morosidad bancaria. Esta ficción hace que se hable de una mejora de morosidad en España que no es real, concluyó Lucero.  
 
"El capital va a seguir entrando en 2015 y seguirá mejorando la situación económica poco a poco" En este aspecto se mostró de acuerdo Íñigo Mato, director general de TDX Indigo Iberia, una compañía del Grupo Equifax. “El capital va a seguir entrando en 2015 y seguirá mejorando la situación económica poco a poco. Hasta ahora, el crecimiento deriva sobre todo en una mayor confianza, que es lo que poco a poco ayudará a que mejore el paro y la situación de los que más han sufrido en esta crisis”.  
 
“El año 2015 va a ser muy intenso”, apuntó Pablo Reigadas, Key Account Manager de Lindorff, ya que “aún quedan entidades financieras que no han vendido sus plataformas o unidades de recobro”. “El mercado de compra de carteras es mucho más estable, en 2014 se ha observado un cambio de tendencia y en 2015 va a ser mucho más selectivo”, añadió.  
 
Luis Salvador, Senior Sales Director Investment Funds & Collections Services de Equifax, aportó que “nosotros constatamos en el fichero de mora de Asnef-Equifax que la crisis ha hecho que hayamos pasado de seis millones de operaciones morosas o incidencias de pago a cerca de doce millones, pero es verdad que en los últimos meses del 2014 comenzó a ralentizarse el alta de operaciones en el fichero Asnef”.  
 
Vía de escape
 
Para Bienvenido Sánchez, Jefe de Recobro Legal de Solunion, el comercio exterior ha sido una “vía de escape importante” para la economía española. La previsión de Solunion respecto al sector exterior es de “asegurar más operaciones” en 2015. “La clave está en el conocimiento que da la proximidad al riesgo, en afinar bien con qué operadores se cierran operaciones y con cuáles no es interesante”, explicó. “Es importante seleccionar bien el riesgo”, explicó Sánchez, tanto desde la perspectiva de mora como desde la de recuperabilidad del crédito.  
 
"A la banca hay que pedirle confianza en el empresario español y que vuelva a conceder crédito" Salvador Molina, presidente del Foro Ecofin, resumió las recomendaciones del Grupo Ecofin-Cobros en doce puntos, pero insistió en que “a la banca hay que pedirle confianza en el empresario español y que vuelva a conceder crédito para la inversión productiva de la pyme y a su redimensionamiento” para ser competitiva”. “A los inversores internacionales hay que recordarles que el mercado de gangas se cerró en 2014 en España, por lo que necesitamos inversores estables y con vocación de largo plazo”.