• 21 millones

    de seguidores diarios

  • Líder de Prensa

    digital en España

  • Una amplia gama

    en revistas líderes en su segmento

Noticias

La telemática para optimizar el coste del vehículo

EXPANSIÓN y Evectia (Grupo Detector) organizaron el foro 'El coche conectado en la empresa: revolucionando el coste total de propiedad', el primero de un ciclo de cinco encuentros patrocinados por Arval.

​Las nuevas tecnologías están cambiando la forma en que realizamos casi todas las tareas diarias, desde comprar o consumir servicios hasta comunicarnos, entre otras muchas. La manera como funcionan las empresas no es una excepción y éstas cada vez van incorporando más rápidamente todo tipo de tecnologías que las hacen más competitivas, gracias a numerosos dispositivos, especialmente los smartphones.  
 
En las compañías de automoción, parte de esta transformación tecnológica se está llevando a cabo a través de la telemática. Existe una nueva forma de concebir el uso de los vehículos, que pueden mejorar su eficiencia y su productividad gracias al uso de sensores incorporados, como se explicó en el foro 'El coche conectado en la empresa: revolucionando el coste total de propiedad', organizado por EXPANSIÓN y Evectia (Grupo Detector). Se trata del primer foro de un ciclo de cinco patrocinado por Arval.  
 
"Las nuevas tecnologías lo están cambiando todo, y lo mismo está pasando en la empresa" “Las nuevas tecnologías lo están cambiando todo, y lo mismo está pasando en la empresa. Está ocurriendo muy rápido y las compañías necesitan adaptarse”, afirmó Javier Benjumea, director general de Grupo Detector, en el foro, moderado por Sergio Piccione, responsable del área de Motor de EL MUNDO. Benjumea expuso las conclusiones del estudio de mercado sobre la gestión de flotas y reducción del TCO (Total Cost of Ownership, es decir, coste total de propiedad) en las empresas españolas, elaborado por Sigma Dos para Evectia, según las cuales el 57,4% de las empresas que disponen de flota de vehículos tiene parte de ella en régimen de propiedad y solamente un 34% dispone de un servicio de renting. Las que utilizan renting lo hacen, principalmente, por el control de gastos, ya sea general o específico (por el gasto que suponen el mantenimiento y el pago del seguro).  
 
El 45,7% de las empresas encuestadas cree que es posible optimizar el TCO de su flota de vehículos, algo que se podría conseguir, principalmente, gracias a una reducción en los costes de mantenimiento y reparaciones, según opina casi la mitad de ellas. Sin embargo, se aprecia un desconocimiento de las posibilidades de optimizar el TCO en el 27,7% de los encuestados. Según Benjumea, es importante preguntarse por qué hay ciertas empresas que no ven una oportunidad de optimizar el TCO con la implantación del car sharing, como demuestra el estudio.
 
“La telemática cada vez está más presente en nuestras vidas”, afirmó Víctor Audera, director general de Industria y de la Pequeña y Mediana Empresa del Ministerio de Industria, Energía y Turismo, para quien “la automoción, de cara al futuro, tiene el reto de atender las demandas de la sociedad”, que pide “la progresiva telematización de todo”.  
 
En este sentido, afirmó que “se está haciendo mucho en España” y que “hay muy buenos ejemplos de fabricantes de componentes que han dado el paso de incorporar la telemática en sus procesos de producción”. Según contó, desde la Administración se está colaborando en este esfuerzo “apoyando proyectos de I+D+i y fomentando el vehículo de energía alternativa”.  
 
"La telemática se entiende como capturar información y hacer cosas distintas con ella" “Hoy en día es posible tener muchísima más información de los hábitos y preferencias de tus consumidores y saber qué es lo que quieren, lo que cambia radicalmente la forma de entenderlos”, apuntó Miguel Ángel González, director de Desarrollo de Negocio de Evectia. Precisamente, en el mundo de la empresa “la telemática se entiende como capturar información y hacer cosas distintas con ella”, es decir, “coger una cantidad ingente de datos, trasladarlos a través de la red de telecomunicaciones e integrarlos en un modelo diferente” para sacar conclusiones, no solamente de la velocidad de un vehículo, sino también del consumo de combustible, del mantenimiento o de los malos usos del coche.  
 
Según explicó González, esta información que aporta el coche puede ser utilizada para dar la vuelta a la cadena de valor y que sea la compañía que presta el servicio la que localiza cuando un coche tiene una avería y movilice los medios antes de que el usuario se ponga en contacto con ella. Es decir, “tomar el liderazgo como empresa, evitarlo, paliarlo y trasladarlo en forma de un mejor coste”, afirmó.  
 
El vehículo en la empresa En opinión de Agustín Delgado, director de Innovación, Medio Ambiente y Calidad de Iberdrola, las nuevas tecnologías han supuesto “un cambio disruptivo en la movilidad”. Según contó, el sistema actual no es sostenible desde el punto de vista de la conectividad, de la seguridad del suministro y de las emisiones y “la solución es que la economía en conjunto vaya a una mayor electrificación”.  
 
Según Madrigal, de Arval, “el vehículo eléctrico tarda en entrar en las compañías porque se necesita identificar muy bien su potencial de uso, si puede adaptarse a alguna actividad de la compañía, ya que no es cuestión de sustituir toda la flota de vehículos tradicionales térmicos por una de vehículos eléctricos”. En su opinión, la razón por la que las empresas desestiman la utilización de vehículos eléctricos suele ser la capacidad de la batería.  
 
Por su parte, Isaac Prada y Nogueira, profesor de la Escuela Técnica Superior de Ingeniería (ICAI) de la Universidad Pontificia de Comillas, afirmó que todavía existen retos tecnológicos y financieros en el desarrollo definitivo del vehículo eléctrico. En su opinión, más que sustituir una flota completa de vehículos tradicionales por otros eléctricos, hay que buscar los nichos donde puede ser interesante contar con un vehículo eléctrico. Como ejemplo puso las flotas de reparto de logística, en las que pueden ser interesante utilizar vehículos de una autonomía en torno a los 100 kilómetros.  
 
En la misma línea, González, de Evectia, afirmó que “hoy en día no todos los vehículos eléctricos sirven para todas las circunstancias”, por lo que “una de las claves es desacoplar la propiedad de uso del vehículo eléctrico y asociarlo a través de la tecnología car sharing”.  
 
Toda la información relativa al estudio de Sigma Dos sobre el impacto que la telemática aplicada a la movilidad puede tener en el coste total de propiedad de la empresa puede descargarse en el microsite http://www.foroexpansionevectia.com/.