• 21 millones

    de seguidores diarios

  • Líder de Prensa

    digital en España

  • Una amplia gama

    en revistas líderes en su segmento

Noticias

"Nuestra apuesta es la apuesta de la cultura"

Casimiro García-Abadillo participó en el ciclo 'Presente y futuro del periodismo cultural' donde defiendió el papel de esta categoría como pilar esencial en la prensa en momentos de crisis.

​¿Cómo es el presente del periodismo cultural en España? ¿Cuál será su futuro? ¿Es la cultura un pilar esencial en la prensa actual de nuestro país? En un entorno marcado por la crisis económica, en primer término, y, más específicamente, por los cambios tecnológicos en los medios de comunicación, las preguntas se amontonan. Y, aunque todavía no se haya encontrado la respuesta a la pregunta definitiva, a ese ¿qué nos va a pasar?, los periódicos empiezan a repensarse para afrontar los cambios. Así lo dejaron claro los directores de los cuatro periódicos más importantes de España durante la inauguración del ciclo 'Presente y futuro del periodismo cultural', organizado por la Casa del Lector junto a la Fundación Banco Santander.  
 
Moderados por el ex ministro de Cultura y director de la Casa del Lector, César Antonio de Molina, y por el director de la Fundación Banco Santander, Borja Baselga, participaron en este debate inaugural Casimiro García-Abadillo, director de EL MUNDO; Antonio Caño, de El País; Bieito Rubido, de Abc y Màrius Carol, de La Vanguardia. El director de este periódico señaló durante su intervención que «la apuesta de EL MUNDO es la apuesta de la cultura. Y lo vamos a seguir haciendo».
 
"Un periódico no es sólo información: es un proyecto intelectual a través del cual el lector se identifica con una forma de ver el mundo" Para García-Abadillo, el panorama catastrófico que muchas veces se dibuja para hablar de la situación de los periódicos no tiene que ver con la realidad. «Los medios escritos tenemos una crisis de ingresos y en la cuenta de resultados, pero no una crisis como tal, puesto que tenemos más lectores que nunca: 20 o 30 veces más que en el momento del cénit del periodismo», recordó. Por ello, se mostró optimista ante la posibilidad de encontrar remedio «a un problema no muy complejo de resolver». Un a esperanza que basa en su creencia de que el nuevo escenario digital «tiene muchas más cosas positivas que negativas».  
 
García-Abadillo basa sus previsiones en «el interés cada vez mayor de los ciudadanos» por estar informados de lo que sucede. Lo cual enlaza con el tema del ciclo, según explicó. «Un periódico no es sólo información: es un proyecto intelectual a través del cual el lector se identifica con una forma de ver el mundo».  
 
Esta visión global hace que «la cultura lo impregne todo», según García-Abadillo, y no sólo las páginas agrupadas bajo el epígrafe de la sección de cultura. Aún así, el director de EL MUNDO apuntó que, tras su nombramiento, una de las primeras decisiones que tomó fue «ampliar las páginas de cultura» para convertir la segunda mitad del periódico en «una ventana abierta al mundo». Un proyecto que incluía «apuestas arriesgadas, incluso formalmente, en el diseño de las páginas», pero «haciendo divertida y atractiva» una información cultural entendida como «entretenimiento y sabiduría». Y dentro de este contenedor, el director defendió la inclusión de las noticias y reportajes de toros, ya que «forma parte de nuestra cultura».  
 
"Lo bueno es provocar reacciones y debates. No hay una verdad clara y unívoca" Preguntado por la dicotomía que algunos establecen entre cultura propiamente dicha y espectáculo, García-Abadillo defendió la necesidad de «hacer muy atractivas las secciones de cultura», sin que ello signifique el dejar de tomar riesgos. «Lo bueno es provocar reacciones y debates. No hay una verdad clara y unívoca», dijo sobre el enfoque de los temas tratados en estas páginas. Y apuntó la ventaja de este tipo de información, que permite «no circunscribirse a lo que opinan las grandes mayorías» y dar igual importancia al concierto de una estrella del rock internacional en Las Ventas que una pequeña obra de teatro alternativo para 40 personas.  
 
Otro de los asuntos candentes, el papel de las administraciones en el fomento de la actividad cultural y la lectura de periódicos, suscitó en el director una nueva reflexión: «No confío mucho en los gobiernos, porque si te dan algo, te piden algo a cambio», explicó en un primer momento. «Lo que no pueden hacer los gobiernos es poner trabas, como, por ejemplo, el 21% de IVA cultural. Es preferible que no las haya a que establezca ayudas», denunció después.  
 
Para reforzar esta visión optimista, recordó que vivimos en la era de la globalización y que «lo que identifica precisamente a la globalización es la información». Los creadores de contenidos tendrán, según él, un papel cada vez mayor en el mundo del futuro. «Los periódicos de papel seguirán existiendo mucho tiempo, pero serán ya distintos: darán exclusivas, grandes artículos de análisis y serán un producto de boutique, de lujo. Y los periódicos digitales los consumiremos mayoritariamente en los móviles. Es aquí donde va a estar una información en la que, además, tendrá especial importancia el uso de imágenes y de la voz».