• 21 millones

    de seguidores diarios

  • Líder de Prensa

    digital en España

  • Una amplia gama

    en revistas líderes en su segmento

Noticias

Plan de pensiones: presente y futuro

EXPANSIÓN organiza para abordar, desde diferentes ángulos, la necesidad de encontrar fórmulas que garanticen el bienestar de los jubilados.

La suficiencia del sistema público como único sostén de las pensiones está en entredicho. Una demografía tendente al envejecimiento acelerado de la población y la grave crisis de los últimos años han alimentado las dudas. Pero a la vez, la misma adversidad económica ha mermado la capacidad de ahorro de los españoles a través de instrumentos de previsión privados y ha entorpecido el desarrollo del segundo pilar, constituido por los planes de empleo.


La contradicción aboca a tomar decisiones rápidas pero con visión de futuro para encontrar soluciones que garanticen el bienestar de los mayores en España, una vez llegados al retiro laboral. El debate está más encendido que nunca. Y así se reveló en el foro sobre Planes de pensionesorganizado por EXPANSIÓN y Santalucía Seguros. Andrés Romero, director general de la aseguradora, fue el encargado de dar la bienvenida al encuentro, instando a mantener vivo un contraste de ideas que haga posible dar la mejor respuesta a la preocupación creciente en torno a las prestaciones por jubilación. “Me gustaría pensar que el presente y el porvenir de las pensiones se va a instalar en la sociedad como diálogo sólido y constante”, subrayó.


El debate se ha visto agitado en el pasado más cercano por los diversos cambios regulatorios que han afectado a las pensiones en España. Estas novedades han procedido de dos reformas: la del Reglamento que rige los planes y fondos y la del régimen del IRPF. Ambas fueron sintetizadas por Francisca Gómez-Jover Torregrosa, responsable del área Financiero-actuarial de la subdirección general de planes y fondos de pensiones, dependiente del Ministerio de Economía. La representante institucional destacó, además de la rebaja de comisiones impuesta a los instrumentos privados o la clarificación de funciones entre entidades gestoras y depositarias, las modificaciones relativas a la información que deben recibir los clientes. Algo que le sirvió para lanzar una reflexión: “Los cambios que se tienen que producir en la previsión social parten de dos ideas fundamentales: transparencia y educación”.


No fueron éstos los únicos aspectos que se aludieron como posibles dinamizadores de la industria. Pablo Fernández, profesor de Finanzas del IESE, se mostró muy crítico con la rentabilidad y gestión de los planes de pensiones, y concretó su receta: “Aumentaría la credibilidad del sector que las comisiones dependieran de los resultados del fondo, que se informe sobre las comisiones pagadas por cambios en la cartera, que los gestores tengan riesgo empresarial sobre el fondo y, sobre todo, una buena porción de su patrimonio en él”.


Pese a coincidir en la conveniencia de que haya mayor vinculación entre retribución y rentabilidad, Ángel Martínez Aldama, director del Observatorio Inverco, discrepó haciendo una férrea defensa del buen hacer del sector. En su opinión, los resultados obtenidos por estos productos en España no distan del contexto europeo. En lo que sí hay una gran brecha respecto a Europa, indicó, es en el patrón de ahorro de las familias: aquí “solo el 27% del ahorro está colocado en activos financieros, y de ahí únicamente un 16% corresponde a fondos y planes de pensiones mientras que la media europea está en el 38%”. Esa situación “no es acorde” con la de los países vecinos y “los acontecimientos de los últimos años [por el pinchazo de la burbuja del ladrillo] parecen aconsejar que hay que invertir menos en activos inmobiliarios y más en financieros”, zanjó Aldama.


También en relación con ese carácter “latino” que hace que los españoles canalicen el ahorro a través de la compra de vivienda y de los depósitos bancarios habló Sergio Real, director técnico de Santalucía Seguros, para quien la clave de esa diferencia con los anglosajones es la cultura financiera. “En eso tenemos mucho que trabajar”, subrayó. Real hizo una llamada a la colaboración público-privada como fuente óptima de soluciones: “Cuando se habla de pensiones dignas, no solo hay que pensar en las públicas. Debemos reinventarnos”. E instó a hacerlo sin demora: “En Alemania ya hay muchos mayores con miniempleos para completar la pensión. Estamos abocados a eso si no ahorramos”.


La escasez de ahorro que padece España fue cuantificado por Luis Miguel Ávalos, director general de Vida y Pensiones de Unespa, la patronal del seguro: “En una estimación conservadora, en España hay un déficit de ahorro de no menos de 300.000 millones de euros”, remarcó. Para Ávalos, que cerró la jornada, que los jubilados dispongan de ingresos no es solo una cuestión social, sino “macroeconómica”, por la relevancia para el consumo interno del país que tiene este colectivo. Así, desde diversos ángulos y con muchos matices, todos los agentes parecen convencidos de que hay razones y recorrido para la previsión social complementaria en España.