• 21 millones

    de seguidores diarios

  • Líder de Prensa

    digital en España

  • Una amplia gama

    en revistas líderes en su segmento

Noticias

Los nuevos retos de la recuperación económica

EXPANSIÓN organiza la jornada 'Puentes de debate, la recuperación económica; el nuevo mapa financiero español y la reactivación del crédito', para tratar el aumento de la demanda de crédito.

Las reformas estructurales y la política monetaria expansiva del Banco Central Europeo son dos elementos clave en la recuperación económica de España. La demanda de crédito ha aumentado y la novedad es que la oferta, también, según los expertos que participaron en la jornada 'Puentes de debate, la recuperación económica; el nuevo mapa financiero español y la reactivación del crédito', organizada por EXPANSIÓN y Banco Sabadell.  
 
Según la economista jefe de Banco Sabadell, Sofía Rodríguez, “la recuperación cíclica es considerable” y se observa que el flujo de crédito ya funciona. Entre estos indicadores, Rodríguez destaca que “la mejora de condiciones de financiación del bono soberano o de la banca se están trasladando a los tipos de interés para pymes a mayor velocidad que en países como Italia”.  
 
El director institucional de la patronal catalana Pimec, Jacint Soler, destaca como indicador de esta mejoría la encuesta de crédito a las pymes que elabora el BCE semestralmente. En la última, realizada en junio de 2014, el 51% de las pymes españolas habían recibido todo el importe que habían pedido al banco, mientras que en 2012 esa cifra no llegaba al 40%.  
 
Jacint Soler destaca como indicador de esta mejoría la encuesta de crédito a las pymes que elabora el BCE semestralmente No obstante, el tamaño de la empresa aún es determinante para tener acceso al crédito, de acuerdo con la profesora del departamento de economía de Esade, Carmen Ansótegui. “Con todo el proceso de la crisis se ha segmentado lo que sería la empresa que juega en primera división, que tiene acceso al crédito en los mercados internacionales, a la que no le ha fallado el crédito” y la que no, afirma. Esto ha supuesto que las pequeñas empresas, por una parte, se agrupen para pedir créditos para exportar y, por otra, que opten por otras alternativas de financiación.
 
En este sentido, el director del departamento de Economía de la patronal Fomento del Trabajo, Salvador Guillermo, señala que España ha sufrido una “fragmentación del crédito porque había una política monetaria común pero no una política bancaria única”. Algo que, en opinión de Sofía Rodríguez, de Banco Sabadell, se está corrigiendo con la mayor regulación y transparencia para lograr la unión bancaria: “las normas del juego son otras y son paneuropeas”, apunta.
 
“Las firmas de capital riesgo están cambiando de mentalidad”, afirma el consejero delegado de MAT Holding, Pau Relat. Asegura que muchas de estas compañías ya no miran los proyectos empresariales sólo en términos de rentabilidad a corto plazo y se involucran más en la gestión.  
 
Albert Rosés, socio del sector financiero de KPMG en España, corrobora esta opinión: “los fondos ahora están mucho más activos y más interesados por invertir a largo plazo en proyectos españoles, señal de que la situación está cambiando”. 
 
“Se ven nuevos jugadores en el campo y esperamos que la regulación sea la misma para todos”, advierte el director comercial territorial de BBVA en Cataluña, Jaume Batlle, quien también resalta que las empresas se benefician por la lucha que libran las entidades bancarias con otros competidores por conceder crédito.  
 
Ansótegui, de Esade, se pregunta si el sistema financiero que no sea el bancario encontrará mecanismos que sean inversión de capital. “¿Mi fondo de pensiones podrá invertir en pyme que va a crecer sin que sea una operación especulativa?”, duda esta experta.  
 
Ansótegui, de Esade, se pregunta si el sistema financiero que no sea el bancario encontrará mecanismos que sean inversión de capital. Rodríguez Rico, de Banco Sabadell, señala que “éste es uno de los temas centrales de la unión del mercado de capitales”, que trata la cuestión de las titulizaciones con el “foco puesto en infraestructuras y pyme” y “es una prioridad de la nueva Comisión Europea”.  
 
Entre los retos a los que se enfrenta la banca destacaron también los bajos tipos de interés y las nuevas tecnologías, donde también afloran nuevos competidores como PayPal.  
 
Salvador Guillermo señala que “en un escenario de tipos de interés rozando el cero, el clásico negocio de coger dinero y prestarlo se hace mucho más difícil”. Respecto a las TIC, el director territorial de BBVA, Jaume Batlle, augura que la batalla por conseguir clientes y operaciones se librará a través del móvil. “Pasamos de un negocio de ver quién tiene más oficinas a a ver quién es capaz de incrementar su perímetro de contacto con los clientes siendo omnicanal y con un modelo de conveniencia”, indica.  
 
Otra de las cuestiones que se trató fue la internacionalización de las empresas. Para Relat, la banca española tiene mucho que mejorar en cómo ayuda a las empresas en el proceso de internacionalización porque actualmente, salvo excepciones, “no tienen departamentos de internacional fuertes”.  
 
Soler, de Pimec, asegura que en su patronal preocupa mucho la empresa que se ha internacionalizado pero “no se siente acompañada, quizá porque la banca no tiene un especialista en procesos de internacionalización”. Esto lleva, según explica, a que a veces sea el cliente o un socio local el que financie a la firma.