• 21 millones

    de seguidores diarios

  • Líder de Prensa

    digital en España

  • Una amplia gama

    en revistas líderes en su segmento

Noticias

Una generación decepcionada

EL MUNDO organizó el encuentro 'Los jóvenes españoles de hoy, nuestra gran apuesta del futuro' para analizar junto a expertos los retos, las oportunidades y las expectativas de esta generación.

Expertos analizaron los retos, las oportunidades y las expectativas de una generación 'altamente cualificada'¿Los requisitos de la demanda laboral están equiparados con la cualificación que obtienen los estudiantes en las universidades? ¿Los jóvenes ven frustrados sus sueños profesionales? ¿Esta desilusión está propiciando una fuga de cerebros? El diario EL MUNDO, en colaboración con la Fundación DAMM, organizó la semana pasada el segundo encuentro 'Los jóvenes españoles de hoy, nuestra gran apuesta de futuro', cita que dio respuestas a todas estas cuestiones. En ella se analizaron los retos, las oportunidades y las expectativas de esta generación "altamente cualificada".  
 
El director general de Universidades, Juan María Vázquez, resaltó que el sistema educativo debe adelantarse a las necesidades laborales, preparando a los estudiantes para enfrentarse a las profesiones del mañana. "Los trabajos del futuro aún no están inventados, al igual que hace años no existían algunos que son una realidad hoy en día, como los relacionados con la biotecnología", sostuvo Vázquez.  
 
El ponente más crítico de todos los que intervinieron fue José Luis Risco, director de Recursos Humanos de Ernst & Young, que arremetió contra los intereses políticos que giran en torno al sistema educativo español. "Nuestro modelo cambia con cada gobierno y, en ocasiones, varias veces durante la misma regencia", afirmó, molesto porque los dirigentes no escuchen ni a estudiantes ni a las empresas.  
 
Otra de las expertas, Susana Gómez, socia directora de Smart Cultura, planteó que el espíritu emprendedor de los estudiantes empieza desde que son pequeños, aunque el atenerse a la obediencia que impone la sociedad les va "adoctrinando poco a poco".  
 
"En este país se penaliza al niño que se levanta de la silla, al que no hace la letra redonda o a los que no entregan los deberes limpios" "En este país se penaliza al niño que se levanta de la silla, al que no hace la letra redonda o a los que no entregan los deberes limpios. Nuestro sistema se dedica a domesticar personas", expuso Gómez, apoyada por Risco, quien añadió que en España "se forma a gente para trabajar en el ejército".  
 
Las dos principales conclusiones a las que llegó el grupo de expertos fueron que la demanda laboral no está equiparada con la cualificación obtenida en las universidades y que la frustración que experimentan los jóvenes muchas veces acaba en exilio forzoso.  
 
La clausura del encuentro corrió a cargo del filósofo, escritor y pedagogo José Antonio Marina, quien, siguiendo la línea argumental del acto, abogó por un cambio en el sistema escolar español. "Nuestra educación podría convertirse en un modelo de alto rendimiento en un máximo cinco años. Pero no se va a hacer, no entiendo por qué. Habría que preguntárselo a los políticos ahora que es año electoral".  
 
"Hemos roto el pacto entre generaciones, ese que decía que si el joven cumplía con su obligación, que era formarse, la sociedad cumpliría con la suya: favorecer el acceso de éste al mundo laboral", resaltó Marina, quién comprende a todos aquellos estudiantes que se sienten "defraudados".