• 21 millones

    de seguidores diarios

  • Líder de Prensa

    digital en España

  • Una amplia gama

    en revistas líderes en su segmento

Noticias

En defensa de los 'nuevos políticos'

El Padre Ángel elogió en las jornadas sobre el compromiso social de los jóvenes organizadas por EL MUNDO y la Fundación Damm a los partidos jóvenes que "quieren dar de comer a la gente más pobre"

​Con el esfuerzo y trabajo de los jóvenes, se están construyendo una mentalidad de cambio y un mundo mejor. Ésta es una de las ideas principales que ayer se desarrollaron en unas jornadas sobre el compromiso social de los jóvenes organizadas por EL MUNDO y la Fundación Damm en las que han participado varios miembros de diversas ONG.  
 
"Nuestros dirigentes, economistas, empresarios... se limitan a hacer estudios pero no atacan los problemas. Que se dejen de tanto informe y empiecen a dar de comer a la gente. Mientras haya un sólo niño pasando hambre en nuestra sociedad, seremos todos pobres", aseguró el Padre Ángel, presidente de Mensajeros de la Paz y Premio Príncipe de Asturias de la Concordia.  
 
"Mientras haya un sólo niño pasando hambre en nuestra sociedad, seremos todos pobres", aseguró el Padre Ángel"Creo mucho en Dios pero también creo mucho en los hombres, porque la receta para hacer un mundo mejor es la solidaridad. Menos mal que vinieron estos nuevos políticos con ganas de dar de comer a la gente también los fines de semana y en verano", explicó sobre las medidas que plantean fuerzas emergentes. Pero también añadió que "si no cumplen lo prometido, como sociedad estamos obligados a exigírselo".  
 
La importancia de ser solidario no sólo se le reclama a los políticos, sino que las nuevas generaciones también van a pedírselo a los empresarios. "A la hora de elegir una empresa donde emplearnos o comprar un producto, los jóvenes miran cada vez más que ésta tenga una misión social efectiva", aseguró María Sánchez de la Fundación Más Humano. Aunque esto también tiene su respuesta por parte del mercado laboral: "Antes mirábamos a los que hacían voluntariado como a frikis, pero es que ahora está reconocido incluso como un valor curricular", explicó.  
 
Para Tito Spinola, de la plataforma Ashoka, "sólo tenemos que preguntarle a los jóvenes qué les preocupa y qué les apasiona para que el cambio empiece a ponerse en marcha".