• 21 millones

    de seguidores diarios

  • Líder de Prensa

    digital en España

  • Una amplia gama

    en revistas líderes en su segmento

Noticias

Las empresas españolas en Cuba

El embajador cubano en España, Eugenio Martínez, desgrana los proyectos de inversión que prepara la isla en el último foro organizado por Iberoamérica Empresarial y EXPANSIÓN.

​El embajador de Cuba en España, Eugenio Martínez Enríquez, tiene la agenda bastante repleta. En las últimas semanas se han multiplicado sus intervenciones públicas para explicar las oportunidades de inversión que implica la apertura económica y diplomática de la isla caribeña. Así hizo en el último foro organizado por Iberoamérica Empresarial y EXPANSIÓN, con la colaboración académica del IE Business School y el patrocinio del despacho de abogados Ontier. Martínez aseguró que “este es un momento especialmente importante para el fortalecimiento de la presencia empresarial española en Cuba”. 
La Ley de Inversiones Extranjeras aprobada el año pasado por el Gobierno cubano es el principal instrumento para dinamizar la economía de la isla, esclerotizada después de medio siglo de aislamiento y régimen estatalista. El embajador explicó que el objetivo nacional es que el capital extranjero llegue a representar el 30% del PIB, para lo que se han abierto numerosos proyectos en diversos sectores. Según desgranó Martínez, hay 37 proyectos en el área agroalimentaria; 56 en el turismo (por ejemplo, la construcción de varios campos de golf); diez en la construcción, otros diez en la minería (explotaciones de oro, plata y zinc, entre otros minerales), y 86 en energía de diversas fuentes como el petróleo, la biomasa o la eólica. 
España, en principio, parte bien posicionada en la carrera por la conquista económica de Cuba. La inversión española acumulada en la isla asciende a 1.800 millones de euros. En concreto, en el sector turístico es el primer inversor extranjero. La cadena hotelera Meliá, por ejemplo, cuenta con 27 establecimientos en Cuba (13.000 habitaciones), lo que le convierte en su tercer mercado más importante, por detrás del español y el alemán. Además, España es, después de Venezuela y China, el mayor proveedor de mercancías al país caribeño, destacando las exportaciones de maquinaria, equipamiento eléctrico, materiales plásticos, materiales para la construcción y piezas de automóvil.
Críticas 
No obstante, en el foro protagonizado por el embajador no faltaron las críticas al funcionamiento de las instituciones cubanas. Javier Gómez-Navarro, presidente de la empresa de asesoramiento financiero MBD y ministro de Comercio y Turismo entre 1993 y 1996, aseguró que Cuba “tiene una burocracia brutal” y puso como ejemplo un proyecto de Meliá que “lleva quince años pendiente de adjudicación”.  
En su opinión, el régimen cubano “tiene el problema de los países autoritarios, que es que los cuadros medios del Estado no toman ninguna decisión”, e incluso aseguró que “en este sentido es un país todavía peor que China”. Hermenegildo Altozano, socio del bufete Bird & Bird y especialista en legislación sobre inversiones en América Latina, coincidió en que “el proceso de inversión extranjera en Cuba sigue estando sometido a la discrecionalidad de las autoridades, que siguen analizando las operaciones caso por caso”. Altozano destacó la ventaja que suponen las novedades introducidas por el Banco de España para relajar las exigencias de provisiones a los bancos que concedan créditos para proyectos empresariales en la isla.  
Otro problema que señaló Gómez-Navarro tiene que ver con los salarios, ya que “no se vinculan con la productividad”, lo cual genera situaciones “como una ocasión en que se canceló la inversión en una explotación de mármol porque su índice de productividad era del 5%”. Sin embargo, no todo fueron críticas: el exministro aseguró que Cuba “es el país del mundo que mejor recibe a los españoles”.