• 21 millones

    de seguidores diarios

  • Líder de Prensa

    digital en España

  • Una amplia gama

    en revistas líderes en su segmento

Noticias

"La información está en la calle"

La XIV Edición del Máster de EL MUNDO se ha clausurado esta semana en un acto que pasó a ser una clase magistral de periodismo y donde se afrontaron los nuevos desafíos de la profesión.

​"Llegasteis escribiendo en blanco y negro. Hoy sabéis narrar en color". El periodista de investigación y director de la XIV Edición del Máster de Periodismo de EL MUNDO, Antonio Rubio, reflejaba así el progreso de quienes apostaron por la aventura del periodismo y que esta semana han dejado de ser alumnos para ser simplemente "compañeros". Este cambio de condición se reflejó en una entrega de diplomas; un acto de clausura que pasó a ser una clase magistral de "el oficio más bonito del mundo", tal como se refirió Rubio reviviendo las palabras de Gabriel García Márquez.  
 
"La información de verdad, la que tiene un valor añadido y la que nos diferencia, está en la calle". El director no dejó de apuntillar la última lección: "Igual que os pedí hace nueve meses, os digo que salgáis a la calle y recordéis la filosofía de Manuel Chaves Nogales: ‘Estar, ver y contar’". El comienzo del curso resonaba ya a ecos pasados. "Eran días de esperanza".  
 
"¿Y ahora qué?". La pregunta retumbó varias veces en boca de Denís Iglesias Llamas, el primero de la promoción, que ofreció palabras de aliento a esa "milicia de iguales que se unieron desde el primer día" y que entendieron que "la fuerza de esta profesión reside en el conjunto". El ciclismo se abrió paso en su discurso. Una vez superado el "pavés", toca "la subida del Col du Tourmalet", la cima histórica del Tour "no apta para velocistas, sólo para sufridos escaladores como nosotros". "Profesionales que hemos de ir a piñón fijo con los emblemas de la ética y de la honestidad". Una carrera en la que "podremos escribir textos sobresalientes, trufados con las mejores ideas" en la que hay que mantener el rumbo fijo: "Si dejamos atrás el compromiso con la sociedad, a la que operamos a corazón abierto cada día, seremos cómplices de la desinformación, un mal de nuestro tiempo cada vez más extendido".  
 
Justino Sinova, periodista y Director Honorífico del Máster, también respondió a la cuestión: "Ahora hay que dar el do de pecho como periodistas", aseveró, acompañado por Paz Uruñuela, directora de la Escuela de Unidad Editorial, Maribel Abradelo, vicedecana de la Facultad de Comunicación San Pablo CEU y su vicerrectora de Posgrado, Begoña Blasco. "Tenéis que emplearos a fondo para que ésta deje de ser una de las profesiones más vilipendiadas".  
 
Sinova fundamentó las críticas: "Los periodistas hemos cometido muchas tropelías y delitos intelectuales", apuntó el que fuera director de Diario 16. Delitos fruto de la "involución" por la que se priman los intereses sacrificando "la independencia". Esta invocación se posó, en forma de responsabilidad, sobre los hombros de los nuevos profesionales. "Sin periodistas que se esfuercen por ser independientes, que piensen que el periodismo es un trabajo para la sociedad, las críticas seguirán justificadas".