• 21 millones

    de seguidores diarios

  • Líder de Prensa

    digital en España

  • Una amplia gama

    en revistas líderes en su segmento

Noticias

Puente de Debate EXPANSIÓN-Banco Sabadell

El diario económico de Unidad Editorial y la entidad financiera celebraron la última jornada de estos encuentros, centrada en la emprendeduría y las 'start-up'.

​Tener a un futuro empleado de origen indio en la frontera sin poder entrar en España por temas burocráticos y papeleo es una situación real que lleva de cabeza a Oscar Macià, cofundador y consejero delegado de la empresa de software ForceManager. Lo que le sorprende al ejecutivo es la experiencia que tuvo a la inversa cuando vivió una temporada en Estados Unidos: “gané un premio y en una semana me dieron la nacionalidad norteamericana; esto sí que ayuda a atraer talento internacional y a retenerlo en el país”, explica Macià, en el último Puente de Debate EXPANSIÓN-Banco Sabadell celebrado en Barcelona.  
 
"No podíamos permitir que se fuera de Barcelona el Mobile World Congress (MWC)”, dice Yuri Fernández, director de Uber en España. Sin embargo, resulta anecdótico que en la capital mundial del móvil está prohibido el uso de la aplicación de transporte de personas Uber, opina Fernández. Por ejemplo, en Londres hay 15.000 conductores de Uber y ha tenido un impacto de cien millones de euros para los ciudadanos británicos.  
 
“Es una cuestión de oportunidades: se trata de trabajar de la mano de la Administración Pública y, también, con otros sectores por el beneficio común de los ciudadanos”, sostiene el directivo. Fernández reconoce que Cataluña ha sido pionera a la hora de intentar regular el tema pero, “¿qué pasa con el resto de España? El marco regulatorio y la unidad política son muy importantes”, añade.  
 
Son casos distintos que manifiestan la importancia de eliminar los obstáculos burocráticos y la urgencia de establecer un marco regulatorio. De lo contrario –hasta que esto no se supere–, la emprendeduría en España tiene otra barrera de entrada más que la aleja del ejemplo de Silicon Valley (EEUU) y de los competidores europeos: Londres, Berlín e Irlanda.  
 
La otra cara de la moneda  
 
Barcelona cuenta con un centenar de empresas digitales que facturan 6.000 millones de euros y emplean a más de 9.500 personas, según datos del clúster Barcelona Tech City. Entre estas firmas destacan Social Point, Groupalia, Offerum, Akamon y Byhours, entre otras.  
 
“Lo más importante es que hay empresas locales con inversores internacionales”, comenta Miquel Martí, director del clúster. A su juicio, Privalia fue de las primeras compañías en poner Barcelona en el mapa inversor y “esto es lo que está haciendo ahora Wallapop: traen a inversores internacionales a la ciudad que conocen a nuevas empresas”.  
 
Yolanda Pérez, directora de BStartup 10 de Banco Sabadell, es optimista con la evolución del ecosistema emprendedor y tecnológico. “Suena a tópico pero es cierto: hace unos años no teníamos ni business angels ni expertos; ahora, Cataluña despunta como una de las comunidades autónomas con más emprendedores, tenemos escuelas de negocio que salen en el ránking de las mejores del mundo e inversores internacionales que vienen a invertir aquí”, explica Pérez. “Barcelona gana atractivo pero pierde competitividad; somos pequeños y para competir en el mundo nos hace falta masa crítica y más inversión en I+D”, según la directiva.  
 
Financiación y fiscalidad  
 
Miquel Martí pone como ejemplo a Israel; “se quejaban de lo mismo y han logrado pasar del concepto de nación de start up a nación global”, dice. “Ahora buscan vender pero no les molesta que grandes tecnológicas incorporen sus soluciones”, explica Martí.  
 
Hay financiación internacional pero no es suficiente. Los participantes del debate coinciden con Pere Condom, director del programa Cataluña Empren de la Generalitat, cuando afirma que faltan sociedades inversoras para rondas de financiación de series A y B, con inversiones de entre cinco millones y 20 millones de euros.  
 
“Puede sonar muy sexy que tengamos que salir fuera a buscar dinero pero es difícil”, considera Macià, quien añade que “hay inversores que llaman preguntando para invertir en proyectos en fase inicial”. “El problema también está en que hay family office catalanes que no saben invertir o cómo invertir en tecnológicas, por lo que apuestan antes por sectores tradicionales”, opina Pere Condom.  
 
“La inversión directa no ayuda, hay que mejorar los incentivos fiscales”, critica Macià. Por su parte, Yolanda Pérez sostiene que una empresa debe de estar capitalizada. “Si 3.000 euros son una traba para el emprendedor al crear una empresa, luego se encontrará muchos más obstáculos”. San Francisco es una de las ciudades americanas con más trabas de EEUU y también la cuna de la emprendeduría, añade. Miquel Martí va más allá y defiende que “al emprendedor no le importan tanto los 3.000 euros iniciales, sino que se reduzca la seguridad social”.  
 
Emprender en el colegio  
 
El inglés es una carencia que preocupa al sector. “Hasta que no se supere, no podremos jugar en la misma liga por mucho que Barcelona sea atractiva”, advierte Yuri Fernández.  
 
Miquel Martí destacó el tema de la educación, ya que considera que es necesario repensar la manera de cómo se enseña en las escuelas y universidades y fomentar la empreneduría. “Aprender cómo se crea una empresa es útil aunque nunca se llegue a emprender también servirá para la vida profesional”, puntualiza Martí.