• 21 millones

    de seguidores diarios

  • Líder de Prensa

    digital en España

  • Una amplia gama

    en revistas líderes en su segmento

Noticias

España, comprometida contra el cambio climático

Gobierno, empresas e inversores reafirman su apuesta por la sostenibilidad y la protección del medio ambiente y miran con optimismo a la próxima Cumbre del Clima de París de diciembre.

"El cambio climático es uno de los desafíos más grandes a los que se ha enfrentado la humanidad". Así de rotundo se mostró el secretario de Estado de Medio Ambiente, Pablo Saavedra, durante la apertura del II Encuentro Especializado en Medio Ambiente y Sostenibilidad, organizado por el diario EXPANSIÓN, con el patrocinio de Acciona y la colaboración de Ecoembes y Signus. Saavedra defendió el compromiso del Gobierno en materia medioambiental y destacó la batería de medidas contra el calentamiento global que ha puesto en marcha el Ejecutivo, entre las que se encuentran los Planes de Impulso al Medio Ambiente (Pima) o los Proyectos Clima, y que, a su juicio, "no tienen precedentes en España". Asimismo, apostó por avanzar en la eficiencia en el uso de los recursos, la innovación tecnológica y el conocimiento para afrontar "este desafío global".  
 
"El cambio climático es uno de los desafíos más grandes a los que se ha enfrentado la humanidad" Pablo Saavedra En lo que respecta a la COP21, la Cumbre del Clima de París, que tendrá lugar en diciembre y de la que se espera que salga el próximo protocolo que sustituirá al de Kioto, el secretario de Estado se mostró optimista con alcanzar un acuerdo que permita el objetivo marcado por los expertos: reducir las emisiones de CO2 para limitar el aumento de la temperatura global en dos grados a finales de siglo. "Por primera vez en la historia, las siete economías más ricas del mundo están de acuerdo en finalizar su dependencia de los combustibles fósiles", destacó Saavedra, quien reivindicó también el trabajo realizado por empresas, instituciones y organizaciones civiles para que la cita concluya con éxito.  
 
Negociaciones  
 
"El mundo empresarial y financiero, la sociedad civil y muchos gobiernos estamos trabajando intensamente a nivel técnico, en las negociaciones, y a nivel político para que este entorno social favorable propicie un acuerdo en la COP21 de París", concluyó el representante del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente.  
 
Un optimismo compartido por los ponentes de la primera de las tres mesas de debate sobre las que se articuló el evento. "Estamos en una conjunción un poco excepcional porque raras veces nos hemos encontrado con semejante consenso entre China y EEUU, lo que demuestra que hay una concienciación medioambiental entre los Estados", subrayó Robert Mauri, consejero de Desarrollo Sostenible e Industria de la Embajada francesa.  
 
Por su parte, Miguel Puente Pattison, jefe de Prensa de la Comisión Europea en España, reivindicó el esfuerzo de los países de la UE que, a juicio de los expertos, han establecido los objetivos de reducción de CO2 más ambiciosos. "El mérito de la UE es doble. No sólo por presentar los objetivos más ambiciosos, sino por el hecho de hacerlo dentro del club comunitario donde es más complicado alcanzar acuerdos que en países como EEUU o China", aseveró.  
 
Motor de cambio  
 
"Medio ambiente y sostenibilidad son dos pilares en los que tenemos que apoyarnos para construir un nuevo modelo de economía circular" Óscar Martín En este contexto, el mundo empresarial tiene, a juicio de los participantes en el debate, un importante reto por delante y es el de actuar como motor de cambio para avanzar hacia una sociedad más sostenible y respetuosa con el medio ambiente. "Medio ambiente y sostenibilidad son dos pilares en los que tenemos que apoyarnos para construir un nuevo modelo de economía circular. Hoy más que nunca las compañías debemos ser conscientes de los retos sociales y ambientales que tenemos por delante", indicó Óscar Martín, CEO de Ecoembes. Opinión compartida por el director general de Sostenibilidad de Acciona, Juan Ramón Silva, para quien "la empresa puede ser un motor de cambio que palie los efectos del cambio climático sin que esto afecte a su cuenta de resultados".  
 
Para ello, es necesario no sólo "conseguir que la sostenibilidad forme parte de la estrategia de la compañía", como reclamó la directora de Sostenibilidad y Gestión de Intangibles de Telefónica, Geert Paemen, sino sumar a toda la sociedad en el cambio. Empezando por los ciudadanos que, en opinión de los ponentes, todavía no han interiorizado la importancia que tiene luchar contra el cambio climático y el calentamiento global. "Aún no hay suficiente interés por parte de los ciudadanos por desarrollar la economía circular. Es un cambio cultural que ha de estar liderado por las nuevas generaciones. Llevará tiempo, pero hay que impulsarlo", subrayó Gabriel Leal, director general de Signus.
 
Inversores  
 
El último tramo del evento estuvo reservado a los inversores que, cada vez más, valoran aspectos de sostenibilidad y buen gobierno a la hora de decidir el destino de sus inversiones. En este sentido, cabe destacar el papel de la ISR (Inversión Socialmente Responsable). Una iniciativa que, como explicó el director de Spainsif (Foro Español de Inversión Socialmente Responsable), Francisco Javier Garayoa, no existía "en España hasta cinco años, mientras que en otros países de nuestro entorno llevan décadas trabajando en este sentido".  
 
"Una de las funciones de los fondos es la de acercar los productos sostenibles a los ciudadanos de a pie. Lo que hacemos para seleccionar en qué empresas pueden entrar estos inversores responsables es superponer al análisis financiero tradicional, un análisis de aspectos extrafinancieros que realizan nuestros especialistas”, explicó Gonzalo Rengifo, director general para España y Latam de Pictet.  
 
En este aspecto se mostró de acuerdo, Mercedes Valcárcel, directora de Auditoría de Enusa, para quien es importante "ir más allá de los índices como el best in class (enfoque por el que se ponderan las empresas con mejor rendimiento en base a criterios ambientales, sociales y de gobierno corporativo), donde la forma de realizar estas clasificaciones hace que se pierda sensibilidad respecto a las realidades más locales, y avanzar hacia los análisis de especialistas".