• 21 millones

    de seguidores diarios

  • Líder de Prensa

    digital en España

  • Una amplia gama

    en revistas líderes en su segmento

Noticias

Observatorio del Crédito, Cobro y Morosidad

El debate organizado por el diario EXPANSIÓN reunió a los representantes de las principales compañías del ramo, quienes abogan por una mayor concentración empresarial para acabar con la sobredimensión del sector.

Tras siete años de crisis económica, en los que numerosas empresas se han visto obligadas a cerrar dejando vencimientos sin pagar y un buen número de facturas en los cajones, el sector del recobro comienza a vislumbrar el camino de la recuperación y mira con un moderado optimismo hacia el futuro.  
 
"La asignatura pendiente del recobro es innovar y llegar a nichos de mercado como las pymes que aún hoy no se benefician de estos eficientes servicios que prestan a la banca y las grandes empresas", afirmó Salvador Molina, presidente del Foro Ecofin y moderador del debate durante el Observatorio del Crédito, Cobro y Morosidad, organizado por el diario EXPANSIÓN, en colaboración con Foro Ecofin. Y añadió: "En la era poscrisis, el sector tiene que concentrarse y abordar nuevos retos desde la innovación".  
 
"Las empresas pequeñas y medianas están recuperando sus cifras de negocio, con unas tasas de crecimiento entre el 1,5% y el 2%. Esto les está permitiendo obtener unos niveles de rentabilidad y de retorno de la inversión más acorde a lo que se registraba en el periodo precrisis", indicó Carlos Ruiz, director de Economía e Innovación de la Confederación Española de la Pequeña y Mediana Empresa (Cepyme).  
 
En opinión de Ruiz, este alza en las ventas, unido a una mejora en las condiciones de acceso a financiación de las pymes, está provocando que los ratios de morosidad se reduzcan. El Índice Simétrico de Morosidad Empresarial (Isme) cerró 2014 en 94,2 puntos, lo que supone una disminución de seis décimas respecto al mismo periodo del año anterior. Además, durante el último tramo del año pasado tanto los periodos medios de pago como el crédito comercial en mora experimentaron una notable reducción, según los datos del Boletín de Morosidad y Financiación Empresarial elaborado por Cepyme.  
 
Un cambio de ciclo económico redundará en una disminución de los ratios de morosidad; pero, como destacaron los ponentes, todavía pesan importantes incógnitas. "Existen muchos riesgos en el horizonte. La concesión de créditos sigue siendo muy selectiva, no generalista, y provoca que no toda la población pueda disfrutar de la recuperación", subrayó Alejandro Lucero, presidente de Multigestión Iberia, para quien además "la ausencia de crédito está provocando que el sector de recobro se lance a la compra de carteras de crédito antiguo".  
 
Ésta fue una de las principales conclusiones a la que llegaron los participantes en el debate. La ausencia de crédito nuevo está empujando a las compañías a apostar por la adquisición de carteras que, ante la elevada demanda, adquieren precios muy elevados.  
 
"La situación del sector del recobro es relativamente buena y la clave va a seguir siendo la compra de carteras. El problema es que estas carteras están saliendo con cuentagotas y a unos precios altísimos", destacó Pablo Reigadas, Key Account manager de Lindorff. Además del crédito, desde el sector vislumbran otros riesgos macroeconómicos en el horizonte relacionados estrechamente con la crisis de Grecia y la inseguridad jurídica que generan las próximas elecciones generales en España.  
 
"Por primera vez tenemos que afrontar y mostrar al inversor que Europa no tiene la seguridad jurídica que tenía hace años", indicó Lucero. "Los inversores están a la espera de lo que pueda ocurrir. Un ejemplo es lo que ha pasado en Madrid donde, de buenas a primeras, se han paralizado importantes proyectos inmobiliarios", apuntó, por su parte, Reigadas.  
 
Concentración  
 
Otro punto sobre el que hicieron especial hincapié los participantes en el debate fue la sobredimensión que ha adquirido el sector durante la crisis. Un periodo durante el que se han sumado a este mercado un puñado de nuevos jugadores que, a juicio de los ponentes, han de apostar por estrategias de fusión y concentración si quieren sobrevivir en el nuevo paradigma hacia el que avanza el sector.  
 
"Hay una cierta reconversión industrial pendiente. En todas las crisis tiende a haber un periodo de depuración y aquí ha sido al contrario. En el nuevo ciclo no va a hacer falta tanta capacidad", destacó Rafael Gonzalo director general de Link Finanzas. "Lo difícil, cuando hay tanto competidor, es poner el dinero a funcionar", añadió.  
 
En un momento en el que el grifo del crédito apenas suelta algunas gotas, Guillermo Cabot, director de Risk Solutions de Axesor, destacó el avance que está experimentando la financiación no bancaria. "El crecimiento de la financiación no bancaria está funcionando bastante bien, sobre todo, en las emisiones en mercados financieros. No son todas las que podría ser en volumen, pero se están colocando muy bien. Creemos que hay mercado y que se pueden convertir en una buena fuente de financiación para las medianas empresas", subrayó.  
 
Precisamente, sobre las pymes también se pronunció Tomás Serrano, director de desarrollo de negocio de TDX Indigo Iberia (Grupo Equifax), para quien es necesario comenzar a trabajar y buscar soluciones para este tipo de empresas.   A su juicio, "un sector que no se puede enfocar como el particular". "Con las pymes tenemos un reto y un nicho de mercado al que buscar soluciones -en referencia a la ausencia de productos de cobro enfocados a este segmento-. Cada día resulta más difícil contactar con los afectados. Tenemos que mejorar los sistemas de localización, primer paso para el éxito del recobro", indicó.  
 
Por su parte, Rafael Echevarría, jefe del Departamento de Suscripción de Riesgos de Solunion, hizo referencia al creciente apetito exportador que han desarrollado las compañías españolas, debido a la falta de actividad del mercado interno.  
 
"Estos últimos años de crisis las empresas se han lanzado a exportar más y nuestro reto es el de acompañarlas en el proceso y estar a la altura", destacó Echevarría. Un periodo marcado por algunas sombras, como la crisis en Rusia que provocó "una importante morosidad", pero sobre todo de luces y de "oportunidades de negocio para la parte del recobro", puntualizó.