• 21 millones

    de seguidores diarios

  • Líder de Prensa

    digital en España

  • Una amplia gama

    en revistas líderes en su segmento

Noticias

Reindustrialización de Euskadi

El lehendakari, Iñigo Urkullu, fue el encargado de inaugurar en Bilbao la jornada 'Reindustrialización de Euskadi' organizada por EXPANSIÓN el pasado 30 de septiembre

Diálogo, consenso y estabilidad institucional para generar un clima de confianza que redunde en la creación de empleo. Sin citar expresamente a Cataluña, pero con la mente puesta, sin duda, en la incertidumbre creada tras la elecciones del 27-S, el lehendakari Íñigo Urkullu apostó ayer, ante una amplia representación de grandes empresas vascas, por “recuperar el espíritu de pacto del inicio de la Transición”, y rechazó de forma explícita “incumplimientos unilaterales” a fin de evitar más tensiones en el futuro.
 
El jefe del Gobierno vasco abrió en Bilbao la jornada Reindustrialización de Euskadi, organizada por EXPANSIÓN y patrocinada por el Ejecutivo autonómico, Euskaltel, Ingeteam, Laboral Kutxa y KPMG, con la colaboración de Tecnalia. En su intervención, Urkullu subrayó que “la estabilidad es un factor que condiciona la competitividad” y que desean las instituciones públicas y el ámbito económico. A los empresarios, les pidió un esfuerzo conjunto para “generar confianza y lograr un crecimiento más sólido capaz de generar empleo de calidad”.
 
 
Digitalización
 
Respecto al futuro de las empresas vascas, Urkullu recordó la apuesta de la comunidad por las 4i –inversión, industria, innovación e internacionalización– y recalcó la necesidad de que las compañías ganen tamaño a través de alianzas y acuerdos y de que apuesten por la digitalización. “Somos conscientes de que la cuarta revolución industrial es el nuevo paradigma de producción y que Euskadi debe estar a la vanguardia europea”, emplazó. La industria representa un 23,6% del PIB de la Comunidad y el objetivo es que su aportación crezca hasta el 25% en 2020. Así lo recordó Ana I. Pereda, directora de EXPANSIÓN: “El País Vasco ha sido un referente industrial desde el siglo XIX y es un ejemplo para España en reindustrialización, colaboración público-privada y estrategias de empleo”.
 
Roberto Larrañaga, presidente de la patronal vasca Confebask, admitió que el tejido empresarial “empieza a superar la falta de financiación en un contexto de tipos bajos y con los precios de las materias primas a la baja”. Los principales desafíos de la industria vasca, según explicó, son aumentar el tamaño de las empresas e impulsar la fabricación avanzada, la robótica, la inteligencia artificial y la automatización, a fin de extraer más valor con menos coste. Larrañaga resaltó que, aunque la crisis mostró a las compañías vascas su vulnerabilidad, “nuestra industria tiene más oportunidades que antes si se toma como reto de país”. El alcalde de Bilbao, Juan María Aburto, defendió el espíritu de superación de la capital vizcaína, y recordó la reconversión que afrontó en la década de los 80, con la crisis del acero y del sector naval. “El Gobierno de Euskadi tiene un plan de reindustrialización y, en este contexto, es muy importante la colaboración público-privada”, aseguró.