• 21 millones

    de seguidores diarios

  • Líder de Prensa

    digital en España

  • Una amplia gama

    en revistas líderes en su segmento

Noticias

Jornada de Fondos de Inversión y Banca Privada

EXPANSIÓN organizó el desayuno de trabajo de 'Fondos de Inversión y Banca Privada: ideas para un periodo de inflexión económica y legislativa'.

La banca privada está en auge y es un negocio estratégico para los grupos financieros. Un entorno de tipos de interés en mínimos obliga a los inversores a olvidarse de los depósitos y a buscar productos con valor añadido, gestionados por profesionales, como los fondos de inversión.
La gran apuesta de los bancos para dar respuesta a los clientes affluent(banca personal) son los fondos perfilados: productos de asset allocation (distribución de activos), categorizados como mixtos o multiactivos, que plasman la visión de mercados de la firma y, generalmente, invierten el grueso del patrimonio en fondos extranjeros. Según datos de Inverco, recogidos por M&G Investments, en enero de 2014 había en fondos perfilados 3.800 millones. En julio, en torno a 29.000 millones.
Una de las principales conclusiones surgidas durante el desayuno de trabajo Fondos de Inversión y Banca Privada: Ideas para un periodo de inflexión económica y legislativaes que el fondo es el producto clave para canalizar el capital de los grandes patrimonios. Ya sea bajo la estructura de fondo de fondos, carteras de gestión discrecional o sicav.
Las divisiones de banca privada, en las que el cliente pertenece a un segmento superior, diseñan carteras de fondos a medida, dejando los perfilados para inversores con menor poder adquisitivo.
Pero ya sea para comercializar un fondo perfilado o para constituir un cartera de fondos ad hoc, los expertos señalan, como factor clave, saber identificar el perfil de riesgo de los clientes, en un entorno de mercado en el que para lograr rentabilidades es necesario asumir volatilidad.
“Los inversores suelen ser muy conservadores cuando los mercados van mal y muy agresivos cuando van bien. De ahí la necesidad de saber interpretar el perfil de riesgo real del cliente”, explica Adela Martín, directora de Santander Private Banking. En esta necesidad de “interpretar” se basa el auge de la teoría del Behavioural Finance o psicología del comportamiento financiero, señala Rafael Ciruelos, director de producto de Banca March.
Pero más allá del grado de acierto a la hora de segmentar a los clientes, sí parece una realidad que la prudencia sigue siendo el rasgo característico de la mayor parte de clientes de banca privada. “Buscan productos más transparentes y líquidos. Aún no hay demanda para soluciones de inversión más sofisticadas”, considera Ángel Cano, director de Bankia Banca Privada en Madrid.
Pese al sesgo conservador de los grandes patrimonios, la asunción de algo de riesgo es inevitable. “La rentabilidad que se logra ahora sin riesgo es nula o negativa. De ahí que en los últimos años estemos viendo salidas masivas desde fondos monetarios y depósitos a otros vehículos más arriesgados”, apunta José Miguel Maté, consejero delegado de Tressis. Aun así, Ciruelos, de Banca March, sí observa que “empieza a darse margen para productos de cierta iliquidez, como el capital riesgo o el sector inmobiliario, en los segmentos más elevados de la banca privada”.
También Maté, de Tressis, considera que es un buen momento para apostar por el sector inmobiliario y subraya que “el capital riesgo no es para todo el mundo”.
RETORNO ABSOLUTO
Una de las categorías de fondos que gana relevancia en un momento como el actual es la de retorno absoluto, que utiliza herramientas de gestión alternativa con el objetivo de lograr rentabilidades absolutas positivas con independencia de la evolución de los mercado. Ignacio Rodríguez Añino, director general de M&G en España –gestora que patrocinó el encuentro junto a EXPANSIÓN– destaca dos productos en esta categoría: M&G Episode Macro Fund, que gana un 3,9% en 2015 y un 7,3% anualizado en tres ejercicios. Y M&G Dynamic Allocation, que se anota un alza del 3,7% este año y 7% anual en el último trienio.
“El retorno absoluto descorrelaciona activos (no ligados a la evolución del mercado) y con baja volatilidad puede generar mayor rentabilidad”, señala Alberto Calvo, responsable de BBVA Private Banking. El ejecutivo subraya que “en el producto alternativo el cliente demanda liquidez”. En su opinión, “el hedge fund cerrado ha muerto”.
Para Adela Martín, de Santander, los fondos de retorno absoluto tienen su hueco, pero les destinaría “una parte pequeña de la cartera”. Y opina que “los fondos garantizados volverán en el futuro”.
REGULACIÓN Y OPORTUNIDAD
Productos y estrategias aparte, la regulación está en el punto de mira del sector de la gestión de activos. Mifid II entrará en vigor a partir de 2017. Cómo se implementará todavía está en el aire, por lo que “es un factor que genera incertidumbre en el sector”, señala Maté, de Tressis. Al mismo tiempo, es una “clara oportunidad, ya que, en principio, se espera que la norma obligue a las entidades que se declaren independientes, a cobrar directamente al cliente por asesoramiento, equiparando grandes y pequeñas firmas”. Tressis ya percibe el 50% de los ingresos de contratos de gestión.
Alberto Calvo, de BBVA, aplaude la búsqueda de trasparencia que persigue Mifid II, pero “no espera que en enero de 2017 se vaya a producir un gran cambio, siendo 2016 un año de transición para adoptar, por ejemplo, un sistema de tarificación de precios para ciertos servicios”. Y para Adela Martín, de Santander, “lo importante es quedarse con el espíritu de la norma: proteger al inversor y aumentar la transparencia”. La ejecutiva resalta que la prohibición de cobrar retrocesiones (comisión que cobra la entidad a la gestora por vender sus fondos) es una anécdota”.