• 21 millones

    de seguidores diarios

  • Líder de Prensa

    digital en España

  • Una amplia gama

    en revistas líderes en su segmento

Noticias

Kapuscinski en tierra de Abd El-Krim

Antonio Rubio, reportero y director del Master en Periodismo de Unidad Editorial, es el autor de 'Luis de Oteyza y el oficio de escribir', un estudio que redescubre al director del diario 'La Libertad'.

Ha pasado casi un siglo y el nombre del Rif aún evoca al gran sumidero de la historia de España durante el siglo XX. Una metrópoli ruinosa, un rey irresponsable, una guerra colonial negligentemente dirigida, una percepción de injusticia clasista, un puñado de oficiales jóvenes que despegaban hacia la Guerra Civil...
También la historia del periodismo español conduce hacia África. Hacia el momento en el que Luis de Oteyza y otros tres periodistas, eludió a la censura, navegó de Melilla hasta Axdir, se presentó en territorio enemigo, entrevistó al jefe de la República del Rif, el legendario Abd El–Krim, y presentó su causa desde un punto de vista hasta entonces inimaginable para los españoles. "El Rif no odia al pueblo español y no le hubiese odiado nunca si no fuera por la invasión militar. Hubo odio, porque el Rif vio en el militar al español".
"El periodismo que se hacía en España, hasta entonces, era muy opinativo. Nadie hacía reportajes de investigación así. Cuando volvieron, los colegas lo trataron de traidor a la patria", explica Antonio Rubio. Rubio, reportero y director del Máster en Periodismo de Unidad Editorial, es el autor de Luis de Oteyza y el oficio de escribir (Libros.com), un estudio que redescubre al director del diario La Libertad y lo desagravia después de años de olvido. "Todo lo que hizo después Ryszard Kapuscinski, lo hizo Oteyza en España en los años 20: Estar, ver, oír y contar lo que pasa".
Oteyza nació en Extremadura en una familia vasca. Trabajó en la banca pero se deslizó pronto al periodismo, al que se dedicó en Barcelona y en Madrid. En 1920, por primera vez, le abrió las puertas al campo: un reportaje suyo sobre las condiciones de semiesclavitud que soportaban los trabajadores de las minas Riotinto abrió el género del periodismo de denuncia.
Y entonces ocurrió lo de Annual. El General Silvestre, jaleado por su amigo Alfonso XIII, lanzó a sus tropas a una ofensiva innecesaria y jactanciosa. La aventura terminó en cerca de 10.000 bajas y más de 1.000 prisioneros. Abd El–Krim llegó hasta las puertas de Melilla.
En medio de la palabrería que siguió a la debacle, Oteyza viajó a África y se dedicó a tantear un encuentro con el jefe de los beréberes. Al segundo intento lo logró. Con él iba, entre otros, el fotógrafo Alfonso, que dejó la prueba de aquella entrevista insólita: "Como hermanos os tendríamos a los españoles entre nosotros. El Rif no ha combatido a los españoles, sino al partido imperialista que quiso avasallarle. A los trabajadores, a los comerciantes, no es que los rechacemos, ¡es que les pedimos que vengan!".
Aquellos que se sintieron conmovidos hace unos años con el descubrimiento de Manuel Chaves Nogales pueden ir reservando el sábado para el trabajo de Antonio Rubio. Después, llegarán los ensayos de los periodistas de EL MUNDO Sebastián Torres y Antonio Salvador sobre El saqueo de los ERE y el de David Fernández sobre el caso Gürtel (Gürtel. La trama). Serán las primeras piezas en una colección dedicada al periodismo de investigación. Oteyza, desde el número uno, pone la referencia.