• 21 millones

    de seguidores diarios

  • Líder de Prensa

    digital en España

  • Una amplia gama

    en revistas líderes en su segmento

Noticias

EXPANSIÓN organiza el Observatorio de Estrategias

Los responsables de gestión de riesgos y recuperación de las entidades analizan cómo reducir el volumen de activos improductivos durante el Observatorio organizado por EXPANSIÓN.

En un entorno de bajos tipos de interés y de mayor regulación, las entidades financieras han mejorado sus cuentas de sus resultados, aunque continúan expuestas a ciertos factores que no hacen sino lastrar su crecimiento. A finales de 2014 la banca española contaba con cerca de 256.000 millones de euros en activos improductivos. Anticipar la recuperación del elevado volumen de créditos bancarios dudosos es uno de los objetivos que persiguen las entidades financieras.  
Las fórmulas y el plan a seguir para el próximo año se pusieron sobre la mesa durante la celebración del Observatorio “Estrategias para la aceleración de la recuperación de activos improductivos”, organizado por EXPANSIÓN-Atmira, donde participaron los responsables del área de recuperación de los principales bancos españoles. ¿El gran reto? Lograr que un activo improductivo vuelva a ser productivo.  
Estrategias y riesgos  
“No cabe ninguna duda de que mantener un activo improductivo en el balance cuesta, cuesta mucho dinero”, recordó Antonio Ríos, director corporativo de Riesgos Minoristas de Bankia. Por eso, los bancos están desarrollando diferentes estrategias para mitigar los costes que generan estos activos dudosos.  
“En Bankia consideramos la venta de carteras como un elemento estructural y necesario para una estrategia de recuperación. Nosotros hemos vendido aproximadamente 2.500 millones de euros este año, y otros 2.500 millones aproximadamente al año anterior”, explicó Ríos, que destacó también la importanciade valorar cada cartera para determinar si la venta es favorable. En caso de serlo, hay otro elemento fundamental: la postventa. “Nos preocupamos por cómo esa cartera vendida se gestiona y se recupera”, subrayó Ríos.  
Por su parte, Irantzu Irastorza, directora de Asesoría Jurídica y Gabinete de Presidencia de Kuxtabank, señaló que, si bien no se han mostrado del todo reacios a la venta de carteras, sí que creen que no es un “mecanismo óptimo de gestión recuperatoria”. “Somos plenamente conscientes de que la venta de carteras".  
Factor de riesgo  
Además apuntó que la venta trae consigo otros factores y riesgo a tener en cuenta, como son la obligación postventa y el coste reputacional. “Nuestra experiencia nos dice que una gestión externa puede ser, hablando en términos recuperatorios, mejor”, sentenció Irastorza.
“Hemos vendido la parte más difícil de la cartera”, explicó Javier Sanz, director de Recuperaciones de BBVA. No obstante matizó que, en el caso de las carteras hipotecarias y de mora temprana, no han dado todavía el paso ni a vender ni a externalizar el servicio por “esa singularidad de responsabilidad social y de reputación”.  
Sobre el riesgo reputacional que existe habló también Jesús Sierra, director de Asesoría Jurídica de Ibercaja, que subrayó que siempre existe el riesgo de “que el cesionario no actué como tú estabas actuando”. “Hemos lanzado al mercado, y con éxito, una cartera de promotores con un convencimiento de quien se lo queda va a continuar con el negocio, desarrollando esos activos”, explicó Sierra.  
Tendencia
Desde Atmira, tanto Isabel Osuna como Sergi Saus, ambos consultores senior del grupo, coincidieron en que la gestión externa va a ir ganando más peso en las estrategias de recuperación de los activos improductivos por ser un proceso más especializado y organizado y, en general, por tener un mayor margen de negociación.  
Osuna destacó que quizás “en 2016 habrá que mirar más hacia la microventa”. En la misma línea se mostró Francisco López Guerrero, asesor independiente de entidades financieras, que destacó el hecho diferenciador que trae la externalización como vía para transformar un activo improductivo en productivo. “Con la gestión externa aparecen nuevos jugadores, y tenemos que poner en valor la figura de estos especialistas”, destacó.  
Para Javier Pérez Gavilán, director corporativo de Riesgo de Crédito en Unicaja, la clave para que esos activos vuelvan a generar ingresos es la reestructuración. En el caso de empresas donde intervienen más agentes, “la externalización es más complicada”.   Sobre el nuevo paradigma que se avecina, Jorge Atienza Ferrero, responsable de la Gestión de la Mora Minorista de Banco Sabadell, explicó que “los modelos de admisión de las entidades financieras han cambiado. Vamos hacia un modelo preventivo de anticipación de mayor impacto que en años anteriores”, donde además, como coincidieron todos los ponentes, la memoria histórica juega un papel fundamental para no repetir errores del pasado.  
Gestión amistosa  
“La recuperación genera valor y en la morosidad tenemos un tesoro. No ganamos nada manteniendo un activo productivo como improductivo”, subrayó Antonio Ríos. Desde Bankia también destacaron la importancia de la negociación amistosa y de que exista “voluntad y capacidad” por parte del cliente. En este sentido, Sergi Sauls de Atmira, explicó que “siempre que haya voluntad, habrá posibilidad de llegar a un acuerdo”.