• 21 millones

    de seguidores diarios

  • Líder de Prensa

    digital en España

  • Una amplia gama

    en revistas líderes en su segmento

Noticias

Leyenda Olazábal

El golfista español José María Olazábal recibió este viernes el Premio MARCA Leyenda, el galardón más grande que entrega el diario deportivo de Unidad Editorial a los deportistas más singulares de la historia.

​Con Rafael Nadal como padrino, José María Olazábal ingresó este viernes en la galería de los MARCA Leyenda, el premio más grande que entrega MARCA a los deportistas más singulares de la historia. Tras 30 años como profesional, Olazábal (Fuenterrabia, 1966) es reconocido por su doble victoria en el Masters de Augusta (1994 y 1999), un granado palmarés en el que acumula 34 victorias individuales, pero sobre todo por encarnar los valores que agrandan el término deporte.
La pasión por el juego, encarnada en todas sus actuaciones en la Ryder Cup, interpretando con Seve la mejor pareja de la historia de una competición que ganó como jugador cuatro veces, su constancia en el trabajo, —“es el jugador que enciende y apaga las luces en el campo de prácticas”, suele decir Miguel Ángel Jiménez de él— y una inigualable predisposición para afrontar cualquier obstáculo en el camino le hacen merecedor del premio que sólo hasta ahora tiene entre los golfistas Ballesteros.
“Lo agradezco de todo corazón. Verme entre esa serie de deportistas que tienen este premio y que están tan lejos de lo que yo he conseguido es emocionante”, dijo Olazábal, que no pudo contener las lágrimas cuando Óscar Campillo, director de MARCA, recordó en la introducción las dificultades que este deportista “de alma inquebrantable” tuvo que superar a finales de los 90. “No son sus victorias, es el ejemplo que nos ha transmitido a todos, su pasión, su constancia”, recalcó Campillo en el gran salón del Hotel Pula Suites.
La superación
Esa fortaleza mental fue la que le llevó a interpretar en 1997 uno de los mayores ejercicios de superación que ha arrojado el deporte español. Limitado por una enfermedad reumatológica, que en su momento más crudo le condenó a moverse a rastras de la cama al salón, Olazábal tuvo que pelear con la enfermedad durante 15 meses, hasta que volvió en Dubai en febrero de aquel año.
Tan sólo dos meses después, volvió en Maspalomas a la senda de los triunfos con la victoria en el Turespaña Masters y esa misma temporada desempeñó un papel crucial en la competición entre Europa y Estados Unidos en Valderrama, en la que el equipo que capitaneó Ballesteros se impuso al de la incipiente estrella Tiger Woods.
En el crepúsculo de una carrera que aún no ha completado los últimos capítulos, Olazábal ha seguido siendo una referencia por los consejos a todos los jóvenes golfistas que acuden a él para mejorar la técnica de su juego y, sobre todo, por el ejemplo de motivación y liderazgo que ejerció con el equipo europeo durante la última Ryder Cup jugada en suelo estadounidense, en Medinah (Chicago), en 2012, en el que Europa protagonizó la mayor remontada de la historia del enfrentamiento.
El ON Invitational
El acto de entrega se realizó en los prolegómenos del Olazábal&Nadal Invitational, torneo benéfico que se celebra en Pula Golf (Son Servera, Mallorca) en el que dos de las mayores referencias de la historia del deporte se unen para recaudar fondos para los proyectos de la Fundación Rafa Nadal y Sport Mundi. La cantidad recaudada será destinada a la ayuda al Centro Social que la fundacion desarrolla para los jóvenes en riesgo de exclusión social y la ayuda a los refugiados de Siria, Líbano, Jordania e Irak, que ha emprendido la entidad que preside Olazábal.