• 21 millones

    de seguidores diarios

  • Líder de Prensa

    digital en España

  • Una amplia gama

    en revistas líderes en su segmento

Noticias

Observatorio EXPANSIÓN-Aseguranza

Las aseguradoras reclaman estabilidad normativa en materia de ahorro a largo plazo, el desarrollo de la previsión social complementaria en el ámbito de la empresa y mejoras fiscales.

La próxima legislatura puede ser la legislatura del ahorro. El sector asegurador cree que las circunstancias se dan para que así sea, pero el nuevo Ejecutivo que salga de las urnas en diciembre tiene que hacer sus deberes. La industria se los ha puesto en la asignatura de Ahorro para la jubilación en el Observatorio organizado por EXPANSIÓN y Aseguranza.
Manuel Álvarez, director de desarrollo de Vida y Pensiones de Caser, se centraría en dos cosas. Recuerda que a principios de 2016 se tiene que reunir el Pacto de Toledo, y considera que el nuevo Gobierno debe apuntarse en la agenda el desarrollo de la previsión social complementaria a través de las empresas. En segundo lugar, en materia tributaria, considera importante que se acuerde de los planes de pensiones, “que también deberían gozar de mejoras fiscales a la hora de su percepción”.
El punto de partida de Carlos Lorenzo, director de ventas de Vidacaixa, sería lograr la estabilidad normativa, y a partir de ahí ahondaría en la necesidad de que el ciudadano tenga más información. También estima vital buscar una solución para el desarrollo del segundo pilar, como, por ejemplo, poner en marcha sistemas cuasi-obligatorios, como los que existen en países como Reino Unido o Nueva Zelanda, y en los que automáticamente se incluye al trabajador en el Plan de Pensiones de la empresa, pudiendo ejercer la cláusula de exclusión voluntaria.
Álvaro Anguita, consejero delegado de Mapfre Vida Pensiones, apunta, además, la necesidad de dar más facilidades a las pymes y recuperar incentivos fiscales perdidos. Pero lo principal para él es la educación financiera, que, a su juicio, hay que empezar desde el colegio.
La carta a los Reyes Magos de Ricardo González, director comercial de Mutuactivos, recoge las propuestas anteriores en tres bloques: concienciación financiera, desarrollo de la previsión social complementaria empresarial e incentivos. Sobre este último asunto considera clave una tributación adecuada: “Es algo necesario porque los datos de ahorro muestran que tenemos un problema. Llevamos 10 años con encefalograma plano: el aumento del patrimonio se produce por el alza de la rentabilidad y no por las aportaciones”.
Sergio Real, director técnico de Santalucía, explica que se están rompiendo muchos paradigmas, como el de que el Estado va a poder proveer de la pensión necesaria o el de que invertir en ladrillo es seguro. “Ahora hay que romper otro y ser conscientes de que se tiene que trabajar por un Pacto de Estado sobre las pensiones y hay que hacerlo en conjunto con el sector privado, dando confianza al consumidor”, algo en lo que coincidieron todos los ponentes.
Las reclamaciones están claras, y no son nuevas. El Gobierno de Mariano Rajoy apenas avanzó en ellas. Quizá el proyecto que más ilusionó a la industria fuera la del envío de la carta de pensiones a los trabajadores de más de 50 años. Pero esta carta nunca llegó. Sí que en cambio la Seguridad Social ha estrenado un simulador de pensiones, un paso en la dirección correcta; pero corto y con muchos ‘peros’.
“Hubiera estado bien algo más sencillo y amigable, de forma que de un simple vistazo cualquier ciudadano pueda hacer unos primeros números, y luego si lo considera oportuno profundice”, apunta Manuel Álvarez (Caser). En la misma idea insiste Álvaro Anguita (Mapfre Vida Pensiones), que destaca que sin el certificado digital es complicado utilizarlo.
Para Sergio Real (Santalucía) ha sido una iniciativa de cara al periodo preelectoral; y critica al Gobierno que no se haya contado con el sector asegurador: “Si se hubiera tenido en cuenta al sector privado podríamos haber ayudado a llegar a la población”. En lo mismo insiste Ricardo González (Mutuactivos), que recuerda que la iniciativa privada ya ha dado pasos en este sentido. Carlos Lorenzo (Vidacaixa) considera importante reflexionar sobre la diferencia entre la carta y el simulador: “En el caso del segundo, el ciudadano ya tiene que tener algo de concienciación, pero la carta tiene un efecto reactivo”.
En el ámbito fiscal, los poderes públicos han dado pasos para estimular el ahorro; pero prácticamente no han servido para nada. “Es una reforma con luces y sombras”, según la describe Carlos Lorenzo (Vidacaixa). Sergio Real (Santalucía) comenta que “no se llega a rematar el tema y, por tanto, no se da confianza al consumidor”. En la misma línea, Manuel Álvarez (Caser) considera que, en general, “el impacto de la reforma ha sido bajo, y la atonía del sector tiene otras causas. Hay que cambiar algunas vigas maestras para que el edificio siga creciendo”.
Sí que todos los ponentes consideran positiva la ventana de liquidez a los diez años, “pero está teniendo más impacto en el sector la salida de la crisis y la reducción del paro que la reforma fiscal”, según apunta Ricardo González (Mutuactivos). Álvaro Anguita (Mapfre Vida Pensiones) destaca otro dinamizador del negocio, la rentabilidad, que ha contribuido a que haya más aportaciones.
Estas son las reclamaciones, ahora hay que esperar a ver la actitud del próximo Gobierno. El primer paso, según destacan en Santalucía, es aumentar el diálogo entre ambas partes. No obstante, pocas son las esperanzas de que se recojan todas las peticiones, al menos en el corto plazo, “habrá que seguir trabajando con los diferentes gobiernos; especialmente en formación y cultura financiera”, apunta Mapfre Vida Pensiones. Igual opinan en Vidacaixa, para quien “el momento de los planes de pensiones llegará cuando la concienciación tome cuerpo”.
En cualquier caso, esperanza no falta. En Mutuactivos creen que “estamos al principio de una era de oro del ahorro en España. Tenemos problemas complicados por delante, pero el panorama es ilusionante, tenemos la obligación de cambiar las cosas”. En Caser son más categóricos y están convencidos de que nos encontramos ante “la legislatura de la verdad”. Este optimismo lo argumentan en el convencimiento de que en los próximos 4 o 5 años el ciudadano ya contará con la carta de la pensión futura; en el hecho de que probablemente en esta legislatura el Fondo de Reserva de la Seguridad Social se agotará y se tendrán que tomar medidas; y en la entrada en vigor, también en esta legislatura, del Factor de Sostenibilidad (2019): “Estos tres aldabonazos en una misma legislatura deben impulsar la previsión social complementaria, las mejoras fiscales y la educación financiera. Por tanto, creo que va a ser la legislatura de la previsión social complementaria”.