• 21 millones

    de seguidores diarios

  • Líder de Prensa

    digital en España

  • Una amplia gama

    en revistas líderes en su segmento

Noticias

Nuevas vías de financiación para las pymes

En el Observatorio 'Financiación Empresarial: Innovación para atender la demanda de financiación', organizado por EXPANSIÓN, quedó patente la excesiva dependencia de las pymes españolas al crédito bancario.

Casi cualquier empresa de este país podía acercarse a la ventanilla de un banco y lograr un crédito para desarrollar su negocio en tiempo récord. Pero este ‘chollo’ terminó cuando estalló la crisis financiera, principalmente a partir de 2009. En el Observatorio Financiación Empresarial: Innovación para atender la demanda de financiación, organizado por Ibercaja y EXPANSIÓN, quedó patente la excesiva dependencia de las pymes españolas al crédito bancario, lo que les ha llevado a una situación de estrés durante los últimos años. Pero ahora se dispone de un abanico de posibilidades importantes que puede paliar el problema de cara a futuras crisis. “Ahora hay mecanismos de financiación alternativos que pueden enriquecer el tejido empresarial en un momento en el que se combina un auge de los emprendedores no visto nunca con la recuperación económica”, señala Ana Plaza, secretaria general de CEOE.
El Gobierno ha puesto en marcha diferentes iniciativas para facilitar el acceso de las empresas más pequeñas a la financiación, como el Mercado Alternativo de Renta Fija (MARF), o el lanzamiento del Fond-ICO Global, que supuso la implicación del sector público en el nicho del capital riesgo. Pero también hay iniciativas privadas dentro de lo que se conoce como shadow banking o fondos de direct lending que ofrecen préstamos alternativos. “Es saludable buscar alternativas. El coste no es mejor que el de la banca, pero hay que diferenciar entre coste nominal y el real, puesto que las entidades financieras te obligan a contratar otros productos”, añade Carles Escolano, socio fundador de Arboribus.
Condiciones
En medio de la recuperación económica, lo cierto es que la banca ha vuelto a abrir el grifo. Además, lo hace en un momento de favorables condiciones de financiación. El tipo de interés medio de los nuevos créditos de hasta un millón de euros, referencia con la que se identifican los préstamos a las pymes, marcó su mínimo histórico en mayo al establecerse en el 3,46%. Se trata del nivel más bajo registrado por la tasa anual equivalente sin incluir comisiones (TEDR) desde que el Banco de España empezó a publicar estas estadísticas en enero de 2003.
Es, sin duda, una tentación para que la pymes vuelva a recurrir al crédito tradicional, pero puede ser un error. “Ahora que la banca vuelve a abrir el grifo, las empresas deben acordarse de lo vivido y seguir apelando a las alternativas de financiación que tiene disponibles. Por ejemplo, si una empresa puede emitir al 3% y la banca te da el 2%, sería un error ir a la banca”, sostiene Adolfo Estévez, director de Axexor Rating.
En este sentido, Juan Luis Fernández-Rubíes, director general de Aval Madrid, recuerda que aunque efectivamente el crédito neto está aumentando, “lo cierto es que no llega a la pyme más pequeñas, principalmente a aquellas que cuentan con hasta diez empleados o facturan poco más de 1,5 millones de euros”. “Aquí cumple un papel importante las Sociedades de Garantía Recíproca”, añade.
Tal y como apunta Ana Vizcaíno, consejera delegada de Cersa, el problema es que hay muchos fondos de deuda que sólo prestan a compañía con un ebitda superior a los cinco millones. Y los bancos también suelen contar con mucha rigidez para atender a este segmento de la micropyme. De ahí que estén estudiando una alternativa pública, en forma de fondo de deuda, para atender a estas empresas más pequeñas con dificultades para acceder al crédito. Según adelantó EXPANSIÓN, el objetivo es dotar a este nuevo vehículo de cerca de 1.000 millones de euros para dotar de financiación a esas compañías que tienen un tamaño más reducido.
Se trata de ir aproximándose al modelo estadounidense, donde más del 70% de la financiación procede de los mercados de capitales. No se trata de sustituir de forma completa la financiación bancaria, sino de buscar alternativas en un momento en el que la regulación está exigiendo altos niveles de capital al sector financiero. “Vemos las nuevas alternativas como complementarias. No podemos estar en todos los segmentos de financiación de una pyme. Es necesario que las pymes tengan una estructura financiera más diversificada”, apunta Raquel Martínez, directora de riesgos de Ibercaja. “Hemos firmado acuerdos con entidades financieras para que cuando haya proyectos que no quieran financiar nos los reenvíen a nosotros”, añade Bruno Fernández, consejero delegado de Enisa, quien apuntó la necesidad de que haya una mayor colaboración público-privada.
Importancia del tamaño
Todos los expertos que asistieron al Observatorio apuntaron la necesidad de que las pymes aumenten su tamaño. “Hay que convencer a los empresarios de que es más importante tener el 10% de algo muy grande que el 99,9% de algo pequeño. Cada vez hay más fondos extranjeros que buscan proyectos españoles de todo tipo”, justifica Fernando Navarrete, director general de Estrategia y Financiación del ICO. “Cuanto más grande sea una empresa, más fácil lo va a tener para acceder a la financiación”, añade Salvador Marín, presidente de Cofides. Vizcaíno coincide con esta opinión: “Necesitamos que la micropyme se convierta en pyme. Y para ello se debe fomentar la financiación no bancaria”.