• 21 millones

    de seguidores diarios

  • Líder de Prensa

    digital en España

  • Una amplia gama

    en revistas líderes en su segmento

Noticias

Compromiso de la empresa y perspectiva financiera

Ante los problemas de viabilidad del sistema de pensiones, los participantes del Observatorio organizado por EXPANSIÓN recomiendan a los trabajadores planificar con más tiempo y destinar más recursos al ahorro a largo plazo.

​La base de la pirámide de población se estrecha cada vez más. Por primera vez, en los primeros seis meses de 2015 el número de defunciones superó al de nacimientos, cruzando así la línea del crecimiento vegetativo negativo, y poniendo en duda la salud del actual sistema público de pensiones. Se estima que para 2020 alrededor de un 20% de los españoles tendrá más de 65 años, una tendencia que hace imposible mantener el nivel actual de retribuciones y que obliga a directivos y trabajadores a comenzar a planificar su futuro financiero de la mano de las empresas.  
Ésta fue una de las principales conclusiones a las que se llegó en el observatorio sectorial sobre Planificación de la jubilación de empleados y directivos: Compromiso de la empresa y perspectiva financiera, organizado por EXPANSIÓN, en colaboración con Nationale Nederlanden. Un evento que contó con la presencia de Jordi García Viña, director del departamento de Relaciones Laborales de la CEOE; Fernando Barrientos, director de Gestión de RRHH Corporativos de Grupo Dia; Antonio Freije, Country HR Manager de ABB; Emilio Ruiz-Roso, director de Gestión de Recursos Humanos de Leroy Merlin España; Elvira Alcalá-Zamora, directora de Gestión de Recursos Humanos de Cisco España; José Luis Risco, director de Recursos Humanos de EY; Daniel Fernández, director de Áreas Corporativas de GDF Suez Energía España; Luis García Peñafiel, responsable de Selección y Desarrollo RRHH de Bosch España; Mikel Maylin, director comercial de Nationale Nederlanden Employee Benefits; y Miguel Álvarez, subdirector general de Nationale Nederlanden.  
En opinión de los ponentes, en España prima un pensamiento cortoplacista que muchas veces hace que los trabajadores no destinen los suficientes recursos al ahorro a largo plazo. Un problema cultura que las sucesivas reformas acometidas hasta la fecha no han conseguido resolver y que requiere del compromiso tanto del mundo de la empresa como de la propia Administración. “Tenemos un sistema que se hizo hace 40 o 50 años cuando la esperanza de vida era la que era, pero el mundo ha cambiado. En España todos los organismos no empresariales toman medidas por el que dirán pero no hacen una reforma estructural de nada y para nada”, destacó José Luis Risco. Una opinión suscrita por el responsable de RRHH de Bosch, para quien “falta comunicación por parte del Gobierno para hacer ver que el pensamiento cultural que tenemos, centrado en el corto plazo, debe cambiar”.  
En este sentido, los participantes en el debate lamentaron la decisión de eliminar los incentivos fiscales de los planes de pensiones de empleo y reclamaron al Ejecutivo una mayor claridad y estabilidad legislativa. “Es complicado hacer una planifican a medio y largo plazo sin una estabilidad fiscal y legislativa”, indicó el director de Recursos Humanos de EY. “Si yo pudiera pedir algo al legislador sería más claridad”, apuntó, por su parte, Fernando Barrientos. Una preocupación compartida por Antonio Freije, quien se preguntó “cómo puede adquirir la compañía compromisos en el largo plazo respecto a los planes de pensiones” en estas condiciones.  
A juicio de los ponentes, son las empresas las que deben liderar esta transformación cultural empezando por concienciar al trabajador de la necesidad de destinar recursos a un plan de previsión social complementario, al margen de la pensión pública de jubilación, que les asegure un nivel de vida lo más parejo posible al que han mantenido durante su vida laboral. “El rol que hoy en día desempeñamos las empresas no es sólo privado, es cada vez más social y debemos introducir entre nuestros empleados una visión de largo plazo y una educación financiera”, subrayó Emilio Ruiz-Roso. Unos instrumentos “muy validos”, como apuntó el director comercial de Nationale Nederlanden, para que “trabajadores y directivos sepan cómo va a ser su salida de la empresa y puedan planificar su futuro”. A este respecto, Miguel Alvarez, destacó el “efecto positivo que ha tenido la crisis para que las personas tomen conciencia de la importancia de ahorrar para su jubilación”. “Entre empresas y trabajadores quienes tienen que tomar la iniciativas son las compañías”, añadió.  
Prueba de esa toma de conciencia, son los 99.429 millones de euros en los que se situó el volumen de activos de los fondos de pensiones en España el ejercicio pasado, su máximo histórico, según los datos de Inverco. Y es que, como destacó Elvira Alcalá Zamora, la planificación financiera es algo que, dada la evolución del sistema de pensiones, no puede esperar. “El que empieza a aportar a sus planes de pensiones a los 45 años ya llega tarde, tiene que comenzar antes de los 30 años para que su complemento sea atractivo en el futuro”, señaló. “Una herramienta interesante para que el empleado se conciencie es ofrecerle una simulación de la que sería su futura pensión. Nosotros lo hicimos en 2014 y creemos que fue un ejercicio muy valorado”, concluyó el director de Áreas Corporativas de GDF Suez Energía.