• 21 millones

    de seguidores diarios

  • Líder de Prensa

    digital en España

  • Una amplia gama

    en revistas líderes en su segmento

Noticias

Confesiones de la santa de Ávila

La Esfera de los Libros edita 'Teresa, la mujer', un trabajo en el que la autora, Helena Cosano, pone voz a la santa de Ávila en lo que serían sus confesiones a las puertas de la muerte.

​La escritora Helena Cosano acaba de publicar su nueva novela Teresa. La mujer, un trabajo editado por La Esfera de los Libros en el que ha puesto voz a la santa en lo que serían sus confesiones a las puertas de la muerte. En palabras de la autora, «esta novela pretende tener un enfoque diferente, y ese precisamente es el reto. Al imaginarla a las puertas de la muerte, Teresa es totalmente libre».  
 
Sobre santa Teresa se han escrito miles de páginas, pero la sombra de la monja mística y de la escritora y fundadora de conventos a menudo nos esconde a la mujer de carne y hueso, con sus virtudes pero también sus flaquezas, sus dudas y sus errores. Con ocasión del quinto centenario del nacimiento de Teresa de Jesús se han publicado numerosas obras sobre ella, biografías al uso, estudios académicos, novelas históricas que ahondan sobre uno u otro aspecto de su vida, la confrontación con la Inquisición o su trato con personajes poderosos de la época. En cambio, este libro pretende ser una síntesis del conjunto de su existencia, como si la propia santa mirara atrás justo antes de morir y resumiera lo vivido y lo aprendido, y lo reinterpretara, atreviéndose a confesar lo que nunca antes pudo decir.  
 
¿Cómo era realmente Teresa de Cepeda y Ahumada? ¿Cómo pensaba, cómo sentía? La escritora, diplomática y traductora literaria Helena Cosano intenta responder a esas preguntas. Así, en esta novela, la imagina totalmente libre, revolucionaria y, ante todo, mujer. Sin temor al qué dirán, a sus directores espirituales, a la Inquisición; libre como solo se puede ser cuando ya no se espera nada de nadie y quedan muy pocas horas de vida. ¿Qué nos diría una madre Teresa anciana y enferma si aún tuviera todas sus facultades y suficiente fuerza para sostener una pluma y escribir, si supiera que ya no tiene nada que temer, ni a los poderosos, ni a sus más terribles enemigos? Si supiera que su alma está a punto de reunirse con su Señor, quizá sería este el testamento que nos legaría.