• 21 millones

    de seguidores diarios

  • Líder de Prensa

    digital en España

  • Una amplia gama

    en revistas líderes en su segmento

Noticias

Foro 'Fondos ISR: Rentabilidad y responsabilidad'

Los ponentes del encuentro, organizado por el diario económico de Unidad Editorial, señalan que hay que concienciar al ahorrador de que la sostenibilidad empieza a pagar mejor que antes.

​“Lo que España necesitaba era un impulso, un cambio, desde el punto de vista regulatorio para que la inversión socialmente responsable empezara a marchar, a funcionar. Y el impulso nos viene desde fuera. En concreto desde la Cumbre de París que será, sin ninguna duda, fundamental para que tanto instituciones, como Gobierno y empresas miren este tipo de inversiones de una forma mucho más activa y más interesada”, según Gonzalo Rengifo, director general de Pictet, durante el Desayuno de Trabajo sobre Fondos ISR (Inversión Socialmente Responsable): Rentabilidad y responsabilidad, ¿es posible?, organizado por EXPANSIÓN en colaboración con Spainsif.  
Los expertos expusieron su convicción de que sí tiene sentido la gestión socialmente responsable. “Es perfectamente compatible con la rentabilidad”, explicó Nuria Trio, directora general adjunta de Amundi Iberia, a lo que Sol Hurtado de Mendoza, directora general de BNP Paribas Investment Partners, añadió que cada vez hay más interés por la responsabilidad social y las inversiones responsables. “Somos uno de los firmantes del Pacto de Inversión Responsable, alianza de inversores institucionales conscientes de que había que hacer algo para alinear la rentabilidad con la responsabilidad”.  
Desde el punto de vista de las entidades que hacen la función de depositaria y no de gestión, Javier Planelles, director de operaciones de Cecabank, señaló que perciben en los fondos de pensiones colectivos la necesidad de tomar políticas activas de gestión de criterios ambientales, de criterios sociales, de los criterios de gobernanza en las empresas en las que se invierte, lo que a su vez sirve para empujar a las propias gestoras para que adopten decisiones “utilizando estos criterios extra financieros, criterios de sostenibilidad, sin dejar de lado la rentabilidad”.  
España tiene un gran potencial en el desarrollo de este tipo de productos ya que parte de porcentajes menores respecto a otros países, según coincidieron en señalar los ponentes que, respecto a las nuevas tendencias en inversión socialmente responsable y las soluciones que hay por delante, aseguraron que se está avanzando rápidamente, “aunque el camino no ha sido fácil”, dijo Gonzalo Rengifo.  
“La mayor base que Pictet tiene en ISR, radica en Fondos de pensiones del norte de Europa. Casi el 80% de nuestros inversores. Aquí en España, la demanda minorista, no institucional, sigue siendo bastante escasa. Por lo tanto, hay que concienciar al ahorrador de que es posible conciliar la inversión responsable con rentabilidad y de que la sostenibilidad está empezando a pagar mucho mejor que antes”.  
Nabil El-Asmar Delgado, Head of Client Relationship Management Iberia Candriam, añadió en este sentido que la gestión ISR puede ser tan o más competitiva que la gestión tradicional. “La gestión de ISR puro y duro representa el 20% de nuestros activos. En España y Portugal, el 1,5%. No obstante, su desarrollo se está acelerando no solo porque puede ser igualmente rentable sino porque puede ser una herramienta para evitar determinados riesgos como el escándalo de BP en el Golfo de Méjico o lo sucedido en Volkswagen. Con esto no quiero decir que la inversión en ISR sea una fórmula mágica pero, desde luego, ayuda a mitigar determinados riesgos”.  
MOTOR DEL CAMBIO Desde BNP Paribas, dijo en este sentido Nuria Trio, “creemos que aplicar los criterios ambientales, sociales y de buen gobierno, es fundamental a la hora de que las empresas sean el motor del cambio en cuanto a la rentabilidad y la viabilidad futura. Hay ejemplos clarísimos en sectores como la minería, como el petróleo. Hoy, por hoy, por ejemplo, y sobre todo después de la reunión de la Cumbre de París, cuando se habla de energía lo que se está persiguiendo es el conseguir la decarbonización de las carteras para evitar generar emisiones de efecto invernadero”.   Y en este contexto favorable para el desarrollo de las tendencias y aplicaciones en los fondos de inversión socialmente responsable, ¿cómo se crea valor para el inversor con una estrategia sostenible?  
“La forma de añadir valor es enorme”, apuntó Sol Hurtado de Mendoza y añadió que, aparte de detectar los riesgos antes de que surja el problema, lo cierto es que se abre un gran mundo de oportunidades. “Los fondos temáticos, por ejemplo, y todo lo que supone captar las grandes tendencias, como el aumento de la población, el envejecimiento, el acceso a la alimentación... Ser capaces de verlo y actuar a través de la inversión socialmente responsable es también valor añadido. Soluciones que se adaptan a las necesidades de los clientes y que realmente aportan valor”.  
“Y es lo primero que se debería de asimilar”, dijo Gonzalo Rengifo. “Hay capacidad y alternativas de inversión y tiene la misma estructura que cualquier otro Fondo al que estamos acostumbrados. En definitiva, ya no se pueden poner excusas para no mirar la ISR como miraríamos cualquier otro tipo de inversión. Cuando hablamos de invertir en empresas sostenibles, lo que se ha demostrado además de la rentabilidad es que existe una mejor gestión del riesgo a la hora de identificar compañías. Se trata por tanto de un factor añadido”.   Para Nabil El-Asemar Delgado no se debe olvidar que estamos hablando de un vehículo que sirve para canalizar el ahorro de un grupo de clientes que tienen un objetivo de inversión, un nivel de riesgo asumible y un horizonte temporal. “La gente asocia un fondo ISR a algo puramente altruista. De tal manera que lo mejor es poner el énfasis precisamente en eso, en que es un vehículo de inversión”.  
“Desde el punto de vista del depositario”, aseguró Javier Planelles, “se aporta valor en la defensa del partícipe mediante la capacidad de controlar que el Fondo en el que está invirtiendo, aplica esos criterios que lo definen teóricamente”.