• 21 millones

    de seguidores diarios

  • Líder de Prensa

    digital en España

  • Una amplia gama

    en revistas líderes en su segmento

Noticias

El sector farmacéutico busca marcos regulatorios

Durante el Observatorio organizado por EXPANSIÓN y el Grupo Cofares, los expertos resaltaron la importancia de las decisiones del gobierno en el campo de la sanidad.

​El sector farmacéutico se desenvuelve en un entorno complejo en el que influyen varios factores. Uno de los más importantes es la necesidad de investigar y desarrollar nuevos productos lo que implica grandes inversiones que representan, en este momento, el 21% en todo lo que supone la I+D en España, con crecimientos en los últimos años del 7% y en un escenario en el que los genéricos copan prácticamente el 50% del producto.  
Además, el sector ha colaborado con su principal cliente, las Administraciones públicas, en el reciente recorte del gasto cuya contención ha supuesto un ahorro de 5.800 millones de euros.  
“Estamos ante un sector estratégico para los países desarrollados, no solo por su contribución a la salud sino desde el punto de vista económico”, señaló Humberto Arnés, director general de Farmaindustria, durante el Observatorio organizado por EXPANSIÓN y el Grupo Cofares sobre el Sector Farmacéutico.  
SECTOR EXPORTADOR  
Se trata del cuarto sector exportador de la economía española que el año pasado vendió al exterior por valor de 11.000 millones y que genera un empleo altamente cualificado del que un 95% es estable. Aseguran los expertos que si alguna industria está llamada a ser el paradigma del nuevo modelo económico, el sector farmacéutico tiene todas las papeletas.  
Por eso, dicen que en un sector intervenido, como es este, la acción del Estado es fundamental para que las expectativas se concreten de manera pragmática. El 80% del mercado farmacéutico lo constituye el mercado público por lo que las decisiones de gobierno son determinantes para su futuro. Un futuro vinculado al desarrollo de unos marcos regulatorios y económicos estables y al factor de la predictibilidad en un escenario de incertidumbre.  
“La predictibilidad para el empresario es fundamental”, dijo Humberto Arnés, “en un sector intervenido, todavía más. Cualquier normativa afecta directamente a la hora de ajustar la actividad inversora a medio y largo plazo. Buscar pactos, protocolos o consensos, se convierte en un ejercicio imprescindible en estos momentos”.  
Añadió al respecto Carlos González Bosch, presidente de la Comisión de Sanidad, Asuntos Sociales e Igualdad de la CEOE que el sector de la sanidad es de los pocos donde hay posturas ideológicas que perduran. “Vienen tiempos de negociación, efectivamente, entre el sector farmacéutico y las Administraciones, sean del color que sean, y la predictibilidad tendrá mucho que ver en cómo nos comportemos a la hora de poner encima de la mesa las grandes ideas. Nosotros, junto con la Educación, hemos sido siempre polos de confrontación ideológica”.  
“Estamos en un país en el que pervive un perjuicio negativo hacia todo lo que sea empresa”, argumentó Jordi Rementoll, presidente de Anefp, para el que, en el caso de la empresa farmacéutica todavía es más evidente. “Echamos en falta apoyo institucional. Hay muy poca sensibilidad hacia el hecho de que las industrias son los grandes recaudadores de impuestos, que vendemos en todo el mundo pero que, al final, donde invertimos es en España. Cuando empezamos a discutir sobre ese asunto, encontramos muy poca interlocución”. Es necesario dar una imagen real de la industria farmacéutica porque tiene muchos atributos que a veces se ignoran. “Somos de libro en temas de responsabilidad social corporativa”, explicó Humberto Arnés, “y además tenemos las tres íes que todo país desea: internacionalización, industrialización e innovación”.   Se mostró pesimista, en este sentido, Juan Ignacio Güenechea, vicepresidente de Fedifar, al considerar que operan factores sistémicos con Un factor determinante en la generación de ahorro es la simbiosis entre farmacia y el auto cuidado de la salud una elevada carga ideológica. “Tenemos que vencer paradigmas adversos muy importantes”, afirmó.  
Menos adversos son, sin embargo, en el ámbito local, para Raúl Díaz Varela, presidente de Aeseg, porque, una mayor proximidad geográfica hace que se entienda mejor que se trata de una industria que aporta valor y que genera empleo. “Pero luego, llega al ámbito nacional y esa percepción se pierde. Hace falta una labor de comunicación para intentar sensibilizar a todos los niveles “.  
“Y es que, además”, añadió Jordi Rementoll, “no somos capaces de explotar que seguramente es el sector locomotora más importante del país”. “Se ve el medicamento como un problema, cuando es una solución”, apuntó Joaquín Rodrigo, presidente de Biosim. “Y en este sentido y hablando de gasto, si miras el coste medio del vademécum que tenemos con 500 referencias, no supera los 3 euros y muchos están a céntimos la unidad. Se pueden comparar con el precio de un chicle y, sin embargo, están sometidos a un proceso de calidad y de supervisión exhaustivos”.  
Para Juan Ignacio Güenechea, de Fedifar, la terminología recurrente que se refiere al gasto no define lo que significa el medicamento en la sanidad moderna y su importancia. “Ya no somos un problema porque, en términos cuantitativos, estamos en gasto per cápita en la zona media de los países desarrollados. Cuestiones políticas aparte, deberíamos de dejar de ser el foco de atención en este sentido”.  
INTERPRETACIÓN  
“Creo que en España no existe ya un problema de gasto farmacéutico, sino un problema de interpretación de lo que es la inversión en farmacia entendiendo el aumento en la calidad de vida de la población y teniendo en cuenta que España goza de uno de los mejores sistemas sanitarios”, dijo Carlos González Bosch.  
Un factor determinante en la generación de ahorro es la simbiosis entre farmacia y el auto cuidado de la salud. Jordi Rementoll explicó que la estructura actual del modelo sanitario, “hace muy difícil ir en la dirección de la prevención, algo que si se puede conseguir con el autocuidado de la salud”.  
Los medicamentos genéricos han jugado un papel fundamental a la hora de controlar costes. “La entrada de genéricos, hace ahora 20 años”, apuntó Raúl Díaz “ha sido un regulador claro del precio, ha liberado recursos económicos para añadir nuevos medicamentos innovadores y ha generado un ahorro de más de 13.000 millones en tan solo 13 años”.