• 21 millones

    de seguidores diarios

  • Líder de Prensa

    digital en España

  • Una amplia gama

    en revistas líderes en su segmento

Noticias

Financiación del crecimiento empresarial

EXPANSIÓN, junto con Ibercaja, ha organizado un un observatorio donde se valoró el papel de las entidades bancarias para la financiación y el crecimiento empresarial.

La última medida de Mario Draghi quería dar oxígeno a las empresas a la hora de conseguir financiación. Sin embargo,la bajada a cero de los tipos de interés del Banco Central Europeo no parece acompañar al tejido empresarial español,formado en más un 99% por pymes. Ésta fue una de las conclusiones a la que llegaron representantes de distintos sectores durante el Desayuno de trabajo Financiación del crecimiento empresarial, organizado por EXPANSIÓN y patrocinado por Ibercaja, donde se valoró el papel de las entidades bancarias en la financiación y se ofrecieron propuestas para impulsar el crecimiento empresarial. En este escenario, la pregunta clave es por qué no se percibe esa mayor fluidez de crédito; una cuestión a la que respondió David Romera, jefe de Gestión del Riesgo de Crédito a empresas de Ibercaja.

“Las entidades tenemos la responsabilidad de recoger ahorros y canalizarlos en inversiones, y es nuestro compromiso dar el dinero a quien sabemos  que lo va a devolver, porque ese dinero no es nuestro”, defendió, por lo que se hace imprescindible un “análisis escrupuloso de cada proyecto para comprobar su solvencia y su capacidad de retorno”.​

Condiciones

Para Romera, la condición necesaria para obtener financiación es “la implicación del promotor”. A esto sumó los siete puntos que los bancos tienen en cuenta para conceder un crédito: experiencia en el sector; asunción de riesgos; compromiso; despliegue gradual de la compañía; capacidad de reacción y planes de contingencia; previsiones realistas y diversificación; y, porúltimo, confianza mutua entre cliente y entidad. El representante de Ibercaja quiso insistir en que “todos los proyectos, a partir de cierto momento, son financiables”. 

Esta fórmula ofreció resquicios para Isabel Llorens, una de las fundadoras de Rusticae, creada en 1996. “Nacimos sin financiación pero, cuando la hemos necesitado nuestra experiencia no ha sido buena. Es muy frustrante porque demuestras que el proyecto es rentable pero aun así te piden que avales tu casa”, lamentó Llorens, que criticó que “el riesgo del emprendimiento se busca en un número: el neto patrimonial”. Así, la empresaria animó a los bancos a buscar nuevos barómetros “que reconozcan otros factores más allá del patrimonio”. Llorens denunció también la falta de protección de los pequeños empresarios y, para solventarlo, propuso la creación de un fondo de rescate para “aquéllos que tienen la valentía de arriesgarse”.​ 

La empresa de Play The Net nació en 2011 con capital propio y ha tenido dos grandes ampliaciones, la última el pasado mes de diciembre, cuando aumentaron el capital en más de cuatro millones de euros sin el respaldo de entidades financieras. “Nuestra experiencia es que si quieres​ hacer un crecimiento muy rápido tienes que contar con financiación de inversores”, relató Luis Miguel Vindel, CEO y fundador de Play The Net. En su caso, el ser una empresa tecnológica ha supuesto un “hándicap”, porque “las entidades valoran más fácilmente un inmueble que este tipo de compañías”.​ 

Incertidumbre 

Vindel citó una de las grandes firmas españolas, como Inditex, un ejemplo de crecimiento y recordó a los bancos su papel crucial en la expansión: “Al principio, hubo un momento en que Amancio Ortega estuvo muy endeudado; siempre hay saltos en la vida de una compañía en los que las entidades financieras tienen que apoyarte enormemente. Si Inditex no hubiese tenido este apoyo, difícilmente hubiera llegado donde está”, sostuvo. 

Otro de los momentos clave en los que se hace necesaria la financiación es la internacionalización. Implaser, una compañía nacida en 1999 y dedicada al ámbito de las pegatinas y señalización, prepara ahora su entrada en EEUU y su vocación internacional queda patente en que exporta a 25 países. Juan Pardo, fundador y presidente de la compañía, defendió que hay que acompañar este proceso conrecursos y trasladar a persona al país de destino, lo que supone un elevado coste. Sin embargo, la presencia internacional tiene una gran ventaja: da seguridad más allá de las políticas del país: “Nosotros tenemos un plan B: si en España se ponen difíciles las cosas, dejamos aquí una delegación y llevamos nuestra estructura a otro sitio; por las características de nuestra empresa, podemos estar en cualquier país”.​ 

Los ponentes pusieron el foco en la influencia del plano político en la empresa y citaron algunos efectos: "La incertidumbre es real y en España no se va a invertir hasta que los partidos busquen una solución", comenzó Pardo, que destacó que "se ha parado la creación de empleo porque ha cundido el miedo a la hora de contratar". En el ámbito de la contratación, los ponentes aplaudieron los efectos la última reforma laboral, que ha supuesto en estos momentos "un balón de oxígeno para no caer y seguir contratando", en palabras de Isabel Llorens, que advirtió: "Si la quitan, sería un drama".

Desde Ibercaja admitían también posibles efectos del contexto actual: "Aunque el BCE ha animado a dar crédito, desde mediados del año pasado se ha realentizado la demanda; no sé si es por la situación política, por el entorno o porque el empresario tiene miedo a financiar aventuras más allá del día a día, pero se percibe", apuntó. 

Cultura emprendedora

Para el fomento de las pymes, contemplaron la necesidad de un cambio cultural, y durante la charla se plantearon soluciones desde el ámbito bancario al estatal, pasando por el terreno formativo. Vindel destacó que "hay países en los que impulsan a compañías nacionales para que crezcan fuertemente y haya una generación de empleo" y reclamó esas políticas, proponiendo que las entidades dediquen un apartado "destinado a la economía real" y al apoyo a empresas.  

En este sentido, el representante de Ibercaja también subrayó la importancia de que el Estado reconozca el valor del emprendedor e instó a "buscar fórmulas para que el pequeño y medio empresario esté protegido". "España es un país de pymes, los que crean riqueza son los empresarios nacionales y cuidarlo es una labor de todos". Para fomentar las iniciativas emprendedoras, Isabel Llorens propuso cambios en la educación, con la introducción de una asignatura dedicada al emprendimiento, y así "promover la cultura del esfuerzo y conseguir una sociedad más equilibrada". 

Pese a la difícil situación que atraviesa la pequeña empresa, desde Lord Wilmore, pionera en gafas graduadas online, José María Sabater destacó lo positivo de la experiencia, también a nivel personal: "Es el mejor máster de la historia, el aprendizaje continuo es brutal porque empieza como algo pequeño y tienes que hacer de todo. Emprender es un estilo de vida". ​