• 21 millones

    de seguidores diarios

  • Líder de Prensa

    digital en España

  • Una amplia gama

    en revistas líderes en su segmento

Noticias

'Cloud computing’ para la movilidad empresarial

Los participantes en el Observatorio sobre 'Cloud Productivity', organizado por EXPANSIÓN, confirman las soluciones en la 'nube' como paso ineludible para la transformacion digital.

El cloud computing se impone como un paso ineludible para la transformación digital. La revolución de la movilidad y la aceleración de los procesos convierten al cloud en un soporte atractivo para las compañías en cuanto a ahorro de costes y aumento de la productividad. Sin embargo, el verdadero reto al que ahora se enfrentan es la adaptación a esta nueva forma de trabajo, un tema abordado en el Observatorio sobre Cloud Productivity, organizado por EXPANSIÓN y patrocinado por Hewlett Packard Enterprise (HPE) y Microsoft, que ahondó en este asunto y planteó las claves para esta nueva era cloud.   ​
​Para Francisco León Barroso, CIO de Decathlon Spain, la nube ya no es una opción. La razón, defendió, es que otorga velocidad y flexibilidad, dos nociones imprescindibles para adaptarse al escenario digital: “Además, para nosotros también es necesaria la disponibilidad de la información en cualquier punto, y esto hace que el cloud sea una verdadera obligación”, detalló. 

​César Quintana, CIO de OHL, destacó el papel crucial de la nube en momentos puntuales gracias a su “versatilidad”. “Lo usamos en procesos transversales, como cuando abrimos una delegación o para una obra concreta, y para otorgar infraestructuras sin hacer una inversión ad hoc”, apuntó. Rafael Abreu, CIO de Bergé, narró la apuesta por la nube que su compañía lleva a cabo desde 2010: “Vemos el cloud como una palanca de innovación porque da más opciones más especializadas y permite que nuestros departamentos se centren en el negocio y no tanto en tecnología”. 

“Hemos pasado del lado oscuro, donde nada se podía poner en cloud, a que ahora nos animen a ello”, comenzaba Esteve Mitjavila, director de Infraestructure Architecture de Banco Sabadell, que citaba algunas causas que han propiciado el cambio de mentalidad: “Incluso la UE y el BCE han hecho movimientos en ese aspecto moviendo tecnología hacia cloud y haciéndolo público, lo que está motivándonos mucho más”. 

Apuesta a medida

​​La irrupción de la nube parece incontestable y la cuestión no está ya en si adoptar o no este sistema; sino en el proceso de adaptación de cada empresa, donde es esencial el concepto de cloud híbrida, lanzado por Oriol Pujol Romanyà, jefe de Movilidad y Centros de trabajo de HPE, consistente en “repartir las cargas de trabajo entre cloud pública y privada, incluso ir cambiando a lo largo del tiempo según varían las estrategias de compañías”. 

Esta fórmula gradual también fue defendida por Esther Málaga García, directora de Tecnología de Ferrovial: “El cloud es una solución muy válida, pero no para todo. Nosotros hemos llevado allí procesos de negocio, siempre y cuando no sean procesos core”, sostuvo. En su opinión, “es el momento del sentido común” a la hora de trasladar datos más sensibles del entorno privado al público. “El cloud público puede dar grandes ventajas pero tienes que tener claro para qué la usas”, remachó. 

​​La revolución tecnológica ha traído cambios en los hábitos de trabajo, de la mano de una nueva generación, según manifestó Pujol, de HPE: “Los millennialsserán el 50% de la masa laboral en 2020 y quieren encontrar en su trabajo lo que tienen en casa”. En este punto, Pere Nebot, CIO de CaixaBank, puso el acento en que los nativos digitales “están acostumbrados a hacer todo en cualquier lugar y el cloud permite hacerlo de una forma segura”. “Con nuestro cloud interno, este año hemos conseguido movilizar a 20.000 empleados, que con su dispositivo hacen lo mismo que hacían en la oficina, pero en la calle”, destacó. 

“Nos enfrentamos a realidades muy cambiantes”, comenzó Antonio Budia, director de Unidad de negocio de Productividad y Colaboración de Microsoft, que destacó la importancia de “adaptar ese cloud a las necesidades de cada momento” y fijó el objetivo en “facilitar a la compañía y al individuo el poder hacer más en un mundo móvil; con una movilidad centrada en la experiencia del usuario y en dónde se encuentre”. 

Seguridad y pymes 

​​El representante de Microsoft destacó dos motivos principales por los que la opción cloud gana atractivo en pequeñas y medianas compañías: “Les permite acceder a la tecnología de las grandes empresas con un coste mínimo y sin tener a parte de su plantilla gestionando eso”, aseguró Budia. La segunda razón es que “les permite crecer a su ritmo con el servicio de pago por uso y dar respuesta a necesidades puntuales sin tener que invertir en CPD (Centro de Procesamiento de Datos) o entornos físicos”. “El 81% de las pymes decide irse a la nube porque la ve más segura”, afirmó Budia, que definió a la seguridad como “una de las grandes ventajas de la nube, pero a al vez uno de los motivos por los que algunos dudan”. 

​Esta situación fue calificada por Blas Labrador, consejero delegado de ICM, como un “contrasentido”. “La seguridad que ofrece la nube es altísima, otra cosa es la percepción”, expuso Labrador, que afirmó que “no hay una pérdida de seguridad, sino una pérdida de control”. Este cambio consiste en que “ya no te ocupas de que el dato esté ahí, sino que confías en un tercero que presta un servicio de manera segura”, destacó Labrador, que puso una analogía: “Pasa igual con las tarjetas de crédito, que dependen de un tercero en el que confías”. 

La incidencia cloud en la empresa conlleva un cambio organizacional en varios sentidos. “Por encima de la tecnología, es muy importante el aspecto cultural”, señaló Budia. Desde HPE, Pujol Romanyà insistía en la importancia de “educar y conseguir un cambio en los hábitos de los empleados. Así, incidió en que esta revolución cloud “no es sólo un cambio tecnológico, sino otros aspectos que hay deben acompañar”. 

CIO de Decathlon, León Barroso narró la evolución de las áreas IT y resaltó la necesidad actual de una labor pedagógica: “Ya no tenemos ese rol de control, pero tenemos que enseñar y ser parte de ese cambio cultural”, observó. Abreu, por su parte incidió en el nuevo papel “impulsor” del departamento tecnológico: “Si te cierras en banda, vas a ser desintermediado; la oportunidad ahora es dar un paso adelante y liderar los cambios”. Desde ICM, Blas Labrador defendió la importancia de equipos multitarea: “La clave de futuro es que trabajemos conjuntamente con las demás áreas. Ahora que todos quieren participar, aprovechémoslo”.