• 21 millones

    de seguidores diarios

  • Líder de Prensa

    digital en España

  • Una amplia gama

    en revistas líderes en su segmento

Noticias

El coche autónomo, ficción hecha realidad

EXPANSIÓN reúne a representantes del sector automovilístico en sus jornadas organizadas para debatir la transformación digital en este campo, con nuevos servicios y oportunidades de negocio.

El coche fantástico ha salido de la pantalla para instalarse en nuestras carreteras. Si la conducción autónoma, la monitorización o la conexión telemática del vehículo eran, hace poco, ingredientes de ciencia ficción, hoy se presentan como el gran reto para compañías automovilísticas, casas aseguradoras y los actores que traen nuevas fórmulas de movilidad, como el coche compartido. Representantes de estos campos fijaron los próximos desafíos durante la Jornada Coche conectado; Seguridad y entretenimiento. Nuevas oportunidades de negocio, organizada por EXPANSIÓN y Bosch Service Solutions.


“Uno de cada cinco automóviles lleva algún dispositivo de conectividad”, comenzó Sergio Piccione, subdirector de El Mundo. Esta cifra tiene previsto multiplicarse en los próximos años y en 2020 tres de cada cuatro vehículos estarán conectados, apuntó Daniel Rodero, director de márketing y ventas de España y Portugal de Bosch. “El reloj está en marcha”, remachó.

El servicio más valorado, según un estudio de Bosch Service Solutions, es el de e-Call, la llamada automática de emergencia en caso de accidente, que será obligatoria por ley en 2018 y por la que el 63% de la población estaría dispuesta a pagar. Otro de los servicios mejor considerados está orientado a la prevención, con un dispositivo que detecta las anomalías del coche para evitar accidentes.

La monitorización del automóvil –con el lanzamiento de ofertas personalizadas elaboradas a partir de la información enviada por el vehículo– es otro de los servicios más apreciados, mientras que en cuarto lugar está el infotainment, que tiene por objetivo “hacer los teléfonos móviles extensibles a los coches”, expuso Rodero.

“La demanda de estos servicios está creciendo, sobre todo en las nuevas generaciones”, advirtió Eduardo Rodríguez, director general de Bosch España y Portugal, que ejerció de moderador en la primera mesa redonda, De fabricantes a proveedores de movilidad.

Entre las ventajas del coche conectado, los ponentes destacaron el aspecto de la seguridad. Además de las llamadas de emergencia, los dispositivos de previsión o la ausencia de errores humanos en la conducción automática, Paula Bartolomé, directora de márketing de Opel, subrayó su papel en caso de robo: “Nos preocupa poder localizar el coche y bloquearlo para que nadie lo pueda conducir”, señaló.

La comodidad fue otro punto tratado: “Desde tu móvil vas a poder llamar a tu coche, te va a decir la ruta para llegar a tiempo, te vas a bajar en la puerta y va a aparcar automáticamente a una plaza de párking previamente reservada”, adelantó Jesús Presa Casado, director de comunicación de Renault España. “Hablamos de futuro y es un futuro muy cercano”, dictaminó.

Sin embargo, para que la conducción automática sea completamente aplicable hace falta la colaboración de distintos actores, sostuvo Leyre Olavarria, responsable de Conectividad de Seat: “La infraestructura de las ciudades –las Administraciones, gasolineras o párking– deben acompañar; a los conductores les resulta muy sencillo reservar aparcamiento, pero la ciudad también conseguirá disminuir la polución”.

Desde BMWI, Francisco Domínguez, su responsable de desarrollo de negocio, defendió la “conectividad como base de la innovación”, mientras que Iván Burgos, Connected Car manager de Porsche Ibérica, sugirió una fórmula para afrontar una evolución ya imparable: “Ser capaces de mantener el ritmo de innovación y seguir fieles al espíritu de nuestras marcas”.

El valor añadido de seguros

Las aseguradoras ven la conectividad como una vía para de “fidelizar a los clientes y abrir un abanico de servicios”, según Sergio Gómez Recio, de Mapfre. Esta nueva oferta sería un “valor añadido”, destacó Enrique Gómez, del Grupo Zurich en España, que les permitiría centrarse en la experiencia de usuario para cambiar el paradigma actual. “Nuestros clientes compran los productos para no usarlos, y si los usan es porque algo ha ido mal”, comenzó Agustín Matey, de Caser. Así, el coche conectado se presenta, según Jesús Carmona, de AXA, como “una oportunidad para cambiar la visión que tienen los clientes de las aseguradoras”, sentenció.

Revolución de la movilidad

El car sharing o coche compartido es el icono de la transformación del concepto de movilidad, donde “la propiedad ya no está de moda y se busca compartir”, resumió Alicia Gálvez, directora comercial de Alphabet España. Además de ser una forma de “movilidad sostenible” y de “economía colaborativa”, como destacó Iván Blázquez, de Ald Automotive, también es una experiencia accesible en el móvil. “El cliente quiere que todos nuestros servicios estén integrados en el smartphone”; apuntó Ignasi Fàbregas, de Avancar, mientras que el representante de Car2Go relató el funcionamiento de su compañía, que permite “localizar un coche, reservarlo y abrirlo o cerrarlo” a través del dispositivo.​​​​​​