• 21 millones

    de seguidores diarios

  • Líder de Prensa

    digital en España

  • Una amplia gama

    en revistas líderes en su segmento

Noticias

La crisis en Brasil, resuelta antes de lo previsto

EXPANSIÓN celebró su último encuentro 'Iberoamérica Empresarial' para debatir sobre la gravedad de la actual recesión política y económica en el país latinoamericano, y sus soluciónes.

La actual situación de crisis política y económica que sufre Brasil será revertida antes de lo previsto por los organismos multilaterales. Así lo aseguró Rubens Antonio Barbosa, presidente del Consejo Superior de Comercio Exterior de la Federación de Industrias del Estado de Sao Paulo (FIESP), durante el último encuentro Iberoamérica Empresarial, organizado por EXPANSIÓN, con el patrocinio de Ontier, Goya y Kreab y la colaboración de Fundación Consejo España Brasil y el IE Business School.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) estima que el Producto Interior Bruto (PIB) brasileño se contraerá un 3,8% este año. Sin embargo, Barbosa confía en el “efecto psicológico” positivo que tendrá el cambio de Gobierno. “La crisis económica del país tiene mucho que ver con la falta de políticas económicas; el Ejecutivo de Rousseff no ha contado con apoyos suficientes para sacar adelante ninguna iniciativa. Ahora, sin embargo, la normalidad se va a restablecer, la actividad económica se recuperará, volverán los inversores y las cifras macroeconómicas se recuperarán”.

Así, el experto señala que la economía brasileña crecerá entre un 0,5% y un 1,5% a partir del año que viene, la inflación caerá por debajo del 6% (actualmente está situada en el 7%) y la tasa de desempleo se reducirá por debajo del 11% que registra a día de hoy.

Barbosa analizó detalladamente los retos de la economía brasileña, cuya resolución está ahora en manos del gabinete formado por el presidente Michel Temer, que accedió al cargo el pasado trece de mayo tras iniciarse el proceso de impeachment contra Dilma Rousseff.

“El proceso de destitución no durará los 180 días fijados; para finales de julio o principios de agosto habrá una resolución porque Rousseff no cuenta con apoyos suficientes y seguirá siendo así a no ser que el Ejecutivo de Temer acabe siendo desastroso”, vaticina Barbosa, que fue embajador de Brasil en Estados Unidos entre los años 1999 y 2004, bajo el Gobierno de Fernando Henrique Cardoso.


Equipo técnico

Barbosa cree que los primeros pasos que ha dado Temer tras hacerse con la presidencia de Brasil son adecuados, porque ha situado a personas con formación técnica al frente de las principales instituciones económicas de Brasil. Dentro de esa estrategia se situa, por ejemplo, el nombramiento de Henrique Meirelles como ministro de Finanzas o de Pedro Parente como presidente de la estatal Petrobras; Parente fue ministro de Planificación en el Gobierno de Cardoso.

Uno de los objetivos primordiales del gabinete de Temer será disminuir el papel de Estado en la actividad económica. “El Partido de los Trabajadores abogaba porque el Estado estuviera presente en todo”, explica el experto. Ello conlleva, de paso, simplificar la burocracia.

En su opinión, la política fiscal de los anteriores gobiernos (tanto el de Luis Inazio Lula da Silva como el de Dilma Rousseff) ha sido “irresponsable” a causa del gran número de incentivos fiscales que han contribuido a mermar las cuentas del Estado.

Una de esas política “irresponsables” ha sido, por ejemplo, permitir que los trabajadores se puedan jubilar con 55 años; retrasar la edad de jubilación será uno de los objetivos del gabinete de Temer. También debería acometerse, según Barbosa, una reforma laboral que aligere la “excesiva protección” con la que cuentan los trabajadores del país. “Los tribunales de justicia laboral siempre dan la razón al trabajador y las empresas tienen que tener en nómina a un ejército de abogados para hacer frente a la litigiosidad laboral”, explica.


Competencia

La agenda de prioridades de Temer también incluye, según el experto, la recuperación de la competitividad de la economía del país, favoreciendo la inversión en tecnología y dotar de independencia real a los organismos reguladores, denostados por los ejecutivos del PT.

Otra cuestión pendiente sería equilibrar la presión fiscal (del 37%) con las contraprestaciones que reciben los contribuyente. “Los servicios son muy precarios y los impuestos claramente desproporcionados”, sentencia Barbosa.

En el encuentro, que fue moderado por Antonio Montes, director de Desarrollo Internacional del IE, participó también Rafael Dezcállar, secretario de la Fundación Consejo España Brasil, que insistió en la idea de que la situación de crisis que atraviesa el país en la actualidad es “pasajera”.