• 21 millones

    de seguidores diarios

  • Líder de Prensa

    digital en España

  • Una amplia gama

    en revistas líderes en su segmento

Noticias

Carlos Lesmes, en los Foros de EL MUNDO

Carlos Lesmes, presidente del Tribunal Supremo y del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), ha participado este miércoles como ponente en el ciclo de debate 'La España necesaria'.

​Este ciclo en el que ha participado Carlos Lesmes está enmarcado en los espacios de foros A este lado de EL MUNDO, que organiza el diario de Unidad Editorial. El encuentro ha contado con la presencia del ministro de Justicia en funciones, Rafael Catalá, y el presidente del Tribunal Supremo y del CGPJ ha sido recibido por Antonio Fernández-Galiano, presidente de Unidad Editorial, Aurelio Fernández, director general de Publicaciones, Pedro G. Cuartango, director de EL MUNDO, y Francisco Rosell, adjunto al presidente del grupo.
 
Durante su intervención, el magistrado ha realizado un balance de la situación actual de la Justicia, a la que considera que hay que ver “no como un poder, sino como un servicio”. En él, el presidente del órgano de gobierno de los jueces ha calificada como “regular” la situación española respecto a países de la OCDE en diversos aspectos como el tiempo de resolución, el gasto por habitante y recursos humanos y de “regular tirando a mal” en litigiosidad y en percepción de independencia del Poder Judicial.
 
Sobre este último apartado, Lesmes ha hecho hincapié en el concepto de percepción, ya que considera que “no es real”, y ha puesto de ejemplo casos como el auto de procesamiento de los ex presidentes de Andalucía Manuel Chaves y José Antonio Griñán. Sin entrar a valorar la decisión del juez, ha recordado que tanto la juez Alaya como su sustituto han actuado “con total indepedencia y sin recibir indicaciones”. “La Justicia funciona”, ha concluido sobre este asunto.
 
Aunque optimista respecto al funcionamiento de la Justicia, Lesmes también ha mencionado algunos aspectos a mejorar, sobre todo en el funcionamiento del CGPJ. Entre esos posibles ámbitos a mejorar ha apuntado la limitación “en la discrecionalidad de los nombramientos” con el propósito de “mejorar la imagen de la judicatura”, el distanciamiento “en la mayor medida de lo posible” de los vocales del CGPJ respecto a quien le nombre (ya sea político o del ámbito judicial) y un órgano disciplinario “compuesto más por juristas que por jueces”.
 
Asimismo, Carlos Lesmes ha abogado por “restringir la acusación particular para que no se use de forma indebida”, como presuntamente ha ocurrido con Ausbanc y Manos Limpias. El presidente del Supremo ha apuntado que esta fórmula es casi exclusiva del organigrama jurídico español y está recogida en la Constitución, aunque ha insistido en la importancia de desarrollar una ley que la regule de manera más efectiva.
 
Otro tema de actualidad del que se ha hablado durante el acto ha sido la manifestación que este fin de semana recorrió Barcelona con el lema Adiós TC [Tribunal Constitucional]. Desobeciencia. A este respecto, Lesmes ha defendido al Tribunal como un “factor fundamental de la estabilidad institucional del país” y ha asegurado que si se falta al respeto a sus decisiones “se compromete la paz, la libertad, la concordia y la convivencia”.
 
El reciente paso a la política de una magistrada del Tribunal Supremo, Margarita Robles, ha dado pie a tratar el tema de las “puertas giratorias”, como lo ha calificado Francisco Rosell, moderador del encuentro. Lesmes ha recordado que tras el caso del ex juez Baltasar Garzón se inició una época de “legislación más restrictiva” que volvió a ser más laxa a partir de 2003 – 2004. “En este momento la legislación es generosa y yo estoy más por establecer una mayor restricción (como la imposibilidad de volver a la carrera judicial en tres años) porque hay que buscar la imagen de neutralidad que deben tener los jueces”, ha manifestado.
 
Al acto, que tuvo lugar en el Hotel Ritz de Madrid, han acudido numerosos representantes de la política y la judicatura española, entre los que cabe destacar a Consuelo Madrigal, fiscal general del Estado, así como Eduardo Torres-Dulce, predecesor de Madrigal en el cargo; Concepción Dancausa, delegada del Gobierno en Madrid; Fernando Grande-Marlaska, presidente de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional y vocal del CGPJ, y Manuel Marchena, presidente de la Sala Penal del Tribunal Supremo.