• 21 millones

    de seguidores diarios

  • Líder de Prensa

    digital en España

  • Una amplia gama

    en revistas líderes en su segmento

Noticias

Revolución tecnológica en Andalucía

La presidenta de la Junta, Susana Díaz, aseguró en la jornada organizada por EXPANSIÓN, que la comunidad está en condiciones de iniciar sus mejores años para posicionarse en la economía digital.

La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, aseguró ayer, en unas jornadas organizadas por EXPANSIÓN y Ayesa y con motivo del 50 aniversario del grupo andaluz, que la Comunidad Autónoma que dirige “no sólo crece con sus sectores tradicionales, sino que además se está posicionando en ciertas actividades emergentes como la aeronáutica y la economía digital, proceso del que Ayesa es un exponente”.  

La líder socialista aseguró que su Gobierno será un “aliado” de las compañías para iniciar “los mejores años de Andalucía”, un objetivo para el cual la región cuenta con “unos servicios públicos de calidad, buenas infraestructuras, capital humano bien formado y un tejido productivo con ganas de crecer y ganar mercados”.  

Los indicadores de fortaleza para afrontar una posible recuperación son, según Díaz, las exportaciones, la convergencia de renta o el aumento en el número de ocupados. “Con todos estos datos, podemos ser ambiciosos y confiar en que Andalucía está en condiciones de abrir los mejores años de su historia”.  

La transformación digital será una de las palancas del cambio, con 4.000 empresas en Andalucía “con capacidad para seguir creciendo”. Responsables de grupos punteros a nivel mundial ahondaron en los servicios tecnológicos del siglo XXI, que ya están liderando sus respectivas multinacionales. 

¿Preparados?  

“Nuestro país es el paraíso de las telecomunicaciones”, según Luis Miguel Gilpérez, presidente de Telefónica España, “con unas tasas de penetración de Internet, redes sociales y smartphones por encima de Europa”. Pero, ¿son las empresas españolas conscientes de la transformación digital que se avecina? Y, aún más, ¿están preparadas para afrontar este cambio?.  

Aunque sólo un tercio de las firmas tiene un plan para adaptarse al futuro, la mayoría es consciente de que se está produciendo una auténtica revolución, que cambiará las fórmulas de trabajo y que hará aflorar nuevas líneas de negocio. Sin embargo, la resistencia al cambio entre el tejido empresarial podría restar fuerza al proceso.  

Rosa García, presidenta de Siemens, hizo hincapié en los resultados de un informe realizado junto a la consultora Roland Berger. “Hubo algo que nos preocupó: nos dimos cuenta de que España en la crisis se había quedado atrás y de que necesitaba reinventarse con un plan de transformación digital”.  

Según este estudio, entre el 80% y el 90% de las empresas entendía que la transformación digital era un hecho. “La parte preocupante es que sólo un 33% tenía una hoja de ruta. De éstas, el 60% contaba un CDO (chief digital officer), pero el error es que no lo estaba contando a sus colaboradores”. Junto a ello, explicó que el problema no es que los grupos no dispongan de recursos, sino que “no tienen el coraje de dejar de invertir en otras cosas para destinar esos fondos a tecnología”.  

En el nuevo escenario que se plantea con la inminente revolución tecnológica, Francisco Román, presidente de Vodafone, indicó que las corporaciones tienen que pensar a largo plazo: “Entender la importancia de los intangibles y de la tecnología es saber por dónde va el mundo”.  

En cuanto a la operadora que dirige, añadió que han cerrado un ciclo afrontando la crisis, adquiriendo una firma complementaria como ONO “y, en los próximos tres años, queremos convertirnos en un competidor digital convergente. Nuestra aspiración es ayudar a nuestros clientes a la transformación digital”.  

Actualmente, aseguró, dos tercios de la facturación de Vodafone proceden del consumo y un tercio por los servicios a corporaciones.  

Por su parte, Javier Uriarte, director general de comercialización de Endesa, apuntó a la digitalización como una “oportunidad para cambiar la forma de contactar con el cliente” y se refirió a la diferencia entre el go digital y el be digital. “No se trata de hacer lo mismo que en analógico pero enviando un pdf con la factura. Al cliente se lo tenemos que plantear de forma distinta y ofrecerle otra experiencia con más contenido”, explicó. También apuntó a los nuevos modelos de negocio, como el almacenamiento energético y la generación distribuida, “que serán gobernados digitalmente”.  

Enrique Polo de Lara, vicepresidente de la compañía estadounidense Salesforce en España, incició en que sólo el 1% de la información de clientes es analizada por las empresas, al tiempo que el 77% no se siente comprometido con las firmas que contrata.  

Pymes  

En este sentido, indicó que las organizaciones “sólo tienen tres alternativas ante este cambio: resignarse, enfadarse y apelar al regulador para retrasar lo inevitable o buscar alternativas para ganarse la confianza de los clientes”.  

Respecto a que el tamaño de las empresas pueda condicionar la transformación, Polo precisó que en este viaje “no se trata de que el grande se coma al pequeño, sino el rápido al lento. Y agregó: “Con el uso de la tecnología hay una gran oportunidad para que las empresas se acerquen a los usuarios”.  

Luis Miguel Gilpérez, presidente de Telefónica España, señaló que su grupo entendió la metamorfosis que necesitaba. “Lanzamos productos digitales, desarrollamos una red pionera en fibra óptica, 4G... Con la televisión queremos hacer lo mismo e implantar un hub europeo. El crecimiento en facturación de los productos para la transformación del mundo empresarial fue del 40% en abril”.  

El directivo ofreció otros datos internos, como que el 88% de la relación con el cliente se realiza ya por vía digital y que más de un tercio de las ventas de la multinacional se consigue a través de canales digitales.  

Por último, Pedro Montoya, secretario general de Airbus en España, destacó que “el verdadero desafío es desarrollar nuevos modelos de negocio. Seguimos fabricando aviones, pero nuestros clientes nos piden algo más”. Por ello, subrayó que su grupo ha incorporado a un chief digital officer, procedente de Silicon Valley. ​​