• 21 millones

    de seguidores diarios

  • Líder de Prensa

    digital en España

  • Una amplia gama

    en revistas líderes en su segmento

Noticias

Máxima tensión ante el referéndum del Brexit

Los ejecutivos españoles reunidos por EXPANSIÓN en la City coincidieron en que el incierto resultado sobre la permanencia de Reino Unido tiene en vilo a los bancos y fondos de inversión internacionales.

Los altos ejecutivos españoles que trabajan en firmas de la City de Londres se mantienen en máxima alerta ante las consecuencias negativas para la economía y los mercados que puede tener el referéndum que hoy celebra Reino Unido, si los británicos votan de manera mayoritaria por salir de la Unión Europea.  

En el VIII Encuentro de EXPANSIÓN en la City, directivos de bancos, fondos de inversión, despachos de abogados y firmas de análisis coincidieron en que el resultado de la consulta es muy incierto y algunos anticiparon que en caso de un Brexit (salida de la UE), los mercados europeos podrían sufrir una severa corrección.  

Kyril Saxe-Coburg, director de la gestora de fondos Man Group, indica que “el mercado no parece estar descontando del todo la posibilidad de que se produzca un Brexit. Por tanto, si el referéndum llega a arrojar este resultado, no es descartable una caída del 10% en los mercados, tanto británicos como europeos y especialmente en países de la periferia como España, donde se añade la incertidumbre de las elecciones parlamentarias del 26 de junio”.  

Según Fernando Chueca, director del fondo de capital riesgo Carlyle, “tras el rally que han vivido los mercados desde 2010, muchos inversores están planteándose si se ha llegado al techo de valoraciones y cualquier susto puede provocar una corrección”. 

En la misma línea se manifiesta Antonio Barroso, subdirector de análisis político de Teneo Intelligence. “Muchos de nuestros clientes están esperando un acontecimiento que pueda desencadenar una corrección en los mercados, y el voto por el Brexit podría generar esa excusa y crear un efecto dominó que afectaría a otros mercados vulnerables como Portugal, lo que probablemente llegaría a España”.  

Al margen de la reacción inicial de los mercados, el potencial Brexit también puede dañar el conjunto de la economía británica y europea. En opinión de Miriam González, socia del bufete Dechert, “el resultado del referéndum dependerá de si la gente que está indecisa o en duda cuando acuda a las urnas se inclina finalmente por ir a votar en favor de la permanencia en la UE, ante el temor al escenario económico negativo para muchas familias y pensionistas que podría desencadenar el Brexit”.  

Según advierte Francisco Menjíbar, director de la firma de capital riesgo Apax Partners, “el posible Brexit genera cierta preocupación sobre el impacto a corto plazo en las economías del Reino Unido y resto de Europa, y a medio plazo sobre la posible necesidad de ajustar el modelo europeo”.  

Otro factor que frenaría las inversiones en Reino Unido es la incertidumbre sobre sus futuras relaciones comerciales con el resto del continente tras el potencial Brexit. Antobio Barroso explica que “un voto por el Brexit implicaría muchos años de renegociación con la UE, ya que Bruselas no pondría fácil las cosas para no crear un precedente atractivo para otros países”.  

Miriam González, esposa del exviceprimer ministro británico Nick Clegg, apunta también a las derivadas políticas en ese escenario por la división existente en la campaña del referéndum dentro del Partido Conservador y, en menor medida, en el Partido Laborista. “La salida de la Unión rompería el Parlamento británico y abriría muchos años de difíciles negociaciones entre Londres y Bruselas con consecuencias imposibles de adivinar”, predice González.  



Encuestas  

Pese a estas potenciales consecuencias negativas, las encuestas apuntan a una fuerte igualdad. Según el promedio de sondeos de WhatUKthinks, un 51% votará hoy por la permanencia en la UE y un 49% por el Brexit. “Parece que el resultado del referéndum va a ser ajustado y difícil de predecir, ya que no hay consignas de voto claras de los partidos políticos. Los argumentos técnicos-económicos de la campaña por seguir en la UE están teniendo menos efecto que el de recuperar la soberanía para poder frenar la inmigración que maneja el bando pro-Brexit”, señala Barroso.  

Menjíbar indica que “el primer ministro británico David Cameron [partidario de la permanencia en la UE] es capaz de atraer muchos votos en los días previos a las citas electorales, aunque en este referéndum puede ser más complicado porque no funcionan las simpatías partidistas”.  

Manolo Falcó, director de banca de inversión y corporativa de Citigroup en Europa, Oriente Medio y Africa (EMEA), confía en la derrota del Brexit pese a lo ajustado de los sondeos. “El Reino Unido es la democracia más antigua del mundo y confío en el pragmatismo y el sentido común de la población británica. En caso de salida de la UE, se abriría un largo periodo de incertidumbre política y económica en Reino Unido y Europa”, apunta Falcó.  



Avance populista  

Sea cual sea el desenlace de la consulta británica, los participantes en el Encuentro de EXPANSIÓN en la City coinciden en la consolidación de una tendencia de fuerte cambio en la política de los países occidentales, por el auge de corrientes populistas. Juan Colombás, consejero y director de control de riesgos de Lloyds Banking Group, explica que “es difícil anticipar el desenlace de eventos políticos como los que van a producirse en los próximos meses en varios países, ya que en muchos casos los votantes se mueven más por sus emociones que por los argumentos económicos”.  

Miriam González señala que “el incremento del voto populista es una corriente general en muchos países, que se percibe en la consulta britá- nica y en el respaldo a partidos como Podemos en España”. Según las encuestas en España, la alianza de Podemos con Izquierda Unida podría ser el segundo mayor grupo del Parlamento español.  

Tras el referéndum sobre el Brexit y las elecciones parlamentarias españolas del domingo, la atención política podría pasar a Estados Unidos, donde la presencia de Donald Trump como candidato republicano también preocupa a los mercados. Beatriz Martín Jiménez, directora de banca de inversión de UBS en Reino Unido, cree que “los inversores están pendientes de citas políticas de este año como el referéndum británico y las elecciones presidenciales estadounidenses de noviembre, más que de los comicios españoles del 26-J, en los que se espera un resultado similar al de diciembre”.  

La combinación de los cambios políticos y la lenta recuperación de las economías explica el parón en las grandes inversiones internacionales. “El nivel de incertidumbre ha subido ante la cercanía del referéndum del 23 de junio y se nota tanto en los mercados como en un frenazo en las operaciones corporativas, pendientes del resultado final de la consulta”, destaca Chueca.