• 21 millones

    de seguidores diarios

  • Líder de Prensa

    digital en España

  • Una amplia gama

    en revistas líderes en su segmento

Noticias

Siria, el país de las almas rotas

Los periodistas de EL MUNDO Javier Espinosa y Mónica G. Prieto presentaron ayer en el Espacio Fundación Telefónica, su nuevo libro sobre el actual conflicto en la República Árabe.

Las manifestaciones en el año 2011 sobre el suelo sirio no cesaban. Los jóvenes se atrevían a corear la salida del presidente Bashar Asad en las calles de un país que comenzó a sublevarse. Ibrahim Qashush –el cantante de la revolución– no tardó en dirigir a miles de personas para entonar el himno: "La libertad está a las puertas. Vamos, vete, Bashar". Meses después, fue arrestado por soldados sirios y su cadáver apareció en el río Orontes con las cuerdas vocales arrancadas.

Éste es uno de los relatos que recogen los periodistas de EL MUNDO Javier Espinosa y Mónica G. Prieto en su libro: Siria, el país de las almas rotas (Editorial Debate) que presentaron ayer en el Espacio Fundación Telefónica junto a Jon Lee Anderson, una de las principales firmas del semanario The New Yorker, y Javier Bauluz, primer español en ganar el premio Pulitzer.

En una entrevista concedida a este diario, tanto Javier Espinosa como Mónica G. Prieto aseguran que este libro fue escrito para "darle voz a Siria", dado que han sido de los pocos periodistas que han seguido el conflicto desde el terreno. "No hay libros escritos sobre esta guerra que hablen sobre la degeneración del tejido social del país y cómo se radicalizó", afirma Mónica tras contar la anécdota de que éste sólo iba a ser el capítulo de otro pensado anteriormente y focalizado en Irak.

Pese a que la transición política en Siria ha sido el núcleo principal durante las conversaciones de paz en Ginebra, ambos periodistas las ven como "papel mojado". Es más, Mónica evoca que "Occidente pudo parar al principio este conflicto si hubiese presionado mínimamente a Bashar". Ante esta cuestión, Javier responde que "al menos podrían haberlo intentado, pero nunca hicieron nada porque a lo mejor no les interesó".

Se trata de un campo de batalla donde se ha tendido a simplificar este conflicto en dos escenarios –por un lado, el autodenominado Estado Islámico (IS, por sus siglas en inglés); y, por otro, el régimen de Bashar Asad–, Javier augura que el presidente sirio no va a acabar bien, ya que es "una figura que crea mucho odio. Pondrán en su lugar a un títere".

Un total de 194 días estuvo retenido el periodista en manos del Estado Islámico. Sin embargo, aseveran que en este libro en ningún momento han querido ser los protagonistas por este suceso. Asimismo, advierte de que el Estado Islámico se autodestruirá con el tiempo: "Ya fracasaron en Irak cuando implantaron el mismo estado islámico y les echaron a patadas".

Otro de sus cometidos al escribir este libro es mostrar de lo que huyen los refugiados. "Ahora lo que hay que hacer es tener en cuenta a estas personas, que es la verdadera política real que puede beneficiar al pueblo sirio".

Más de 282.000 personas han muerto desde que el conflicto comenzara en Siria el 15 de marzo de 2011, según un recuento difundido por el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH). Aparte de este número de fallecidos, esta organización cifra en más de 11 millones de personas los desplazados internos y refugiados en otros países. Sin embargo, tras cinco de años de guerra, los pésames todavía siguen siendo ignorados.