• 21 millones

    de seguidores diarios

  • Líder de Prensa

    digital en España

  • Una amplia gama

    en revistas líderes en su segmento

Noticias

Periodistas de EL MUNDO por un día

La empresa de juguetes Imaginarium y el diario EL MUNDO organizan talleres para que los niños de cuatro a diez años aprendan cómo funciona una sala de redacción.

¿Qué hay detrás de una noticia? ¿Cómo se trabaja en una redacción? ¿Qué hacen exactamente los periodistas? ¿Podríamos prescindir de ellos? Olivia, Daniel, Rebeca y Alba son algunos de los niños que lo han descubierto esta semana en una de las tiendas de juguetes Imaginarium de Madrid. 

No superan los 10 años, pero quizás sea su corta edad lo que les infunde la mejor cualidad para convertirse en reporteros: la curiosidad puede con ellos.

Ávidos de conocer lo que les rodea, esta semana han aprendido qué es lo que hacen los periodistas y ellos mismos se han convertido en redactores, fotógrafos, diseñadores, reporteros y hasta entrevistadores de una redactora, en los talleres de EL MUNDO Imaginarium.

La propuesta parte de una iniciativa conjunta entre este diario y la compañía de juguetes que pretende mostrar a niños de cuatro a 10 años, en sesiones de tres horas, la importancia que desempeñan los medios de comunicación, que informan sobre todo lo que sucede en el mundo.  

Durante estos días, los niños han aprendido cómo se trabaja en la redacción, la responsabilidad que conlleva publicar un diario cada día y la importancia de saber trabajar en equipo.

Los pequeños han puesto sobre la mesa toda su creatividad en una improvisada redacción que han dispuesto en las tiendas Imaginarium de la calle Serrano y la del centro comercial de La Moraleja Green.

Antes de empezar, Alvar -animador del taller- prueba sus conocimientos.

«Las noticias son cosas que pasan en el mundo. Por ejemplo, Cristiano Ronaldo tiró el otro día un micrófono al agua», dice Rebeca. «Un periódico es una revista con más información», le ayuda su hermana Alba, que asegura que sus padres leen las noticias «por Internet».

Después de matizar algunos conceptos, Alvar les propone un reto: alguien llamado el comeletras ha secuestrado a los periodistas de la redacción de EL MUNDO, así que tienen la misión de seguir escribiendo noticias para que el periódico pueda salir al día siguiente.

Con sus propias identificaciones de prensa, se ponen manos a la obra para crear su diario. Tras una democrática reunión en la que barajan nombres como El fabuloso, ¡Guau! o Tras el día, se deciden por El Pequeriódico.

Alba hace de diseñadora del logo: por si no había quedado claro con el nombre, en la cabecera incluye un globo terráqueo con niños alrededor.

«La idea es que hagan un periódico y que escriban sobre deportes que les gustan o que practican, de sus grupos de música o películas favoritas para Cultura o de sucesos con final feliz», explica Alvar.

Una vez han aprendido cómo funciona cada sección, los niños pasan la tarde escribiendo noticias, crónicas y reportajes e interrogan a la periodista con gracia y descaro: quieren saberlo todo de la profesión. Mientras, se turnan las divertidas cámaras de Imaginarium para retratar a su entrevistada. 

Su innata curiosidad es su mejor herramienta: se cuestionan lo que les rodea todo el tiempo y Alvar les pone de deberes seguir haciéndolo. «Estar atentos a todo lo que pasa. Todo puede ser noticia».