• 21 millones

    de seguidores diarios

  • Líder de Prensa

    digital en España

  • Una amplia gama

    en revistas líderes en su segmento

Noticias

Oportunidades de inversión en un entorno incierto

EXPANSIÓN organizó un encuentro de trabajo para explorar las posibles soluciones de la banca privada tomando el asesoramiento y la formación de sus clientes como pilar principal.

​“La Banca privada creció a ritmo cercano a los dos dígitos en 2014 y 2015 y tenemos perspectivas muy buenas para 2016 y 2017”. Así comenzó su intervención el director general de M&G Investment, Ignacio Rodríguez, en el Observatorio Fondos de inversión y banca privada: oportunidades de inversión en un entorno incierto, organizado por EXPANSIÓN junto con M&G. A pesar de enfrentarse a un mercado de tipos bajos y volatilidad, a la situación política, y a un perpetuo tsunami regulatorio, la banca privada busca nuevas soluciones para invertir adaptándose a las necesidades de sus clientes.​

El director de BBVA Private Banking, Jorge Gordo, coincidió en que está siendo un buen año para la banca privada, “ y esperamos que 2017 sea aún mejor”. En ese sentido, apuntó que nos encontramos frente a un “entorno inusual para invertir”, donde paulatinamente “vemos cómo empieza a haber dinero nuevo en el sector”.

Para Adela Martín, Directora de Santander Private Banking, este crecimiento estámotivado en gran medida por las sinergias, ya que “empezamos a notar que hay actividad en la venta de compañías”. 

​El director general de banca privada en Sabadell, Ismael Picón, explicó que, aunque todavía no estamos en los niveles en los que estábamos antes, la “captación de nuevo dinero con operaciones corporativas y las ventas inmobiliarias son factores que están ayudando”. Marta Alonso, directora de Banca Privada de Bankia, señaló que “desde las elecciones hemos notado cierta ralentización en las decisiones”.

Desde la dirección ejecutiva de banca privada y banca premier de CaixaBank, Víctor Allende explicó que, aunque hay un “buen crecimiento de recursos y mejor crecimiento de los márgenes de recursos”, el crecimiento en ingresos no ha sido tan bueno.

En el caso de Tressis, “el incremento viene por arañar cuota a los grandes y no tan grandes”, señaló José Miguel Maté, consejero delegado de Tressis, y añadió que “la volatilidad y los tipos bajos no nos están ayudando tanto”.

Acompañar al cliente

En este entorno incierto de tipos bajos y volatilidad, todos los ponentes coincidieron en la importancia del acompañamiento y asesoramiento del cliente, así como la búsqueda de alternativas de inversión. Las nuevas soluciones de inversión son variadas, explicó Ignacio Rodríguez, añadiendo que la cuenta corriente “vuelve a ser una solución, aunque sea temporal”.  En ese sentido, Marta Alonso señaló que “tenemos que seguir formando a los clientes y hacerles ver que un depósito o cuenta corriente no es un fondo de inversión”.

​​Víctor Allende señaló que “somos una industria con una posición poco madura en fondos de inversión”, y añadió que es necesario “hacer un proceso de acompañamiento de los clientes hacia la gestión act​iva”, que desde los primeros meses de 2015 ha sufrido una caída en el mercado.

​​​En cuanto a la renta variable, a pesar de ser el activo más atractivo, no es el principal objetivo de inversión, en parte por la falta de educación financiera y de experiencia. En todo caso, Ignacio Rodríguez apuntó que “la renta variable debería ser un objetivo a largo plazo”, en el proceso de acompañamiento del cliente. “Todos decimos que hay que ser inversor en renta variable, pero es difícil”, explicó José Miguel Maté. Ismael Picón coincidió en el mensaje de cautela, explicando que “vemos la renta variable con prudencia, como algo incierto, y que el recorrido de la renta fija es difícil y peligroso”. Picón destacóque hay que tener cuidado en el acompañamiento del cliente, y “hay que decirle que tiene que arriesgar mucho más para ganar mucho menos”.

Jorge Gordo puso el acento en la tendencia: “Le decimos al cliente que no invierta en una clase de activo sino en una tendencia, más allá de si es rentavariable o fija”. Además, señaló que las actividades financieras de mayor recorrido son “Private equity y fondos inmobiliarios cotizados”.​


Nueva regulación

​Los ponentes expresaron haberse preparado con anticipación para el MiFID II, la nueva regulación de la Comisión Europea sobre los mercados de valores, apostando por el valor añadido de los servicios ofrecidos, la transparencia y el asesoramiento al cliente. Jorge Gordo apuntó que “MiFID II lo que persigue es que haya banca privada en todos los aspectos”. En ese sentido, la mayoría coincidió en que hay un vacio de asesoramiento, y que “ahora nos acercamos más al asesoramiento de verdad, al que hemos hecho siempre en banca privada”, explicó Marta Alonso.​

​En cuanto al impacto de las nuevas tecnologías en banca privada, Victor Allende explicó que aunque “no hay que menospreciar la actividad de los robo-advisor, éstos no sustituirán la labor de un gestor, sino que la complementarán”, especialmente cuando se produzca el salto generacional en banca privada.