• 21 millones

    de seguidores diarios

  • Líder de Prensa

    digital en España

  • Una amplia gama

    en revistas líderes en su segmento

Noticias

Carlos de Hita, Premio Biodiversidad

'El Sonido de la Naturaleza', emitido en EL MUNDO, acaba de ser merecedor del Premio Fundación BBVA en la categoría de Difusión del Conocimiento y Sensibilización.

Carlos de Hita tiene un sentido más que el resto de la Humanidad. Es sensible a matices de la naturaleza que nadie más puede percibir. Su oído es capaz de eliminar el ruido, de enfocar el canto de las aves, de ver sus ondas sonoras como quien admira la belleza de un cuadro de Caspar David Friedrich, de entender los idiomas que viajan con el viento. Y armado con un potente micrófono recorre bosques, montes, ríos, dehesas, campos, humedales y costas escribiendo con sus reportajes sonoros los más bonitos relatos de naturaleza que se hayan escrito, porque son la naturaleza misma.
 
Su trabajo, realizado durante cerca de 30 años y los  últimos ocho de ellos en el espacio 'El Sonido de la Naturaleza' de EL MUNDO, acaba de ser merecedor del Premio Fundación BBVA en la categoría de Difusión del Conocimiento y Sensibilización, el mayor y más prestigioso galardón en el campo de la conservación de la biodiversidad. Según ha citado el propio jurado, el premio se concede a Carlos de Hita "por su pionera e innovadora trayectoria en la grabación y difusión de una amplia gama de sonidos de la naturaleza", una labor que según el acta "acerca al ciudadano facetas inéditas de la naturaleza, trasmitiendo un potente mensaje de conservación".
 
Además, el jurado ha destacado su "pasión y dedicación para revelar al público la dimensión sonora del medio natural, que le han convertido en un referente a escala internacional".
 
Caminar con Carlos de Hita, ya sea camino de la redacción de un diario en una capital, siguiendo a un pastor trashumante o rodeado de colmenas en el Valle de Liébana, es -para quien ha tenido la suerte de compartir con él esos momentos- un aprendizaje constante. Él nunca descansa. "Hay zumbos, medianos, medianas, recortadas, piquetas, peseteras, grillos... Antes, cada cencerro estaba afinado con un timbre distinto para que los pastores pudieran distinguir a sus ovejas de las de otros compañeros", dice, porque el mundo rural y no sólo la naturaleza más salvaje siempre ha tenido un hueco en su paleta de colores.
 
El archivo sonoro de Carlos de Hita es probablemente uno de los mejores del mundo. Sus grabaciones no se ciñen sólo a la fauna y a los espacios naturales de la Península Ibérica. También encierran los secretos de África, Asia y América.
 
El trabajo de Carlos de Hita empezó a llegar al gran público, como recuerda la Fundación BBVA en una nota, cuando en 1991 Iñaki Gabilondo le llamó para participar en 'Hoy por Hoy', en la Cadena SER: "La novedad era absoluta, los sonidos naturales convertidos en noticia", recuerda el galardonado. "A través del oído, el sentido de la evocación, la radio nos transporta al mundo natural, y éste nos enseña cómo sus voces son más ricas allí donde se le protege, más pobres allá donde se le ataca".
 
Además, los sonidos de la naturaleza que ha recogido han quedado impresos en multitud de colecciones de discos, documentales y películas, apps y guías sonoras de identificación. Han resonado en las salas vacías de museos, galerías de arte, iglesias de piedra y centros de interpretación. De Hita ha montado instalaciones sonoras en PhotoEspana y en el Centro Nacional de Arte Reina Sofía, entre otros. En 2006 fue nominado a un premio Emmy, en la categoría de música y sonido, por sus colaboraciones con National Geographic.
 
Además del galardón a Carlos de Hita, la Fundación ha premiado este año en las distintas categoría al Grupo para la Rehabilitación de la Fauna Autóctona y su Hábitat (GREFA), que ha logrado recuperar especies amenazadas como el buitre negro y el águila azor-perdicera en áreas de España donde llevaban décadas extintas y al Conservation Land Trust, la organización creada por el filántropo Douglas Tompkins, por hacer posible la creación de ocho parques nacionales en Argentina y Chile con una extensión de más de un millón de hectáreas.