• 21 millones

    de seguidores diarios

  • Líder de Prensa

    digital en España

  • Una amplia gama

    en revistas líderes en su segmento

Noticias

Los fondos apuestan por Europa

El IV Encuentro Funds Meeting, organizado por el periódico EXPANSIÓN y moderado por Victoria Torre, analizó la rentabilidad de las bolsas del Viejo Continente pese a la incertidumbre geopolítica.

​“Europa sigue siendo la gran promesa”. Así comenzó Ana Rivero, directora de producto y market intelligence de Santander Asset Management, una de sus intervenciones durante el IV Encuentro Funds Meeting, organizado por EXPANSIÓN y moderado por Victoria Torre, responsable de análisis y producto de Self Bank. Sin perder de vista la Bolsa americana, el dólar y los mercados emergentes, todos los participantes del encuentro estuvieron de acuerdo en un punto: hay que tener en cuenta a Europa para la inversión en renta variable a pesar de la incertidumbre geopolítica en el continente durante los últimos meses.

Europa tiene asegurado el crecimiento gracias a las ayudas del Banco Central Europeo (BCE). Este factor, en un contexto en el que no hay tipo de interés y donde no rentabilidad sin riesgo, hace que la Bolsa europea parezca una opción clara, al menos en el medio o largo plazo. “Cree-mos que va a crecer la economía europea, las compañías deberían generar más ingresos y mayores beneficios, por lo que el dividendo, que ya no estaría en riesgo, sí que resulta atractivo, y es que estamos hablando de rentabilidades entre el 3% y 4%”, afirmó Rivero.

En este sentido, Domingo Barroso, director de ventas de Fidelity International, matizó que “hay mucho escepticismo a la hora de invertir en Europa, liderado por la incertidumbre geopolítica que hay, como las próximas elecciones en Italia o Francia, la situación en España o el Brexit”. Sin embargo, añadió que “se encuentran buenas compañías que están dando un dividendo bastante atractivo, así que hay que olvidarse de esa distorsión política y centrarse en los índices”.

En cuanto a qué activos elegir, “en cuestión de renta variable, hay mucho valor añadido en las compañías de pequeña y mediana capitalización, ya que, cuanto menor sea la empresa, más fácil será obtener un crecimiento mayor de la rentabilidad”, defendió Jaime Albella, director de ventas de AXA Investment Managers. Por otro lado, “las compañías pequeñas ayudan mucho a descorrelacionar las carteras y, en un entorno de bajo crecimiento como en el que estamos, aunque positivo, tienen menos riesgo sistémico que las grandes o que la banca que dependen mucho del PIB”, añadió el ejecutivo.

Estados Unidos

Si en Europa se habla de incertidumbre política, lo mismo sucede en Estados Unidos. Las encuestas entre los actuales candidatos están muy igualadas y eso genera cierta inquietud ante la posibilidad de que acaben ganando las políticas más proteccionistas impulsadas por el republicano Donald Trump, que “a nivel global podrían tener unas implicaciones bastante negativas”, según Pilar Garicano, director institutional sales en Robeco. A este respecto señaló que, “dejando a un lado los personalismos, los años en los que hay un cambio de Gobierno en Estados Unidos ya de por sí son peores para la renta variable que si hay continuidad”.

En cuanto al mercado estadounidense, Ana Rivero argumentó que “no ha rentado nunca ponerse en contra de la Bolsa americana antes de tiempo, es decir, vender la Bolsa tiene siempre más riesgo que no estar, sea en unos niveles neutrales o incluso teniendo un poco de exposición”. Además, añadió en relación al dólar que “estar en una moneda que lleva mucho tiempo estable y en la que te van a subir los tipos de interés desde luego resulta atractivo y es algo que todos estamos esperando”.

Jaime Albella comentó que, desde AXA Investment Managers, el mercado que sobreponderan es el americano y siguió en la línea de Rivero reforzando los argumentos, ya que, según sus estudios “de los últimos ocho ciclos bajistas, en siete de ellos el mercado americano se comportó mejor que el europeo”.

Riesgo y rentabilidad

La apuesta en renta fija no parece estar en los activos gubernamentales. “Si se tiene en cuenta que algo más del 30% de la renta fija gubernamental global está dando intereses negativos, es fácil pensar que los inversores se decanten más por la búsqueda constante del high yield”, afirmó Domingo Barroso. Además, añadió que desde Fidelity International se prefiere “más la renta fija corporativa que la gubernamental”.

Por su parte, Pilar Garicano apuntó que “hay que ir subiendo un poco el escalón de riesgo para ir consiguiendo algo más de rentabilidad, y ahí es cuando se apuesta por los bonos de alto rendimiento o high yield, pero siendo muy selectivos”. Rivero asimismo matizó que “ya no existe una inversión ultraconservadora con rentabilidades positivas, por eso hay que subir el riesgo y, sin riesgo, el interés ya no existe”.

En cuanto a la renta fija en países emergentes, los expertos se decantaron por Latinoamérica, ya que las peores previsiones ya han quedado atrás y parece que hay una mayor estabilidad y visibilidad del crecimiento económico. Además, son economías muy referenciadas con el dólar, que se ha quedado en niveles de estabilidad positivos.Por otro lado, el sí a España fue rotundo. A pesar de la incertidumbre política, la confianza en las compañías españolas es alta y es momento de que surjan oportunidades y precios interesantes.