• 21 millones

    de seguidores diarios

  • Líder de Prensa

    digital en España

  • Una amplia gama

    en revistas líderes en su segmento

Noticias

XI Foro Catalunya en EXPANSIÓN

Combatir la desafección y la desconexión con una agenda modernizadora en las Cortes fue la principal tesis que defendió la líder de Ciudadanos en Cataluña, Inés Arrimadas.

Las reformas que C’s se compromete a impulsar en la nueva legislatura no sólo tienen que contribuir a consolidar la recuperación económica. El partido naranja quiere que su agenda transformadora signifique que vuelvan a confiar en las instituciones estatales una parte de los catalanes que en los últimos años han abrazado el independentismo. Combatir la desafección y la desconexión con una agenda modernizadora en las Cortes fue la principal tesis que defendió la líder de esta fuerza en Cataluña y jefa de la oposición en el Parlament, Inés Arrimadas, en la undécima edición del Foro CATALUNYA EN EXPANSIÓN.

“La solución no es salir de España y romperla, sino reformarla”, expresó Arrimadas, y vio posible hacerlo desde la oposición. Precisamente, la decisión de su partido de no implicarse en la gobernabilidad y sumarse a un Ejecutivo de coalición junto al PP fue la principal crítica que los ponentes del coloquio hicieron a la parlamentaria catalana. 

Arrimadas recalcó que ahora no se dan las condiciones para pactar con el PP, ya que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ofrece “continuidad”. Recordó que C’s tampoco participa en los Ejecutivos de la madrileña Cristina Cifuentes y de la andaluza Susana Díaz. Sin embargo, ha contribuido a “transformar” ambos territorios impulsando una iniciativa legislativa modernizadora en sus respectivos parlamentos autonómicos. Lo mismo quiere hacer ahora en las Cortes Generales, proclamó.

“Hemos garantizado la estabilidad en dos comunidades importantísimas a cambio de ser responsables”, dijo, y ahora, quieren actuar de esta forma a nivel nacional. En la Cámara Baja, y en clave catalana, se proponen impulsar el Corredor Mediterráneo y un nuevo modelo de financiación para todas las autonomías de régimen común. El equipo económico del partido ultima un documento que detalle su propuesta y Arrimadas avanzó que ve posible acordar un sistema que dé satisfacción a la gran mayoría de Ejecutivos autonómicos.

Frente a quienes basan el debate en contraponer “Villarriba y Villabajo”, Arrimadas vio posible formularlo de forma “serena”, evitando que sea “una lucha territorial”. A su parecer, es clave garantizar la universalidad de los servicios públicos, y que su nivel de calidad sea idéntico en todas las comunidades. 

Otro pilar es dar una mayor “corresponsabilidad” fiscal a las autonomías. De esta forma, si quieren prestar más competencias u ofrecer prestaciones adicionales a las que el Estado considere básicas, lo podrían hacer subiendo los impuestos en los tramos donde tuviesen competencia, o creando figuras impositivas propias. 

Más allá de estos objetivos, ¿es posible poner en marcha un nuevo modelo de financiación que cuente con el beneplácito de la Junta de Andalucía y la Generalitat? Arrimadas lo vio posible, y lo dijo en respuesta a una reflexión que hizo el presidente del Banco Mediolanum, Carlos Tusquets. Según este banquero, dar satisfacción a ambos territorios supone un desafío: hasta ahora han defendido intereses contrapuestos. También son los más poblados y los que tienen más peso a nivel electoral.

“¿Cómo arreglamos el tema de Cataluña sin molestar a los andaluces?”, se preguntó Tusquets, quien señaló que, en su opinión, es “arbitrario” y “discrecional” el actual sistema, acordado en 2009 y que el PP no quiso poner al día pese a que ya ha caducado. Poner en marcha un nuevo modelo es, según Tusquets, “absolutamente imprescindible”, aunque lamentó que para los políticos, abordarlo sea un tema igual de espinoso que afrontar “la quiebra del sistema de pensiones” público. ​

José García Montalvo, catedrático de Economía de la Universit at Pompeu Fabra de Barcelona (UPF), consideró que uno de los principales retos de la nueva legislatura es “reconstruir” los puentes entre Cataluña y el resto de España e instó a Arrimadas a dar una mayor concreción sobre cómo su partido impulsará este objetivo.

Para la directora general de Esade, Eugènia Bieto, afrontar la carpeta catalana también es imprescindible. Puso de manifiesto el impacto que la incertidumbre política está teniendo a nivel económico. “Hay empresas que están tomando decisiones muy serias para Cataluña. ¿Cómo se pueden revertir?”, se preguntó.

Legislatura incierta 

Tras casi un año de Gobierno en funciones, la abstención del PSOE ha hecho posible la investidura de Mariano Rajoy como presidente del Gobierno. Los ponentes pusieron de manifiesto que además del debate territorial, hay multitud de temas encima de la mesa y que deberán afrontarse con diligencia. Entre ellos, dar cumplimiento a las exigencias económicas de las instituciones europeas y seguir saneando el déficit y el nivel de endeudamiento. 

Pero, ¿va a ser capaz Mariano Rajoy de encontrar aliados para sacar adelante sus reformas en las Cortes? ¿Optará por el diálogo? Y, el resto de partidos, ¿optarán por el consenso? Carles Gasòliba, que fue senador y eurodiputado de CiU y que en la actualidad preside la consultora Axis, expresó sus reservas al respecto. En su opinión, esta legislatura no va a ser mucho mejor que la etapa donde Rajoy ha gobernado en funciones.

Arrimadas pronosticó que C’s estará a la altura y será responsable desde la oposición. Sin embargo, su decisión de no implicarse en la gobernabilidad fue cuestionada. Para el presidente de Unidad Editorial, Antonio Fernández-Galiano, el partido naranja debería haber formado un Ejecutivo de coalición con el PP. Según señaló, Albert Rivera y su equipo corren el riesgo de quedar ante la opinión pública como “los hombres justos que dicen lo que es bueno y lo que es malo, pero que no se mojan”. “Una coyuntura como la que vive España requería lidiar con el toro, fuese manso o bravo”, apreció. 

Arrimadas dijo no compartir esta afirmación, y aseguró que C’s se implicará a fondo en los asuntos de Estado. Prueba de ello son las 150 medidas que acordó impulsar con el PP a lo largo de esta legislatura, buena parte de las cuales ya figuraban en el pacto fallido que cerró con el PSOE en el anterior mandato.

“Nos hemos movido, hemos negociado y hemos cedido”, dijo Arrimadas, quien consideró que el PP, por el contrario, opta por la continuidad. Así, cree que Mariano Rajoy se equivocará si gobierna “con los ministros de siempre, sin reformarse”, y dijo que ellos no hubiesen tenido inconveniente en participar en un gabinete “limpio”. 

“No nos da miedo gobernar”, señaló Arrimadas, que dijo que al igual que C’s se moja y “se empapa de arriba a abajo” garantizando la estabilidad en Madrid y Andalucía, lo mismo hará en el Congreso de los Diputados.

Al igual que Fernández-Galiano, el presidente de la consultora Seeliger y Conde, Luis Conde, cuestionó que C’s haya optado por seguir en la oposición. “Estáis perdiendo una oportunidad única para rejuvenecer este país y traer sangre nueva y gente valiente” en la política, señaló. 

Conde recordó que preside una empresa que se dedica a buscar directivos y que C’s es “el único partido” que le ha hecho encargos, por lo que tendría que haberse arriesgado. 

“Vamos a contribuir desde la oposición y vamos a ser responsables”, insistió Arrimadas ante las críticas. Tras esta afirmación, Conde volvió a tomar la palabra, y comparó la actitud de C’s con una compañía que decide contar con un “freelance”. “Quizás puede ser muy útil, pero dentro de la empresa hace falta”, agregó. 

La carpeta catalana

Para Arrimadas, C’s es muy consciente de que en esta legislatura debe abordarse la carpeta catalana y alcanzar un acuerdo amplio sobre el modelo territorial. Dijo que su partido es el más adecuado para poner sobre la mesa este debate, ya que su líder, Albert Rivera, es catalán y también lo son una parte muy significativa de los miembros de su dirección. 

 “Hace falta entender de dónde venimos para saber cómo hemos llegado hasta aquí”, dijo Arrimadas, que opinó que el PP no cuenta con este bagaje, ya que “ha cerrado los ojos a la realidad” durante los últimos años. 

Dijo que sólo se frenará el auge del independentismo con reformas en el Estado, y criticó a Rajoy por fiarlo todo a la recuperación económica y al cumplimiento de la ley. “Somos conscientes de que hay un problema que requiere una solución”, proclamó. También reprochó a los independentistas haber llevado a la comunidad donde reside a un callejón sin salida. 

Agregó que los partidarios de la secesión “mienten” en tres aspectos muy concretos de su discurso. Según dijo, es falso afirmar que los soberanistas cuentan con una mayoría social en Cataluña ya que, en las últimas elecciones catalanas lograron el 47,8% de los votos, menos que la suma del resto de fuerzas. 

Arrimadas también dijo que tampoco es cierto proclamar que una eventual independencia de Cataluña tendría “una cobertura legal” y que este tipo de tesis cuenten con el aval de la comunidad internacional. “Sólo hay que ver el resultado de los viajes que están haciendo los miembros del Ejecutivo catalán. Ni un solo líder europeo se ha manifestado a favor de lo que pretenden hacer”, señaló la jefa de la oposición en el Parlament. 

 En este sentido, recordó que han defendido la unidad de España el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y también lo han hecho de forma reiterada en los últimos años las instituciones comunitarias y los gobiernos de los principales países del continente europeo.

Pese a estas “certificaciones”, Cataluña sigue en una “dinámica de perder el tiempo, oportunidades y dinero”. Arrimadas también puso de manifiesto que, a efectos prácticos, el independentismo no ha logrado ningún resultado, por lo que comparó este movimiento con una “bicicleta estática”. El autogobierno de Cataluña sigue siendo el mismo desde hace cuatro años, cuando el expresidente de la Generalitat Artur Mas y su partido, la antigua CDC, viraron hacia el soberanismo tras la primera manifestación independentista que se hizo por la Diada, observó.

“Otro 9-N” 

Según Arrimadas, el PDCat, ERC y la CUP están en un bucle, y prueba de ello es que proponen la convocatoria de un referéndum independentista para el próximo año, que quieren hacer haya o no acuerdo con el Estado. 

 “Es otro 9-N”, dijo, en alusión al proceso participativo que tuvo lugar el pasado 9 de noviembre de 2014, cuando votaron a favor de la secesión 1,89 millones de catalanes. La organización de esta votación se ha saldado con la imputación de Mas y también de destacados miembros de su gabinete: la ex vicepresidenta, Joana Ortega, la consejera de Enseñanza, Irene Rigau, y el titular de Presidencia, Francesc Homs, que ahora es el portavoz de CDC en el Congreso. 

“Cataluña tiene que dar un paso adelante y creo que hay una oportunidad de hacerlo con el cambio político que se ha producido en España”, insistió la líder de C’s, que se mostró convencida de que el pulso de los independentistas al Estado “no seguirá eternamente”. 

Frenará el arraigo de estas tesis la agenda reformista que C’s quiere desarrollar en el Congreso, y que según sus pronósticos, consolidarán a su partido como “alternativa” en su comunidad. “Somos influyentes en el Congreso y en el Gobierno”, y gracias a este “hilo directo” con Mariano Rajoy, C’s logrará incrementar su arraigo en Cataluña, pronosticó.

 Destacó que ahora es la hora de la política, pero que en ningún caso su partido va a “ceder al chantaje” de Mas y Puigdemont. Lo que sí va a hacer es dialogar y “rebatir falsedades”, con el propósito de que “Cataluña no sea un problema para España, sino parte de la solución”.

Para Arrimadas, el futuro de Cataluña pasa porque este territorio vuelva a ser “lo que siempre ha sido”, el “motor social y cultural” de España, que lidere reformas y se implique en ellas.

La conclusión del paso de Arrimadas por el Foro CATALUNYA EN EXPANSIÓN es muy clara, y ella misma la resumió del siguiente modo: “¿Cómo seducimos a los independentistas? Reformando España”. Precisamente, el despliegue de una agenda transformadora en España era uno de los principales objetivos que se marcó hace más de cien años el catalanismo político, cuando se forjó, y que mantuvo una mayoría de este movimiento hasta el giro de Mas y la antigua CDC hacia el independentismo. 

Arrimadas consideró que, conforme su hoja de ruta modernizadora vaya tramitándose, poco a poco irá capilarizando un mensaje ilusionante en la sociedad catalana. “Tenemos que ser capaces de explicar que las mejoras para España son buenas también para Cataluña”, sentenció. Todo ello, con un objetivo: que todos los ciudadanos logren vivir mejor.