• 21 millones

    de seguidores diarios

  • Líder de Prensa

    digital en España

  • Una amplia gama

    en revistas líderes en su segmento

Noticias

Las aseguradoras apuestan por la digitalización

'Observatorio de transfromación digital del sector asegurador', el encuentro organizado por EXPANSIÓN, abarca los numerosos retos derivados de las grandes tecnologías

Se avecina un temporal sobre el negocio de las aseguradoras que, como el resto de sectores, se enfrenta a los retos de la digitalización. Desde la aparición de un consumidor más exigente, con el perfil del nativo digital, hasta la entrada en el tablero de juego de nuevos actores –las denominadas insurtech–, que desarrollan su negocio prácticamente online, y todo esto, como siempre, aderezado con la amenaza de que grandes tecnológicas, como Google o Amazon, decidan lanzarse a atacar este mercado. Este nuevo entorno fue el tema central que abordaron los ponentes en el Observatorio de transformación digital del sector asegurador, organizado por EXPANSIÓN en colaboración con UST Global. La clave, para Francisco Honrubia, líder global de tecnología Blockchain y director de la práctica de Fintech e Insurtech en UST Global, es "conseguir que te acuerdes de tu compañía de seguros también en los momentos buenos".

El entorno macroeconómico de tipos bajos ha generado un impacto en los márgenes de las compañías de seguros, que tienen que buscar nuevas fórmulas para elevar la rentabilidad. Además, los ponentes coincidieron en que la transformación digital va a suponer un cambio en el modelo operativo. Luis Quetglas, fundador de Sharenjoy, puntualizó que "este último año, el ritmo de crecimiento mundial de las fintech ha sido del 75%, mientras que, en las insurtech, ha sido del 230%, porque aún están despegando". 

En España, la transformación digital aún es incipiente en el sector asegurador, en contraste con otros más maduros como el bancario. El presidente de la Asociación Española de FinTech e InsutTech, Jesús Pérez, explicó que, en España, "tenemos una oportunidad histórica para desarrollar ideas y exportarlas a todo el mundo".

La digitalización implica un cambio radical, pero en el sector de las aseguradoras, "ese cambio aún no ha llegado. Tenemos las herramientas, pero hay que hacer más eficientes las redes comerciales", señaló Javier Pimentel, director de transformación digital de Caser. "En España estamos en un estadio bastante atrasado respecto a otros países. Hay pocas start up y tienen poca cuota de mercado, y las compañías tradicionales todavía están empezando a utilizar la nueva estructura tecnológica", explicó Quetglas.

Retos

Pérez subrayó dos retos fundamentales para las nuevas compañías tecnológicas de finanzas y aseguradoras: la financiación y la regulación. "En primer lugar,  es necesario tener financiación, y en España no hay suficiente para que las start up puedan emprender. En cuanto al tema de la regulación, tenemos que impedir que los procesos regulatorios ralenticen el crecimiento de estas empresas".

Quetglas coincidió en que la regulación constituye un reto global compartido por start up y aseguradoras, ya que, aunque "en un principio tuvo un impacto positivo que permitió el desarrollo de las start up, actualmente hay nichos de mercado que no pueden explotarse debido a la legislación".

Quetglas también apuntó algunos retos específicos a los que se enfrentan las insurtech, que "necesitan encontrar su hueco en el mercado", mientras que el de las aseguradoras tradicionales pasa por "entender la digitalización de verdad, ya que no se trata sólo de incorporar la tecnología, sino que implica un cambio en el modelo de consumo. Tienen que crear nuevas operativas y reinventarse". 

Otro reto importante es la transformación del canal de distribución. "Hay que modernizarlo con nuevas herramientas y servicios para el cliente y para los mediadores", señaló Honrubia. En ese sentido, los ponentes apostaron por facilitar la conexión con el cliente, desde el punto de vista de los servicios y a través de herramientas digitales, como las app.

Pimentel insistió en la importancia de "cambiar y transformarse a gran velocidad", para lo cual se hace necesaria una estrategia. "Si a día de hoy no tienes un plan de transformación digital, no tienes muchas posibilidades de sobrevivir", explicó. 

Para esta transformación, Daniel Moreno, director de negocio corporativo de AXA, explicó que no basta con utilizar herramientas digitales, "sino que tiene que haber un cambio cultural importante, y este cambio tiene que empezar dentro de la compañía". Pérez señaló la diferencia entre "gastar en tecnología y saber integrarla. Hay que meter el paradigma de la tecnología en el ADN de la compañía". Honrubia coincidió en la "necesidad de trabajar en los procesos de innovación interna".

Pero, en ocasiones no basta con la transformación interna, sino que hay que integrar otros procesos. Ante la pregunta de qué papel juegan las denominadas insurtech, los ponentes coincidieron en la importancia de la simbiosis entre ambas, aprovechando los puntos fuertes de cada una. A diferencia de lo que ocurre en el sector financiero, con la entrada de las fintech, Honrubia explicó que "hay mucha más colaboración con las insurtech, en parte porque también hay menos competencia". Para Moreno, las insurtech constituyen "una nueva forma de acercarnos al cliente, ya que traen nuevos modelos de negocio orientados a la venta". 

"Pensamos clarísimamente que tenemos que aprovechar todas las insurtech, a través de la creación conjunta de nuevos modelos más rápidos que los procesos internos", añadió Pimentel. Concretamente, las grandes aseguradoras "contribuimos a que estas compañías tengan un mayor espacio de muestreo, ya que pueden tener ideas que no hemos desarrollado y podemos testarlas en nuestras empresas. Nosotros aportamos expertise, y ellas aportan nuevas soluciones", explicó Moreno.

Colaboración

En cuanto a la posible amenaza por la incursión de grandes tecnológicas como Google o Amazon en el terreno de juego, los ponentes expresaron que tendría mucho valor entrar en un modelo de cooperación, más que de competencia. Estas compañías cuentan con la ventaja competitiva de un conocimiento exhaustivo del cliente, "pero nosotros aportamos el conocimiento del riesgo interno", apuntó Moreno.

Honrubia expresó que, debido al poco margen que pueden obtener, "es complicado que entren en el negocio". Aunque, de hacerlo, "sería porque tienen un modelo disruptivo, pero no van a entrar para copiar lo que ya hay", señaló Pimentel. En ese momento, habrá que colaborar, no competir, apuntaron.