• 21 millones

    de seguidores diarios

  • Líder de Prensa

    digital en España

  • Una amplia gama

    en revistas líderes en su segmento

Noticias

Empleo y ahorro, claves para las pensiones

'El Futuro de las Pensiones', un encuentro organizado por EXPANSIÓN, aborda la importancia de reformar el sistema de ayudas económicas para lograr impactos positivos a largo plazo.

​​“El sistema de pensiones está y debe estar en el centro del debate, no sólo se trata de hablar del ahorro a largo plazo, sino que es necesario reflexionar sobre el sistema actual en su conjunto”, afirmó Rodrigo Galán, director del Grupo Financiero en Ibercaja, en el marco del Observatorio El Futuro de las Pensiones organizado por EXPANSIÓN e Ibercaja, y moderado por Elisa del Pozo, redactora del diario perteneciente al grupo Unidad Editorial. Asimismo, Galán abogó por “el sistema de empleo como promotor del sistema de pensiones”.

“Actualmente tenemos un déficit estructural en el entorno de los 17.000 millones de euros, lo que implica que el fondo de reserva se agotará en un muy corto plazo; de ahí viene esa urgencia en el debate y ante eso lo que hace falta es una reforma consensuada que sea a largo plazo y que aborde no sólo la sostenibilidad, sino también la suficiencia”, defendió Elisa Ricón, directora general de Inverco. Además, Ricón añadió que, en ese sentido, “el sistema complementario de empleo tiene mucho que hacer”.

Para hablar de reforma de las pensiones “habría que tomar en consideración la inclusión de factores como una tecnología muy disruptiva, además de los demográficos y el ciclo deflacionista en el que nos encontramos, que indudablemente influyen en la sostenibilidad de estos sistemas a futuro”, aseguró Teresa Casla, consejera delegada de Fonditel Pensiones. El debate ahora surge porque “estamos en un momento muy deflacionista, de bajo crecimiento, con un déficit estructural del 1,5% sobre el PIB y, para solucionar esta situación, hay que tener en cuenta también esos factores”, complementó Casla.​​

Alfredo Marco, secretario de la Comisión de Control del Fondo de Empleados en Exide Technologies, aportó un punto de vista más empresarial, ya que recordó que “los planes de empleo son precisamente eso” y que “el motivo fundamental de su creación son los trabajadores y por tanto solo somos capaces de incrementar el volumen de esos planes de empleo a través del incremento de las plantillas”. Así, el fondo va creciendo por las aportaciones pero también por la generación de empleo.

Por su parte, David Cienfuegos, responsable de Inversiones de Willis Towers Watson, explicó que, “si miramos a futuro y analizamos la expectativa de rentabilidad que tenemos en los mercados independientemente de lo que invirtamos, el modelo más tradicional de hoy de 70%-30% nos pone en una tesitura bastante complicada a menos que se dé un paso hacia delante en favor de la complejidad”. Por eso, Cienfuegos abogó por un “potencial cambio o trasvase en la reforma para ir hacia un modelo mixto de financiación”.

En este contexto, Carlos Bravo, secretario confederal de Protección Social y Políticas Públicas de CCOO, puso de manifiesto que, “en este momento, una de cada cuatro personas asalariadas tiene un sistema de previsión social complementaria, plan de pensiones o mutualidad, pero solo una de cada diez tiene un sistema con cuantías que pueden denominarse previsión social complementaria”. Para solucionar esta situación, Bravo propuso “mejoras salariales y estabilidad en el corto plazo para poder pensar en el largo”.​​

Hacia un modelo ideal

Los participantes en el encuentro coincidieron en que el modelo actual en el contexto en el que nos encontramos no resulta sostenible. Entonces, ¿cuál es modelo de previsión social complementaria? Elisa Ricón explicó que “es aquel modelo de pensión pública y sistema de reparto como el que tenemos y que llegue hasta donde pueda llegar; con un segundo pilar complementario bajo un modelo de autoadhesión voluntario; y un tercer pilar con incentivo al ahorro voluntario”. Un modelo compartido por el resto de participantes, que plantearon de manera conjunta el reto de establecer el peso adecuado de cada uno de esos tres pilares.

Por su parte, Carlos Bravo, que hizo una comparación con el modelo británico y puso de manifiesto el nivel de sueldos más elevado en Reino Unido respecto a España, apuntó que, “para contribuir a la renta futura, primero hay que tener renta presente”.

​​​Inversiones

En relación a las inversiones de los planes de pensiones, Teresa Casla explicó que “la renta fija no va a tener valor en los próximos años y, desde Fonditel, creemos que hay que diversificar las carteras”. Además, Casla añadió que “entendemos que la renta variable va a ser una fuente de rentabilidad en los próximos años, pero con mucha volatilidad”.

Por otro lado, “el desarrollo futuro de las estrategias de inversión no viene ni por la renta variable ni por la renta fija, sino que viene por la incorporación de nuevos activos alternativos”, según David Cienfuegos, aunque “posiblemente nos lleve cuatro o cinco años crear un bagaje suficiente como para que veamos la diferencia entre la estrategia de inversión actual y la de dentro de unos años y veamos sus efectos”.

A este respecto, Alfredo Marco añadió que, “dentro de las comisiones de control, existe cierta reticencia a abandonar esas inversiones más conservadoras, por lo que hace falta un mayor nivel de formación, de especialización y de cambio cultural”.

Así, los participantes estuvieron de acuerdo en que uno de los principales retos es cómo explicar al cliente los cambios en las inversiones y la necesidad de asumir mayores riesgos.