• 21 millones

    de seguidores diarios

  • Líder de Prensa

    digital en España

  • Una amplia gama

    en revistas líderes en su segmento

Noticias

La inversión confía en el sector inmobiliario

El mercado residencial y el terciario han registrado una palpable mejoría con un papel relevante de la inversión extranjera. Se observa una consolidación en el crecimiento de los precios.

La confianza puede entrenarse. "Las herramientas para fomentar la confianza pasan por empatizar, evitar las buenas y malas sorpresas, practicar el equilibrio positivo/negativo y adoptar poses poderosas", explicó Elsa Punset, escritora y filósofa española, licenciada por la Universidad de Oxford, durante la inauguración del encuentro Confianza, Clave para la Inversión y Recuperación Económica de España, organizado por EXPANSIÓN, con la colaboración de Solvia y moderado por Salvador Arancibia, adjunto a la dirección de EXPANSIÓN. Unos consejos que bien podrían aplicarse a la confianza inversionista en el sector inmobiliario.

"En los últimos tres años, se han invertido en España en el sector no residencial más de 32.000 millones de euros, lo que representa una clara señal y apuesta de confianza, que ha venido fundamentalmente del extranjero", afirmó Alberto Valls, socio de Finantial Advisory de Deloitte. En cuanto al sector residencial, Javier García del Río, director general de Solvia, expuso que "este segmento se está comportando muy bien, pero esta tendencia ha sido una trayectoria reciente, ya que este sector ha estado muy marcado por la percepción del comprador y por la situación micro de cada uno". 

Sector terciario

La inversión inmobiliaria, sobre todo en el sector patrimonialista, está alcanzando niveles precrisis. "El buen comportamiento de la economía española y una política monetaria laxa del Banco Central Europeo han sido un apoyo para la inversión terciaria en nuestro país", apuntó Manuel Montesinos Bernabé, director de Análisis Sectorial de Banco Sabadell. Concretamente, según Montesinos, "la inversión extranjera ha tenido un papel relevante en este sector, que representó el 50% de la inversión en 2016, principalmente en el sector del retail y en el hotelero". 

Valls, por su parte, afirmó que "en 2017 será difícil repetir las cifras en inversión no residencial de 2015 y 2016, que fueron récord, pero no estarán lejos de los 12.000 millones de estos años". 

Residencial

En cuanto al mercado residencial, "a partir de 2014, desde Solvia empezamos a observar que empezó a retornar el comprador tradicional de la vivienda: parejas jóvenes de entre 25 y 45 años que tenían que pedir una hipoteca para comprar su vivienda", expuso García. Asimismo, "con un mejor comportamiento del mercado laboral, el comprador tradicional comenzó a retornar al mercado inmobiliario". En este sentido, el gran reto del sector residencial que García identifica es "el mismo que el de la economía española, el empleo, y el objetivo es que esa curva se vaya reduciendo para que el comprador pueda acceder a la vivienda". 

Por su parte, Montesinos argumentó que "el sector residencial ha empezado un nuevo ciclo después de un fuerte ajuste de los desequilibrios pasados". Y añadió que "se está observando una consolidación del crecimiento de los precios en el mercado de la vivienda: las tasas interanuales de crecimiento de los precios en el ultimo trimestre de 2016 fue del 4,5% a nivel agregado según los datos del Instituto Nacional de Estadística. Así, "a pesar de un comportamiento bastante heterogéneo por zonas, destacan Madrid y Barcelona liderando el repunte de los precios".  

"En el mundo residencial, se ha producido una recuperación de las ventas", defendió Valls. "A nivel agregado, la cifra está por encima de las 450.000 unidades vendidas en 2016", añadió el ejecutivo de Deloitte.  

Producción 

En estos últimos años, desde el punto de vista de la producción, ha habido una absorción del exceso de oferta y del stock que se acumuló durante la crisis. En este sentido, Valls explicó que "llevamos unos años en los que las viviendas terminadas se sitúan en el orden de las 35.000 o 40.000 unidades.

 La cuestión es si se conseguirá alcanzar los niveles productivos anteriores a 2008: "definitivamente no, ya que en el ciclo anterior se llegaron a generar 700.000 viviendas", según Valls. Asimismo, "el orden de magnitud razonable estaría, siendo prudentes, entre las 100.000 y 125.000 unidades al año", matizó. 

Sin embargo, Montesinos destacó que el mercado residencial podrían encontrar un límite en la tendencia poblacional actual: "Se espera que disminuya la población en los próximos años y, así, las dinámicas demográficas desfavorables supondrán un limite para el crecimiento sostenido de la compraventa de vivienda". 

"La confianza respecto a la compra de vivienda es moderadamente positiva", según el estudio Índice de Confianza Inmobiliaria, desarrollado por Solvia en colaboración con TNS y que fue presentado por José Luis Melero, director de Servicio Cliente de TNS. Así, "la intención general de compra dentro de dos años se ha incrementado cinco puntos, mientras que aumenta 24 puntos la intención personal por una expectativa de mejora en las condiciones laborales", explicó Melero.