• 21 millones

    de seguidores diarios

  • Líder de Prensa

    digital en España

  • Una amplia gama

    en revistas líderes en su segmento

Noticias

Méndez de Vigo, en el Foro 'Pensar en España'

El ministro de Educación, Cultura y Deporte ha inaugurado el encuentro 'Populismos', que se enmarca en el ciclo 'Pensar en España' que organizan los diarios EL MUNDO y EXPANSIÓN.

Tanto el ministro como los ponentes han sido recibidos en el Espacio Bertelsmann por una delegación de Unidad Editorial encabezada por su presidente, Antonio Fernández-Galiano, junto a la directora de EXPANSIÓN, Ana I. Pereda, y el director adjunto de EL MUNDO, Rafael Moyano.
 
El adjunto al presidente y responsable de Foros y Conferencias, Francisco Rosell, ha dado la bienvenida desde el atril a todos los presentes y ha invitado al ministro a inaugurar el acto. Durante su intervención, Méndez de Vigo ha asegurado que si la crisis económica ha sido una de las principales causas del auge del populismo en España y Europa, la "ventaja" es que "saliendo de la crisis", adoptando soluciones y reformas económicas, se da "respuesta a muchos de los problemas" que plantean estos movimientos.
 
El ministro ha mostrado "alivio" por la victoria de Emmanuel Macron en las elecciones presidenciales francesas. "A veces parece que es inevitable que el sistema político se esté resquebrajando, pero esto no es así, los últimos resultados lo demuestran", ha destacado y ha recordado, además del resultado del país galo, el de los comicios en Austria y Holanda.
 
El también portavoz del Gobierno ha advertido de que el "objetivo" que caracteriza a los populismos es "alcanzar el poder destruyendo lo que hay". Para frenarlos, Méndez de Vigo ha planteado principalmente tres líneas de actuación. La primera, la defensa del sistema político "basado en la democracia representativa"; un segundo eje basado en la sociedad del bienestar, el crecimiento integrado y el progreso social, y una última gran línea para reforzar el compromiso con el proyecto comunitario: "La apuesta es por Europa. Justo lo contrario que han hecho los populistas, que ven en ella a la culpable de todo".
 
Tras la inauguración, los catedráticos José Luis Villacañas Berlanga, Gaspar Ariño y José Luis Pardo han debatido sobre el fenómeno del populismo desde la óptica de la política. Para Pardo, "el populismo es a la política lo que el sensacionalismo al periodismo" ya que, ha razonado, "siempre habrá quien utilice formas fáciles y rápidas para intentar llegar al éxito". Pardo considera el populismo como "una de las amenazas más graves para la democracia representativa".
 
Villacañas ha comentado el mantra existente de que el populismo hace promesas que no puede cumplir y ha afirmado que también "la democracia se basa en una promesa incumplida: que todo individuo está en condiciones de deber su felicidad a sí mismo en ciertas condiciones de igualdad".
 
A su juicio, Podemos ha sido atacado de forma "sobredimensionada" y "sobreactuada" por una clase política que no conoce "la lucha política de verdad", ya que estaba "extraordinariamente adaptada" y desprendida de sus "arsenales morales".
 
Por su parte, Ariño se ha mostrado escéptico con la idea que ha defendido el ministro Méndez de Vigo de que el populismo desaparecerá con la recuperación económica. "Mientras siga existiendo descontento social, los populismos continuarán". El catedrático ha asegurado que "la única ideología del populismo es ganar y romper el poder establecido", por lo que considera que esta forma de política "se agota porque es una cáscara vacía".
 
Populismo y economía
 
La segunda mesa redonda ha centrado su temática en la relación entre la economía y el populismo. En ella, Lorenzo Bernaldo de Quirós, presidente y socio de la consultora Freemarket Corporate Intelligence; los catedráticos Antón Costas y Benito Arruñada, y César Molinas, consejero de Cross Road Biotech y de CRB Inverbio, han expuesto sus posturas.
 
Bernaldo de Quirós ha calificado de "percepción obscena de la realidad" las teorías económicas populistas y ha asegurado que sus postulados aparecen "por el aumento de la desigualdad".
 
Antón Costas ha defendido la introducción "de competencia" en los mercados como "pegamento para reconstruir  y evitar que se cuelen monopolios y cárteles". Benito Arruñada, por su parte, se ha mostrado partidario de no crear "debates maniqueos" ya que, a su juicio, "la realidad es híbrida". Esta distinción entre buenos y malos es "la esencia de los populismos, algo a evitar".
 
Asimismo, César Molinas ha comentado que parte de la crisis de valores económicos comenzaron "cuando los neoliberales olvidaron el segundo principio: vigilar el capitalismo". Este sistema, ha matizado, "se salva porque los otros conocidos son bastante peores".