• 21 millones

    de seguidores diarios

  • Líder de Prensa

    digital en España

  • Una amplia gama

    en revistas líderes en su segmento

Noticias

La pérdida de "la conciencia en España"

El presidente de Unidad Editorial, Antonio Fernández-Galiano, acudió este lunes a la conferencia 'El necesario fortalecimiento de España' organizada por la Fundación Valores y Sociedad.

 

​El mundo editorial y periodístico protagonizó ayer la quinta sesión del ciclo de conferencias El necesario fortalecimiento de España, organizado por la Fundación Valores y Sociedad. Dedicado en esta ocasión a El fortalecimiento de la conciencia de España, contó con la participación del presidente de Unidad Editorial, Antonio Fernández-Galiano; de Federico Jiménez Losantos, columnista de EL MUNDO; de Carlos Herrera, director de La Mañana de Cope; y Bieito Rubido, director del diario Abc. La moderación corrió a cargo de la también periodista Isabel San Sebastián.

 

 
 «Nos ha contraprogramado el Ayuntamiento de Madrid», bromeó la moderadora, en referencia a la conferencia de Carles Puigdemont que tuvo lugar, «bajo la hospitalidad de Carmena», en las dependencias municipales de la capital.

 

 
El presidente de Unidad Editorial centró su intervención en la cesión de competencias por parte del Estado a las comunidades como una de las principales armas del secesionismo. En concreto sobre el caso catalán, Fernández-Galiano criticó que la educación y los medios de comunicación se hayan puesto al servicio del «falseamiento de la idea de España», lo que ha supuesto que «tantos españoles sean víctimas de un adoctrinamiento brutal». 

 

 
Fernández-Galiano consideró que «la conciencia de España está flojeando», fruto de la «ceremonia de la confusión a la que está sometida». Una confusión que procede de las esferas políticas. «¿Puede el conjunto de la Cámara decir que España no es España? Puede, pero no tendría mucho sentido. La idea de España está por encima», añadió. 

 

 
Jiménez Losantos, por su parte, acuñó el aforismo de la tarde: «España ha tenido muchas constituciones, pero todas las constituciones han tenido la misma España». También cargó contra el Gobierno y en concreto contra Soraya Sáenz de Santamaría, que «el viernes pasado, en un grotesco espectáculo, ofreció las Cortes para que los golpistas disfruten humillando a los españoles», en referencia a Puigdemont. 

 

 
Carlos Herrera coincidió en la idea del poder del adoctrinamiento soberanista durante «años y años». A pesar de ello, el periodista dejó claro que «ni siquiera los independentistas son mayoría». 

 

 
Herrera situó la reflotación del soberanismo, que esperaba «agazapado», en el momento en el que «se desmoronó todo el edificio y se pudo culpar a España de que se les roba». El periodista cree que la pasividad de la sociedad civil frente a la postura independentista nace en complejos como «el temor a que te llamen facha o el querer ser más progre que nadie». 

 

 
Para Rubido, la deriva secesionista catalana sitúa al país en su «momento más difícil desde la Guerra Civil». «Pocas veces se ha dado una situación tan preocupante como la actual». «Afortunadamente», señaló, «la opinión pública empieza a preocuparse». 

 

 
La elección de Pedro Sánchez como secretario general del PSOE centró el tramo final del debate. Mientras Fernández-Galiano lo definió como «una gran incógnita» por la «volubilidad» de la que ha hecho gala, Herrera fue más cáustico: «Hay una tendencia socialista a la autoflagelación. Aunque la alternativa no era la mejor, la opción ganadora es un desastre».​