• 21 millones

    de seguidores diarios

  • Líder de Prensa

    digital en España

  • Una amplia gama

    en revistas líderes en su segmento

Noticias

Corredor Ferroviario del Mediterráneo

El secretario de Estado de Infraestructuras, Julio Gómez-Pomar, afirmó el viernes, en un un encuentro organizador por EXPANSION, que en 2019 el grueso del eje entre Murcia y Francia estára acabado.

El secretario de Estado de Infraestructuras, Julio Gómez-Pomar, aseguró el viernes en Barcelona que “la mayor parte de las obras” del corredor ferroviario del mediterráneo entre Murcia y la frontera francesa “estarán finalizadas en 2019”. “Luego quedarán las pruebas, que requieren tiempo”, dijo.

 

 
El alto cargo sostuvo que de los 17.000 millones de euros que costará la infraestructura, 13.500 millones ya están ejecutados y recordó que en este ejercicio el Ejecutivo destinará 715 millones de euros adicionales, una cifra que subirá hasta los 3.123 millones de euros en el periodo 2017-2020. El pasado marzo, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, declaró en un acto en la capital catalana que el corredor en su tramo catalán estaría “terminado” en 2020.

 

 
Gómez-Pomar confirmó que el Gobierno rescindirá al menos dos contratos de este eje porque existen “dificultades irresolubles” que no se pueden solucionar con un modificado de obras.

 

 
“El Gobierno considera que terminar las obras del corredor mediterráneo es importantísimo; hemos creado la figura del coordinador para implicar a todos los grupos de interés y dar información puntual y transparente de cómo evolucionan los trabajos”, añadió durante su intervención en el cuarto encuentro Corredor Ferroviario del Mediterráneo, organizado por EXPANSIÓN, patrocinado por Banco Sabadell y Osborne Clarke y con la colaboración de ICL, el Puerto de Tarragona, el Puerto de Barcelona y SB Hotels.

 

 
El conseller de Territorio de Cataluña, Josep Rull, mostró su perplejidad por “el altísimo nivel de resolución de contratos” y solicitó que se liciten pronto las obras afectadas para llegar a tiempo. El Govern catalán se mostró escéptico sobre las fechas anunciadas por Fomento en el corredor ferroviario, pero Rull intentó ver el vaso medio lleno: “Tenemos la necesidad de creérnoslo”. También recordó que la finalidad no es tener construida la infraestructura en sí, sino aprovecharla para dinamizar “la economía del territorio”, y subrayó que el Corredor Mediterráneo supone una victoria para la visión en red –y no sólo radial– del modelo de infraestructuras en España.

 

 
Reivindicación

 

 
La consellera de Vivienda, Obras Públicas y Vertebración de la Comunidad Valenciana, María José Salvador, incidió en los incumplimientos de los últimos años en el despliegue del AVE en la autonomía. Salvador lamentó que en 2017 se hayan consignado 189 millones, una cantidad que tildó de escasa a la vista de los más de 600 millones de euros que faltan para terminar las obras en la comunidad.

 

 
Salvador advirtió de que la puesta en servicio del AVE en el tramo entre Valencia y Castellón –en el que circularán además trenes de cercanías, regionales, mercancías y el Euromed–, que está en pruebas, ya está afectando negativamente a la circulación de cercanías y por eso reclamó un aumento de capacidad en este tramo.

 

 
Julio Gómez-Pomar replicó que los estudios del Ministerio de Fomento no lo ven así: “Entre Valencia y Castellón circulan 75 trenes por semana; no veo que esto se vaya a colapsar en dos años; la intención no es esa”, apostilló.

 

 
Por su parte, el consejero delegado de Banco Sabadell, Jaume Guardiola, recordó la importancia del Corredor “para el desarrollo del tejido empresarial” y alertó de “cierta frustración en el ambiente, que se puede revertir”.

 

 
Luis Castro, socio de Osborne Clarke, destacó el avance en las fechas para acabar el eje y celebró el “auge del sector logístico”, que impulsará el desarrollo de la infraestructura.​