• 21 millones

    de seguidores diarios

  • Líder de Prensa

    digital en España

  • Una amplia gama

    en revistas líderes en su segmento

Noticias

Recursos en permanente circulación

La fundación Giner de los Ríos acogió el pasado lunes el encuentro 'El Mundo Sostenible' organizado por EL MUNDO, EXPANSIÓN y MARCA y al que acudieron marcas como Siemens, Inditex o Adecco.

Si Donald Trump llamara a la puerta de Siemens, Inditex y Procter & Gamble (P&G) para hacer negocios, posiblemente sería recibido como persona non grata. Con su reciente decisión de retirar a Estados Unidos del Acuerdo de París contra el cambio climático, deja ser aliado del Planeta y de referencia para muchas compañías, como estas tres que participaron el pasado lunes, Día del Medio Ambiente, en la primera mesa redonda del encuentro El Mundo Sostenible. El evento fue organizado por EL MUNDO, Expansión y Marca, contó con el patrocinio de Inditex y Engie, y la colaboración de P&G.


Este movimiento protagonizado por el presidente estadounidense sirvió a Miguel González Corral, jefe de Sección de Ciencia y Salud de EL MUNDO, como hilo de arranque para comenzar con la mesa inicial que moderaba. 


En ella, se habló de acciones comprometidas con el entorno como la reducción de residuos, del empleo de materiales ecológicos, de consumos de agua y luz más eficientes, y de reciclaje de recursos. Son algunas de las iniciativas que ya están intrínsecas en la estrategia de negocio de Siemens, Inditex y P&G. 


Pero si hubo un concepto en el que sus directivos coincidieron éste fue el de economía circular. Un modelo que, a su vez, engloba todas esas acciones, con las que se logran gestionar eficientemente los recursos empleados en una planta de producción o en una empresa, desde su inicio hasta el final del ciclo​​ de vida. En otras palabras, es la economía que aprovecha, reduce y reutiliza recursos. 


Este objetivo se consigue controlando el proceso de producción en toda la cadena de valor. Así lo explicaba Germán García, responsable de Sostenibilidad de Inditex. El gigante textil gallego ha asumido, en su plan estratégico 2016-2020, el modelo de economía circular como uno de sus ejes de crecimiento.​


En el proceso de fabricación de las colecciones de las distintas firmas de Inditex, uno de los puntos de interés se encuentra en la principal materia prima que compone su ropa: el algodón. 


«Desde las plantaciones donde se recolecta este componente, hasta los procesos de tintado, el control es exhaustivo. Se mide el impacto de la huella de carbono en la fabricación, así como el consumo de agua en las distintas fases», señalaba el directivo de Inditex.


Es de reseñar que la compañía es miembro de la ONG internacional Textil Exchange (Intercambio Textil), que fomenta prácticas sostenibles, así como de Better Cotton Initiative (Iniciativa para un algodón​ mejor), que tiene como fin conseguir unas condiciones de vida respetables para los agricultores de los cultivos algodoneros.


Otras acciones relevantes de la compañía pasan por incorporar materiales ecológicos y reciclados en la composición textil. Para ello, la compañía viene impulsando desde 2015 el programa Closing the loop, que tiene por objetivo promover la reutilización y el reciclaje de lasprendas de Inditex, en colaboración, entre otras, con entidades sociales, como Cáritas y Cruz Roja.


Inditex colabora igualmente con socios internacionales como el Instituto Tecnológico de Massachussets (MIT) para la investigación de nuevos materiales reciclados. Por el momento, la iniciativa se ha puesto en marcha en 37 tiendas de Z​ara en cinco países (España,​​ Reino Unido, Holanda, Dinamarca y Suecia). Durante 2015, Inditex recogió 5.701 kilos de prendas en tiendas y 37 toneladas en centros logísticos y oficinas, según informa en su memoria anual. La idea es que, poco a poco, otros establecimientos del grupo vayan incorporando cubos de reciclaje y así dar nuevas vidas a sus tiendas.


Y una de las acciones en la que más empeño está dedicando Inditex en los últimos años es la tienda ecoeficiente. El 70% de sus establecimientos repartidos por todo el mundo ya sigue este modelo. «El objetivo es que en 2020 la totalidad de las tiendas s​​​iga pautas que reduzcan consumos», señalaba García.


CRECER Y RESPETAR, A LA VEZ

Ajustar el gasto de agua y de materias primas configura también uno de los empeños de Procter & Gamble, firma estadounidense de gran consumo, especializada en distintos productos de limpieza. Enseñas como Dodot, Gillette, Fairy, Ausonia, Oral B, Olay, Ariel y Pantene Pro V, entre otras, pertenecen a su catálogo de productos. 

Elio Estévez, director de Comunicación Científica de P&G, recordaba que «la sostenibilidad de una compañía no implica únicamente el​ respeto por el medio ambiente, sino que debe interiorizar también el crecimiento económico de la organización ». Debe sustentarse, pues, en estos dos pilares. 

El directivo destacaba que los procesos de fabricación de pañales, lavavajillas y detergentes conllevan grandes consumos hídricos, que año tras año se tratan de aliviar. «Es un asunto que nos preocupa especialmente », manifestaba Estévez. Con las medidas asumidas en la fabricación, la compañía ya está consiguiendo ahorros de 380 millones de litros de agua al año. «Aprovechar plásticos reciclados en los envases de nuestras firmas, así como en los pañales es otra de las acciones de la compañía», añadía. 

Pero, como recordaba el directivo, todos estos esfuerzos deben ver la luz para que el cliente conozca que lo que consume diariamente no daña el entorno. P&G acaba de iniciar una campaña de sensibilización en los centros de Carrefour, en la que da consejos y recomendaciones sobre cómo ahorrar agua en el hogar o reducir desperdicios. 

Estévez ponía en valor esta iniciativa, además, porque supone una alianza entre fabricante y distribuidor. Ecoembes, entidad que promueve el cuidado del medio ambiente a través del reciclaje de envases, ha reconocido y apoyado esta actuación.

ANTICIPARSE AL FUTURO

Para compañías, como Siemens, que no comercializan al cliente final, las prioridades en torno a la sostenibilidad pasan por contaminar y consumir menos. Por ello, impulsa proyectos y desarrollos en tres actividades claves para su negocio actual: energía eólica, redes eléctricas inteligentes (smart grids) y la industria 4.0. Este modelo industrial es el que actualmente se impulsa en España –en especial ciertas comunidades como País Vasco–, con el fin de revitalizar las fábricas y dotarlas de tecnologías que hagan más cortos y eficientes los procesos de fabricación, así como emplear sistemas que reduzcan el consumo de agua y luz. 

Enrique Torres, director de Estrategia de la División Mobility de Siemens, recordaba en la sesión del pasado lunes que «el 31% de la contaminación a nivel mundial procede de las fábricas». Por tanto, idear plantas más eficientes es clave para reducir esta cifra. Continuar investigando y desarrollando nuevas tecnologías, actividad a la que Siemens dedica 5.000 millones de euros anuales a nivel global, será una de las pautas. «Como firma tecnológica, a través de nuestros distintos negocios, manejamos una gran cantidad de datos de clientes y empresas. Con ellos, podemos anticiparnos al futuro y saber qué nuevas necesidades llegarán en 20 años. Esto nos permite estar preparados e ir desarrollando la tecnología que cubra esas demandas», destacaba. 

Y en esos nuevos requerimientos por parte del consumidor, cada vez pesan más criterios sostenibles al elegir entre uno u otro producto o servicio.