• 21 millones

    de seguidores diarios

  • Líder de Prensa

    digital en España

  • Una amplia gama

    en revistas líderes en su segmento

Noticias

X Aniversario de Janus Henderson Investors

EXPANSIÓN organizó junto a esta gestora global de activos un encuentro que contó con la participación de Martin Wolf, comentarista económico jefe del 'Financial Times'.

​A pesar del golpe de la crisis financiera, “España ha vivido una recuperación realmente impresionante”, señaló ayer Martin Wolf, comentarista económico jefe del 'Financial Times'. Los resultados que ha tenido España durante los últimos años “han sido mucho mejor de los esperados”, añadió Wolf, frente a una evolución más estática de otras economías avanzadas.

En su intervención en las jornadas del 10º aniversario de Janus Henderson Investors (JHI) en España, organizadas por la gestora global de activos Janus Henderson Investors y EXPANSIÓN, Wolf  señaló que uno de los hechos que más le sorprendió de la Eurozona fue la evolución de España, y se mostró optimista sobre el futuro de la economía nacional. “Las personas son más optimistas sobre Europa y se nota un optimismo mayor sobre España, que tiene una de las tasas más altas de crecimiento entre las economías avanzadas”. “Felicito a España, porque también ha sido la única economía, junto con Reino Unido, que ha logrado un desapalancamiento de deuda privada”, añadió Wolf. La prevision para 2018 de los países mas desarrollados indica como está cambiando el panorama. “Ahora, la gente cada vez es más optimista en cuanto a Europa y en lo que se refiere a España. El Reino Unido esta bastante por debajo, y a pesar de Trump, la expectativa de EEUU de crecimiento se mantiene”, explicó Wolf.

Tras la crisis, la eurozona ha vuelto más o menos al punto en el que estaba antes de la crisis. “El único país que avanza más retrasado es Italia”, señaló, aludiendo a la incertidumbre de las próximas elecciones, el año que viene, que podrían llegar a ser “un caos total”. Uno de los factores que refleja la diferencia entre Italia y otras economías europeas es visible en el PIB per cápita. En los últimos 10 años, el PIB per cápita de la sociedad alemana se ha elevado un 20% sobre el de los italianos.

La recuperación, sin embargo, “es un elemento cíclico”, aclaró el periodista del rotativo británico. El crecimiento de la productividad “podría recuperarse, las economías podrían acelerarse, y las tasas de interés normalizarse totalmente”. No obstante, esto último es bastante poco probable, señaló Wolf, que apunta a un estancamiento de los intereses a largo plazo.

Wolf se refirió también a las mayores preocupaciones económicas en el entorno global, entre las que destacó dos en particular: los bajos niveles de productividad y demanda. En primer lugar, la baja productividad es un problema que afecta en especial a las principales economías. Según datos de este año, la productividad por hora de trabajo ha crecido apenas un 1% en los últimos diez años para los países más desarrollados, una cifra realmente baja comparada con las décadas de los 60 y 70 del pasado siglo. Este condicionante supone una limitación al crecimiento potencial de las economías punteras, que según Wolf “tendrán serios problemas para cumplir con sus compromisos y objetivos”.

Por otra parte, el segundo motivo de preocupación es la situación de la demanda, que se encuentra en una “dinámica increíblemente débil”. Además, Wolf señala que “se han necesitado políticas monetarias muy agresivas para conseguir que la demanda cumpla con las necesidades que exige el suministro”.

Las jornadas, celebradas ayer en la Bolsa de Madrid, llegan en un momento crucial para la economía. El director para España de Janus Henderson Investors, Ignacio de la Maza, recordó que, aunque “hemos vivido una de las mayores crisis financieras”, actualmente hay otros retos que afrontar en el terreno de la inversión. Se trata de un escenario optimista, marcado por los síntomas de recuperación en países como España, pero también con grandes retos que podrían truncar esta evolución. Sólo en el terreno político, nos encontramos con partidos euroescépticos, brotes populistas que no terminan de desaparecer en países europeos, Trump en EEUU, la escalada de tensión secesionista en Cataluña, la amenaza de Corea del Norte, las negociaciones del Brexit, etc.

En el caso del Brexit, precisamente esta semana comenzó la cuarta ronda de negociaciones entre Reino Unido y la Unión Europea. Sin grandes progresos por el momento. Wolf comentó ayer que, en el caso del Brexit, se trata de una decisión “enferma pero poco sorprendente”. Enferma porque es “increíblemente costoso salirse de la Eurozona. No es imposible, pero habría que estar completamente desesperado, y la unica explicación es que se hayan elegido políticos imprudentes”, añadió.

El Brexit, puntualizó, no deja de ser “una señal del aumento de populismos”, consecuencia de la globalización. Precisamente ayer, el presidente francés, Emmanuel Macron, propuso dar un salto en la integración europea, a través de un grupo de trabajo formado por varios países que elaboren propuestas para afrontar la carrera de la globalización y evitar que vuelvan los nacionalismos.

En el caso de la mayor amenaza política para España, a cuatro días del 1-O, Wolf expresó tranquilidad. “Spain will go on” (España va a salir de esta, señaló en inglés). “Creo que la actitud general es que nada demasiado grave va a pasar”. “La actitud general en los mercados es tratar las catástrofes de baja probabilidad como si fuesen cero. La gente suele decir que no ocurrirá nada, y en la mayor parte de los casos, no ocurre nada”. 
En ese sentido, puntualizó que, en los últimos cien años, tan sólo hubo tres acontecimientos políticos que afectaran a los mercados. Las dos guerras mundiales y Yom Kippur. “Ni siquiera el 11-S tuvo un impacto significativo”.

Wolf debatió estas cuestiones en el marco de una mesa redonda con cargos de Janus Henderson y expertos en el sector. José Carlos Díaz, presidente de Global Economic Analysis, argumentó que “los tres procesos de independencia iniciados por Cataluña en los últimos 150 años han coincidido con periodos de recesión económica: tras la crisis industrial en los años setenta del siglo XIX, tras la Gran Depresión y en la actualidad”. Además, el economista comparó la situación con el fallido intento de salida de la Eurozona por parte de Grecia, y remarcó que “al fin y al cabo, la realidad siempre se impone a la emoción”. Por su parte, Luke Newman, gerente de inversiones de Janus Henderson, denunció el peligro que “situaciones de este tipo pueden tener sobre los mercados de equity y los inversores, especialmente a priori”. Además, el debate abarcó otros aspectos, como la recuperación de la crisis económica y la relajación de la presión fiscal. En cuanto a la reciente escalada que ha vivido el euro y la preocupación que ha provocado, por sus posibles repercusiones en la estabilidad que estaba alcanzando Europa tras los años de recuperación, Nick Sheridan, gerente de inversiones de la compañía, señaló que, ante la imposibilidad de encontrar precedentes en la corta historia del euro, se debe tomar como referencia el historial de otras divisas. Sheridan manifestó que “la fuerza de una moneda no está en sí misma, sino en la fortaleza del mercado al que pertenece”. De esta forma, el crecimiento del euro es una expresión del momento que vive Europa.