• 21 millones

    de seguidores diarios

  • Líder de Prensa

    digital en España

  • Una amplia gama

    en revistas líderes en su segmento

Noticias

Chile apuesta por la industria aeroespacial

Las oportunidades de cooperación, innovación y negocio que ofrece el país fueron objeto de análisis en el 'II Foro Aeroespacial Chile-España', organizado por EXPANSIÓN en la ciudad de Sevilla.

​Chile es protagonista de uno de los episodios de mayor crecimiento económico en Latinoamérica de las últimas décadas. Pese a la leve desaceleración sufrida en 2016 debido a la caída de los precios del cobre y su reflejo en la inversión privada y las exportaciones, las medidas adoptadas por el Ejecutivo de Michelle Bachelet y la previsible corrección de los precios del metal han reafirmado la confianza de los inversores en un mercado con el mayor potencial de crecimiento de su entorno.

En este contexto, el país andino aspira a convertirse en el polo de desarrollo tecnológico de referencia en Sudamérica y como punta de lanza ha colocado a su pujante industria aeronáutica. Las oportunidades de cooperación, innovación y negocio que ofrece el país fueron objeto de análisis el pasado lunes en el II Foro Aeroespacial Chile-España celebrado en Sevilla, un encuentro organizado por EXPANSIÓN, con el patrocinio de Kreab y Ontier y la colaboración de la Fundación Chile-España, Aerópolis, Fada-Catec y Grupo Faasa.

“No va a pasar mucho tiempo antes de que Chile se convierta en un referente internacional del sector tecnológico”, aseguró Roberto Paiva, director de ProChile en España, organismo del Gobierno chileno encargado de la promoción exterior. Paiva elogió el entramado empresarial de su país, donde las pymes tienen un gran protagonismo. “El dinamismo de nuestras empresas las convierte en aliados importantes a la hora de afrontar entornos económicos cambiantes”.

Hoja de ruta

Emilio Gilolmo, presidente de la Fundación Chile-España, fue el encargado de exponer las “grandes oportunidades” que a su juicio ofrece el sector aeroespacial chileno para compañías de cualquier tamaño con el apoyo de la hoja de ruta que el Gobierno de aquel país está diseñando para el periodo 2017-2030. “Creará un ecosistema ideal en un sector con muchos nichos de negocio”, aseguró Gilolmo, quien además elogió las excelentes condiciones medioambientales que Chile ofrece para el desarrollo de industrias relacionadas, como la astrofísica y la astronomía.

La industria aeroespacial chilena ha dado un salto importante en el último lustro de la mano de su Empresa Nacional de Aeronáutica (Enaer), un ente público sostenido por su propia capacidad de generar recursos propios que cuenta con 750 empleados y una previsión de facturación para 2017 de 64,4 millones de dólares. Su director ejecutivo, el general de brigada Henry Cleveland, puso de manifiesto la capacidad de adaptación de la firma tras la caída en ventas de aeroestructuras sufrida en el periodo 2008-2014.

“Hemos puesto en marcha programas que están ofreciendo grandes resultados, como la modernización de los bancos de pruebas para motores, el desarrollo de un nuevo avión de instrucción o la fabricación de piezas para satélites”, explicó. “Las previsiones de aumento de tráfico aéreo ofrecen grandes oportunidades para el sector y vamos a aprovecharlas”.

En idénticos términos se manifestó Adolfo Menéndez, presidente de la Asociación Española de Empresas Tecnológicas de Defensa Aeronáutica, Seguridad y Espacio (TEDAE), que llamó a la prudencia ante las buenas previsiones y “tras los innegables éxitos recientes de España en un sector tan competitivo”.

Menéndez hizo un llamamiento al apoyo institucional para seguir creciendo y advirtió que “para garantizar el futuro del sector se precisa de innovación constante, que las empresas asuman riesgos y que haya apoyo decidido de las Administraciones desarrollando una política de Estado, que superen la visión cortoplacista de las legislaturas de cuatro años”.

Por su parte, Miguel Ángel Tamarit, vicepresidente de la firma cordobesa Grupo Faasa, reafirmó esa necesidad de contar con apoyo institucional por un lado, y de facilidad crediticia por otro, para contribuir a crear tejido tecnológico en las regiones de procedencia de las empresas”.