• 21 millones

    de seguidores diarios

  • Líder de Prensa

    digital en España

  • Una amplia gama

    en revistas líderes en su segmento

Noticias

La digitalización como nuevo reto de las compañías

Fomentar las estrategias de formación y comunicación fue el principal asunto abordado en el observatorio 'La transformación digital: Las palancas del cambio' organizado por el diario EXPANSIÓN.

​El entorno en el que se mueven las empresas ha cambiado radicalmente en los últimos años, de la mano de los avances digitales. Hoy, las compañías atraviesan un proceso de adaptación necesario para afrontar con garantías los distintos retos que les plantean sus clientes y su competencia. Estos fueron algunos de los asuntos abordados en el observatorio La transformación digital: Las palancas del cambio, organizado por EXPANSIÓN con la colaboración de DXC Technology.

“Ya no es posible establecer una distinción entre economía digital y analógica. Digitalizarse no es una opción sino una urgencia, luchando contra la resistencia al cambio desde dentro de las organizaciones”, explicó Alicia Richart, directora general de DigitalES, la patronal de las telecos. Determinados sectores han mostrado un progreso notable en este sentido, como la industria de las telecomunicaciones, el turismo y los servicios financieros. En cambio, otras como la energía, las infraestructuras o la industria aún tienen mucho camino por recorrer, según Richart.

En el ámbito corporativo, es básico “definir un marco común de transformación digital que integre todas las áreas de la empresa, con el objetivo de identificar aquellos aspectos que podrían mejorar si la digitalización fuese aplicada”, apuntó Olga Núñez Villar, directora de digitalización de Enagás. Con una vinculación más cercana al sector industrial que al energético, la compañía mostró su interés por aumentar la eficiencia de sus infraestructuras. Al mismo tiempo, destacó la importancia de las palancas del cambio: los factores que facilitan una adaptación exitosa al entorno actual.

“La formación es clave en el proceso de transformación digital. Hay que invertir en ella, buscar nuevas formas de aprendizaje, retener y gestionar el conocimiento y desarrollar emociones en el empleado, para que sea capaz de transmitirlas a los clientes”, señaló Carlos Bragado, CIO de Paradores. La evolución del propio negocio también es un condicionante que incide en su capacidad de reinventarse, en función de su evolución a través del tiempo. En cualquier caso, Bragado concretó que “el elemento básico que complementa a la formación es la comunicación en el ámbito de la empresa, tanto interna como externa, pese a que sus efectos pueden llegar a ser muy negativos si se ejerce de un modo desacertado “.

A diferencia de la evolución histórica de la tecnología, que ha introducido progresos paulatinos, los avances recientes se caracterizan por producirse a un ritmo muy alto.

Aceleración

“Nos encontramos en una etapa de aceleración que se ha combinado con un fenómeno de hiper-adopción, es decir, la asimilación de los cambios por parte de grandes masas de consumidores”, indicó Juan Carlos Sánchez, responsable de gobierno y seguridad TIC de Cesce (Compañía Española de Seguros de Crédito a la Exportación).

En el caso de esta empresa, el “punto fuerte es la digitalización operativa de los procesos internos”. Por el contrario, Sánchez apuntó que uno de los aspectos a mejorar suele ser la gestión de la brecha digital en lo relativo a la edad. Habitualmente, las organizaziones con plantillas envejecidas tienen más problemas para adaptarse a los cambios tecnológicos en el trabajo.

“Respecto a los tradicionales, los nuevos modelos incorporan un carácter de no secuencialidad, dado que la digitalización ha provocado que los eslabones de la clásica cadena de valor se entrecrucen”, aseguró Óscar Pallarols, director de innovación y estrategia de producto de Cellnex. Así, dibujó un escenario paradisíaco para las compañías nativas digitales, que pueden desarrollar todo su potencial, frente a la situación dramática de las tradicionales, que requieren de una visión estratégica.

Pallarols sugirió la creación de un equipo multidisciplinar para impulsar estos planes y se refirió al concepto de “densidad digital”, en referencia al “porcentaje del modelo actual de una empresa que podría llegar a ser absorbido por la digitalización, respecto a sus productos y servicios”. Además, agregó que “un producto sujeto a presión digital tiende a mutar a servicio”.

Estrategia

“Tener un conocimiento más profundo de los clientes es lo que nos puede diferenciar hoy en día de otras entidades”, expresó Mariano Anaya, director de informática de Unicaja Banco. La estrategia de las compañías ha de ser sólida y firme: “El apoyo desde la alta dirección debe ser total, así como su voluntad de impulsarla y llevar a cabo un seguimiento continuado”.

Por otra parte, Juan Carlos Sánchez matizó que uno de los principales problemas en estos procesos se deriva de la velocidad de la transformación. Aunque las organizaciones superen a sus competidores en el apartado tecnológico, no pueden acomodarse en su posición de liderazgo porque el progeso no se detiene. “Dentro de cinco años, el 70% de nuestros trabajadores deberán tener un manejo experto de tecnologías que, a día de hoy, aún están en beta o ni siquiera existen”, subrayó Pablo Palma García, director de consulting de DXC Technology España y Portugal, la firma que surgió de la fusión entre CSC y la parte de servicios empresariales de HP.

“El valor añadido que más aprecia la sociedad actual es el tiempo”, advirtió Roberto Álvarezchief data officer de Unidad Editorial. El sector de los medios de comunicación también exige una transformación: “Antes teníamos productos verticales en un soporte principalmente offline, pero nuestros lectores han cambiado sus hábitos hacia una relación más digital con los medios, por lo que hemos pasado de ofrecer un producto a proporcionar un servicio”.