• 21 millones

    de seguidores diarios

  • Líder de Prensa

    digital en España

  • Una amplia gama

    en revistas líderes en su segmento

Noticias

El 'big data', clave en la nueva era digital

En el observatorio 'Big data: la tecnología que define el futuro' organizado por EXPANSIÓN, se estableció el análisis y la gestión de la información como pieza fundamental de la transformación digital.

​En la era digital, donde el dato representa la materia prima más valiosa, el big data se postula como una solución para generar mayores eficiencias, dar un mejor servicio al cliente y desarrollar nuevos modelos de negocio. El gesto más simple, hacer clic en una web, revela información que no podemos ver pero que las compañías estudian para aplicar a sus próximos pasos.

El análisis y la gestión de la información conforma la pieza clave de la transformación digital, un proceso estratégico para el futuro de todas las organizaciones. Algunos de los casos de uso de estas tecnologías se pusieron en común en el observatorio Big data: la tecnología que define el futuro, organizado por EXPANSIÓN en colaboración con OVH y VMware.

“En el mundo de la movilidad, el big data nos da opciones que antes no teníamos para optimizar la gestión de datos y la integración de modos de transporte”, expuso Rodrigo Hilario, director de estrategia de Renfe. “Nos hace más eficientes en costes”, añadió Hilario. Antonio Pizarrosenior manager Business Development de OVH, explicó que “hemos visto un incremento de solicitudes de servicios cloud para big data en medianas y grandes empresas. Sus principales motivaciones son tanto buscar una solución que aporte rapidez de implantación, para reducir el time-to-market, como lograr flexibilidad y escalabilidad, para adaptarse a las necesidades y crecimiento del proyecto”.

Palanca del cambio

Para Mónica Puente Ferreras, directora de Innovación Tecnológica de Gas Natural Fenosa, “el big data es una palanca de transformación que acelera los cambios de las tecnologías tradicionales, que cambia los modelos de negocio, pasando de una economía de escala a una economía de red”.

Además, la información proporcionada por el cliente permite a estas compañías ofrecer un mejor servicio y más personalizado. En el caso de BBVA, la tecnología big data sirve para saber si el cliente que entra en su página web buscando una hipoteca acaba contratándola. El proceso es sencillo: el cliente busca una hipoteca, entra en la web, clica en el anuncio de la web para informarse, y si finalmente está interesado, va a su sucursal más cercana a contratarla.

Este ejercicio ha permitido a BBVA comprobar que son pocos los usuarios que, sólo por haber navegado en su página web, acaban contratando una hipoteca en la oficina física. Conocer mejor el customer journey ha sido posible gracias a la unión de diferentes bases de datos. “Si no eres capaz de monitorizar a tus clientes, ni te enteras de qué quieren ni tomas decisiones importantes. No eres capaz de sobrevivir en el entorno digital si no pones en valor tus datos”, destacó Elena AlfaroGlobal Head of Data & Open Innovation de BBVA.

Nuevos perfiles

Este despliegue de nuevas tecnologías lleva aparejada la búsqueda de nuevos perfiles profesionales. Mientras que, antes, la búsqueda de talento se realizaba cerca de las universidades que lo fomentaban, ahora ha cambiado la forma de dar con especialistas en big data y nuevas tecnologías.

Pizarro apuntó que “gracias a nuestra presencia internacional podemos encontrar esos perfiles en diferentes países y acompañarles en su proceso de crecimiento con planes específicos de formación o movilidad profesional”. Para Rafael González EnríquezTechnology and Development director de Amadeus España, conseguir talento para trabajar en big data “es difícil, son puestos que son complicado cubrir”. Pero, cuando lo encuentran, “las empresas queremos beneficiarnos de sus comportamientos científicos”.

“Cuando hay una mentalidad que fomenta el big data, se aportan cosas que antes no se nos habían ocurrido”, coincidió Mariona Vicens, directora Corporativa de Innovación, Calidad y Transformación de Negocios de CaixaBank.

Vicens destacó el gran esfuerzo inversor que han tenido que hacer las empresas de cara a esta nueva revolución. “Empezamos con una inversión relevante porque teníamos un modelo de datos muy aislado y no poseíamos la capacidad de tener una foto global de todos los activos del banco”. Pese a todo, “tenemos muchos ejemplos en los que la tecnología nos está ayudando con todo el tema regulatorio”, aseguró esta ejecutiva. “El big data no consiste únicamente en los datos en sí, sino también en el uso que las empresas hacemos de ellos”, recordó Pedro Pérezmanaging director de Accenture Digital y presidente de la comisión Big Data e Inteligencia Artificial de Ametic.

Regulación

Al manejar tal cantidad de datos e información por parte de las empresas, puede ocurrir que una empresa no sepa dónde están almacenados esos datos o a quién pertenecen. A este respecto, los expertos recordaron el peso de la regulación española en materia de Protección de Datos, que será aún mayor una vez que se apruebe el nuevo reglamento, en 2018. “Por sentido común, hay que ser muy cuidadosos”, recomendó Rafael GonzálezTechnology and Development Director de Amadeus España.

Francisco Barcochief information officer (CIO) de Alsa, incidió en la importancia de gestionar los datos de forma prudente: “Hay que saber manejarse en los entornos digitales para saber qué datos hay que compartir”.