• 25 millones

    de seguidores diarios

  • Líder de Prensa

    digital en España

  • Una amplia gama

    en revistas líderes en su segmento

Noticias

Las comisiones de auditoría ganan peso

Como se afirmó en el encuentro 'De puertas adentro', organizado por el Instituto de Comisiones de Auditoría de KPMG y EXPANSIÓN, las comisiones de auditoría siguen siendo clave en las empresas.

Las comisiones de auditoría siguen ganando peso en las empresas. En un entorno global y desafiante, contar con los perfiles adecuados para asegurar una supervisión adecuada de los riesgos, garantizar el funcionamiento de los controles internos y actuar como garante de la información financiera es un requisito crucial para las compañías y una de las exigencias de los accionistas y del mercado. Ésta es una de las principales conclusiones del encuentro 'De puertas adentro', organizado por el Instituto de Comisiones de Auditoría (ACI) de KPMG y EXPANSIÓN.

“Igual que hace 15 o 20 años se hablaba de la importancia de la ética o de los códigos de gobierno corporativo, ahora el mercado exige mayor transparencia y los stakeholders demandan más información que la puramente financiera”, explica José Antonio Colomer, consejero y presidente de la comisión de auditoría de Mapfre.

Para Javier Martínez Ojinaga, consejero y presidente de la comisión de auditoría de CAF, “la demanda de transparencia ha venido para quedarse”. En este sentido, apuntó Ojinaga, cada vez se pone mayor foco en la información no financiera, que se irá sometiendo a controles muy parecidos a los que tiene la información financiera.

A la hora de garantizar el buen hacer de estos comités de supervisión, es imprescindible mantener un contacto continuo y un diálogo fluido con el consejo de administración, la alta dirección, los responsables del negocio y el auditor. “Involucrar a la comisión de auditoría cada vez más en todos las facetas de negocio de las empresas y que exista una mayor interacción es un aspecto relevante”, explicó Ana García Fau, consejera de Merlin Properties y Gestamp.

“Una de las responsabilidades de la comisión de auditoría es hacer que el circuito esté engrasado, funcione bien y cuente con los perfiles adecuados”, añadió Ojinaga.

Del mismo modo, Colomer señala la importancia de que las comisiones consulten a expertos en aquellas cuestiones que requieran mayor especialización. “Hay poca costumbre de recurrir a terceros y habrá que hacerlo más”, subrayó. Para ofrecer un indicador a estos órganos, la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) aprobó el pasado año una guía técnica. Este índice se publicó tras la entrada en vigor de la nueva Ley de Auditoría de Cuentas, que encomienda a la CNMV la supervisión de dichas comisiones. La norma extendió la obligación de contar con una comisión de auditoría a las entidades de interés público (EIP). “La guía de la CNMV ayuda a sentar un cierto estándar y como recomendación es bienvenida”, aseguró Ojinaga.

Los ponentes mencionaron, además, una de las novedades incorporadas a las cuentas de 2017: el nuevo informe del auditor. Según explicó Borja Guinea, socio responsable de Auditoría de KPMG en España, el nuevo informe busca ser más transparente e informar a los diferentes grupos de interés de cuáles son los aspectos claves para el auditor. Un estudio elaborado por KPMG revela que los nuevos informes de 2017 han incluido una media de tres cuestiones clave –3,6 en el Ibex y 5 en el sector financiero–. Las cuestiones que más se repiten son la recuperabilidad del fondo de comercio, en un 52% de las compañías; el reconocimiento de ingresos (46%); la recuperabilidad de los activos por impuesto diferido o créditos fiscales (38%); y provisiones, contingencias y litigios (36%).

Nuevo informe

“Hemos asumido el cambio con naturalidad y se ha propiciado un muy buen diálogo con los auditores. El nuevo informe trata temas claves y ayuda a poner negro sobre blanco cuestiones centrales del proceso de auditoría”, aseguró Fau.

Los ponentes destacaron también el papel del auditor interno. La auditoría interna se configura como la tercera línea de defensa en la compañía y el garante de que funcionen los sistemas de control interno. Para Fau, el papel de la auditoría interna es “crítico” y el seguimiento de su trabajo “fundamental”. “La auditoría interna genera valor dentro de la compañía porque pone de manifiesto una serie de debilidades en el entorno de control que, una vez corregidas, ayudan a evitar filtraciones de valor o mitigar riesgos”.